Anuncios
+

Protestas en la UAM

uam-protestas-geraldine-moreno

Esta soy yo el 12 de febrero a las afueras de la universidad. Recuerdo que tenía dos exámenes: Semiología y Periodismo IV. No pudimos pasar y en su lugar nos fuimos todos a la marcha del Día de la Juventud.

Pensé que volvería al día siguiente con la foto como prueba a mis profesores de que sí había ido, pero como pueden suponer, no pasó. Ahora que la veo me digo: ¿Quién lo diría?

up12

Dos meses después volvimos. Poco a poco la población uamista llenó las aulas. Eso no quiere decir que las protestas acabaron, tampoco que mejoraron las cosas. Lo digo porque los extremos de ambos bandos le han hecho mucho daño a la causa.

Primero no estoy de acuerdo con trancar el acceso a la universidad, porque nos perjudica a nosotros y no al Gobierno… aunque sé que no es muy fácil protestar frente a un ente gubernamental.

En la UAM existe un grupo de personas que quieren aportar, por medio de protestas pacíficas y charlas para buscar soluciones inteligentes a nuestros errores como resistencia y como ciudadanos de cambio.

Pero también hay un grupo de revoltosos que nos da mala imagen. Se me hace muy difícil seguir sus lineamientos, porque su intolerancia los hace hipócritas; es decir, “luchan” con las actitudes que ellos dicen repudiar.

El que piensa diferente debe respetarse venga de donde venga. Prefiero obviar los nombres de estas personas por respeto a su identidad.

    

Los primeros días fueron muy tensos. El espíritu universitario estaba deprimido, esperando salir de clases para tomar las calles o preguntándose con remordimiento si deberíamos estar allí, o al menos así me sentía yo.

Volver no me impidió salir a las calles. Lo pensé mucho, incluso lloré mucho la noche anterior,  pero de no hacerlo favorecería al Gobierno tener a un pueblo sin educación, y en mi caso, a menos periodistas.  Es un gusto que no les daré.

Lo que le pasó a Geraldin fue terrible. No puedo pensar en eso sin sentir un vacío en el pecho, una mezcla entre rabia y tristeza. Por eso creo que esto no se acabará, porque se le puso rostro a nuestra lucha. La motivación uamista es que se haga justicia. Su ausencia nos recuerda que no podemos rendirnos.

Amé lo que se hizo en el bulevar con los carteles en forma de cruz, pero quemar libros es ridículo, la universidad de respeta, y esos actos no nos dan aliento sino que nos altera, y con desenfreno no lograremos nada.

Debemos ser los correctos, los del ejemplo democrático, no los desmedidos apasionados. En tiempos de crisis la razón es para la nación y la emoción es para los egoístas.

Puede que muchos no les agrade mi centralismo, pero jamás seré ni complaciente ni hipócrita, y mucho menos intolerante. ¿O acaso olvidamos que buscamos demostrar que somos demócratas?

Anuncios

¿Qué piensas? Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: