3 consejos básicos para hablar mejor en público

Nos estamos formando como profesionales y una vez egresadas de nuestra casa de estudios, no solo debemos tener el conocimiento teórico y meramente práctico que nos exige la carrera, sino también de desenvolvernos con naturalidad.

Qué tanto sepamos de lo que hacemos y si lo hacemos bien, importa igual como nuestra capacidad de convencimiento, de probar que es así y que podemos ser líderes…

Creo de verdad en el poder que tiene la buena oratoria, en el peso de la palabra hablada desde el tono de voz utilizado hasta las pausas que son determinantes.

En la universidad tratemos de desarrollar nuestra expresión oral y ampliar el léxico. Quizás dominarla sea para muchas más difícil que aprender el contenido de la carrera, pero insisto, para todas las profesiones es importarte hacerle frente a un público o una sola persona con propiedad.

Controlar los nervios y la vergüenza

Puede que tu problema sea que no estás acostumbrada a hablar delante de mucha gente y sientes vergüenza. Es primordial intentar disipar todo nerviosismo, ya que tus argumentos en debates universitarios perderán fuerza si la gente nota que no estás segura de lo que dices.

Trata de ensayar tus argumentos primero delante de personas conocidas y pídeles su sincera opinión respecto a tu oratoria y tu capacidad para haberlos convencido. Intenta mejorar con respecto a lo que te digan.

La importancia de la voz, los gestos y la postura

Estos elementos dirán mucho de ti a tus interlocutores y, por tanto, hay que saber expresarse físicamente. Tu voz tiene que ser clara y alta para mostrar que estás convencida de lo que dices.

Hay que vocalizar sin hablar demasiado deprisa para que se te entienda bien. También es importante controlar la postura, que debe ser erguida pero no demasiado rígida, es decir, que muestre firmeza pero por otro lado que se vea que estás relajado.

Pero lo más importante en este punto es sin duda el uso de los brazos para realizar gestos. El 55% de lo que transmites se capta a través de los gestos. Por ello, no dejes los brazos quietos o pegados al cuerpo, intenta moverlos de forma a acorde a lo que estés contando.

La estructura del mensaje

Tus argumentos tienen que tener coherencia. Para ello trata de emplear un vocabulario variado y acorde con el tema. No uses frases sueltas, trata de hilarlas con normalidad. Tu intervención tiene que estar cargada de ritmo, sin pausas en las que no sepas qué contestar. Prepara previamente todas tus razones a favor o en contra del tema.

Por último, trata de estructurar tu intervención: Primero un breve comentario acerca del tema, luego opinar acerca de lo que han comentado los otros para después pasar a aportar tus propios argumentos, cerrando si es posible con una frase impactante.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Cómo mejorar nuestros hábitos de estudio

Poner en práctica estas actividades puede que te ayuden a desarrollar mejores hábitos de estudio, así que sigue leyendo…

Agenda

Llevar una agenda te ayudará a controlar tu tiempo. Anota todas tu evaluaciones y entregas, y días antes de estos recuérdate que debes estudiar. Por ejemplo: Si tienes evaluación un miércoles, escribe el sábado y el lunes que debes repasar.

Planificar los temas

Cuando comencemos el semestres la primera semana y quizás la segunda estaremos libres de evaluaciones; es durante esos días cuando debemos dedicarnos a la planificación del temario o contenido programático del periodo.

Primero debemos jerarquizar las materias por orden de dificultad, priorizar la dedicación y tiempo a las más complejas.

Luego hay que dividir el número total de temas en bloques o espacios de tiempo durante la semana. Haber leído antes de clases ayudará a entenderla mejor y a recordarla por un plazo más largo.

Estrategias

Una vez planificado el tiempo de estudio que se le va a dedicar cada tema, hay que organizar y elegir las formas de estudio que mejor se adecúan a nuestra formación y capacidades.

Este tipo de estrategias para mantener unos buenos hábitos de estudio van desde hacer resúmenes de cada tema a elaborar cronogramas, esquemas o mapas conceptuales.

Adaptarse a la rutina

No se asunten con la palabra rutina. La disciplina es el eje que fortalece los buenos hábitos de estudio. El cerebro y el cuerpo funcionan por rutinas, por costumbres.

Cuando se comienza a estudiar durante una semana a las siete de la mañana, al cabo de 15 días el cerebro asimila que esa es la hora de estudio y genera automáticamente las sustancias químicas que se liberan durante el aprendizaje, por lo que se facilita la predisposición hacia la tarea.

¿Qué otra técnica creen que permite mejorar nuestros hábitos de estudio?

Nos seguimos leyendo…

Kim

Haz esto si no quieres enfermarte durante la temporada de exámenes finales

Créeme que no quieres ser tú la persona que tose sin control en medio de un examen o a quien la gripe no la deja concentrarse mientras escribe un ensayo final. Sigue leyendo para que conozcas cómo puedes cuidar de tu salud durante la temporada de exámenes finales.

La temporada de exámenes finales es el segundo periodo más estresante de la universidad después de tesis de grado.

La sola idea de contraer algún virus o de enfermarme me aterra. Durante este tiempo solo puedo concentrarme en lo que aprendí, lo que debo repasar y cómo dominar mis emociones para que el estrés no me desconcentre.

Aunque tomo vitaminas con regularidad, las dos semanas antes de los exámenes finales soy en extremo más precavida. Trato de comer más sano, caminar más, dormir lo suficiente, entre otras cosas más que te cuento a continuación

Cómo hacer para no enfermarte durante la temporada de exámenes finales

En tiempos de exámenes contraer una gripe es lo último en nuestra lista… bueno, ni siquiera figura en ella. Para prever que suceda, estas son mis recomendaciones.

lo que debes hacer para no enfermarte durante los exámenes finales
No hay nada peor que tener gripe cuando escribes un ensayo final y ni hablar de toser sin control en medio un examen. Foto de Craig Adderley para Pexels

Máxima higiene

Para evitar la gripe, hay que lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, siempre antes y después de cada comida o cuando llegues a casa, pues es una fórmula infalible para librarte de cualquier germen infecciosos.

También es importante la limpieza de la casa, sobre todo de las superficies, ya que son grandes portadores de gérmenes al estar en continuo contacto con las manos de niños y adultos. Igualmente, ventilar siempre todas las habitaciones de la casa, haciendo más hincapié en los dormitorios.

Agua, zumos naturales e infusiones

Tomando 8 vasos de agua al día mantendremos hidratadas las mucosas, disminuyendo así el riesgo de infecciones.

Las infusiones, como el eucalipto, tomillo o romero son un buen equipo para evitar la gripe. Para prepararlas hay que echar unas hojas de la planta en agua hirviendo, lo dejamos durante unos siete minutos.

Respeta las horas de sueño y hábitos saludables

Es importante que duermas lo suficiente para que tu cuerpo descanse. De esta manera tus defensas no se debilitarán superando con creces la época de exámenes sin ningún tipo de decaimiento.

Respetar las horas de sueño y estar tranquilo, son dos buenos aliados para evitar la gripe, al igual que hábitos saludables como hacer deporte fuera de las grandes urbes, tener una alimentación sana.

Vitamina C

La vitamina C incrementa la producción de glóbulos blancos, anticuerpos y interferona, una proteína que impide la multiplicación de virus. Obviamente los cítricos son una fuente muy importante de ésta.

Suplementos contra el resfrío

Esta lista enumera algunas de las alternativas que mucha gente toma contra los resfriados, aunque no hay pruebas científicas disponibles hasta la fecha que apoyen la recomendación de su uso, tanto para tratar como para prevenirlos:

  • Vitamina C
  • Equinácea
  • Zinc
  • Ajo (Allium sativum)
  • Andrographis (Andrographis paniculata)
  • Astrágalo (Astragalus membranaceus)
  • Baya del saúco (Sambucus nigra)
  • Geranio sudafricano o “Umckaloabo” (Pelargonium sidoides)
  • Ginseng norteamericano (Panax quinquefolius)
  • Menta (Mentha x piperita)
  • Miel
  • Probióticos
  • Propóleo
  • Raíz amarilla o raíz de oro (Hydrastis canadensis)
  • Té verde
  • Vitamina E

Suplementos contra la gripe o influenza

Al igual que en el caso anterior, no existen pruebas concluyentes de que estos suplementos sean una alternativa útil para combatir la gripe. Algunos de los productos naturales son:

  • Saúco
  • Equinácea
  • Ginseng norteamericano
  • Hierbas medicinales chinas
  • Oscillococcinum
  • Té verde
  • Vitamina D
  • Vitamina C
  • N-acetilcisteína (NAC)
  • Dehidroepiandrosterona (DHEA)

Aceites esenciales

Recientemente descubrí los beneficios de los aceites esenciales. Y cuando se trata de la temporada de exámenes los uso para cuidar que mi sueño sea profundo y más relajante y para evitar congestiones nasales. Preparo tónicos atomizadores con agua y extracto, uno de lavanda para rociarlo en mi cama y otro de árbol de té y eucalipto para alejar los virus de la gripe.

Trata de seguir esta dieta de suplementos durante la semana o semanas de exámenes. Sin embargo, creo que sobretodas los aspectos mencionados en este post es importante que duermas bien y evites excesos. El agotamiento es un detonador de enfermedades, especialmente si estás bajo la presión o el estrés de la temporada final del semestre. En Nerd Universitaria encontrarás más información referente a convertirte en la mejor versión de ti como estudiante, así que échale un ojo a la sección de Consejos para Estudiantes.

Si crees que he olvidado algo no dudes en escribir tus recomendaciones con respecto a este tema en la sección de comentarios abajo. También quiero saber tu opinión sobre este artículo y si crees que es oportuno o no.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales: