Recupera la rutina luego de una temporada estresante con estas sencillas tareas

Ya sea por exámenes, mudanzas o por un proyecto laboral estricto, las temporadas estresantes van y vienen. En momentos así, tendemos a priorizar nuestras tareas y dejamos muchas cosas de lado como ocuparnos de nosotros mismos. En este post te enseño cómo puedes reiniciar tu vida o retomar tu rutina luego de superar un periodo de estrés…

Hace unos años escribí un artículo sobre sencillas tareas que puedes realizar para que tu vida se sienta menos saturada. En él, explicaba que comenzar desde cero luego de un periodo estresante es tan extenuante cómo aprender hábitos nuevos. Pero, al igual que en aquél artículo, las tareas que debemos realizar para recuperar la rutina vienen por temporada.

De manera que retomar la rutina o reiniciar tu vida no significa tener que colocar más cosas en tu lista de preocupaciones. Tampoco se trata de actividades que de ahora en adelante tienes que adoptar y realizar diariamente.

En cambio, son herramientas o ejercicios de desapego excelentes para cuando sientes mucho peso sobre tus hombros como cuando tienes una mudanza a la vuelta de la esquina, debes tomar una decisión importante, la semana de exámenes hizo que olvidaras bañarte en días o algo fortuito arruinó tus planes.

Lo bueno de todo eso es que pasa y las cosas siempre mejoran.

Al artículo anterior y a cualquier otro similar quiero agregar las siguientes actividades que me ayudaron a ver la luz al final de túnel.

Una vez que ese periodo de estrés se encuentre en el pasado o se esté disipando, date un tiempo para crear a tu alrededor un ambiente con menos preocupaciones.

Tareas sencillas para dejar de sentirte saturado y recuperar la rutina

No me puedo imagimar retomar la rutina después de una temporada caótica sin seguir al pie de la letra estas tareas sencillas. Se trata pues de permitirse hacer una limpieza profunda de ciertos aspectos de nuestras actividades diarias para sentir que tenemos todo bajo control.

rutina de reinicio para comezar desde cero luego de una temporada caotica
Sigue estas sencillas actividades para que retomes la rutina sin sentir saturación. Foto de Breakingpic vía Pexels, editada por Nerd Universitaria.

¡Gracias al Universo se acabó esa temporada caótica! Pero… ¿y ahora qué?

Prepárate para no hacer nada de tu lista

retomar la rutina luego de un periodo de estrés o temporada caótica
Dale a tu cuerpo el descanso que se merece para que puedas comenzar con buen pie. Foto de Kaushal Moradiya para Pexels.

Una temporada caótica termina con una más tranquila, así que en este punto es mejor tomárselo con calma. Recuperar la rutina no debe ser inmediato. ¡Descansa! Estos primeros días son para recuperar el sueño perdido, ver series y retomar conversaciones con familiares y otros seres queridos (¡pero no para que hagas más planes!).

Este fin de semana es solo para ti

como retomar la rutina luego de una temporada caótica
Disfrutar de la soledad es un acto de amor propio, así que tener tiempo libre puede ayudarnos a reencontrarnos con nuestros anhelos más profundos. Foto obtenida de Antonio Prado vía Pexels.

También puede que quieras estar en soledad. Es muy probable que hayas tenido un periodo de estrés por la cantidad de interacciones sociales que debiste entablar. Si ese es el caso, las personas que te aprecian entederán que este fin de semana es solo para ti.

Habla con alguien sobre cómo te sientes

recupera la rutina tras un periodo de estrés
Siempre habrá alguien que quiera escucharte, ya sea tu amigo querido que se encuentra en otro país, tu mamá, hermanos o tía favorita (Sí, la que es súper cool). Foto de Christina Morillo obtenida de Pexels.

Para recuperar la rutina luego de una temporada de estrés puede ayudarte que desahogues con alguien cómo ese periodo te hizo sentir y qué hablidad de resiliencia apredistes de eso. Si solo te quieres quejar o reirte de todo cuánto pasó, también es válido. Créeme, no te hace más fuerte guardártelo. He aprendido que desahogarse y encontrar empatía en el proceso es relajante, especialmente porque todos pasan por esto  y, de alguna manera, minimiza el efecto negativo que el estrés tuvo en mí.

Pero evita que consuma todo tu tiempo

retomar la rutina luego de un periodo estresante
Reconocer cuánto tiempo te toma realizar tus tareas y diligencias te ayudará a valorar el tiempo libre del que dispones para recargar energías. Foto de JÉSHOOTS obtenida de Pexels.

Acabas de salir de un periodo estresante en el que probablemente descuidaste muchos aspectos importantes de tu vida social. Pero antes de retomar el contacto con el mundo real, recuerda poner en orden tu mundo interior. Lo que he aprendido de las temporadas más tranquilas es que a medida que crecemos y asumimos más responsabilidades, estas tienden a ser más cortas, así que aprovecha el tiempo que tienes para recargar tu enegía.

Establece media hora de caminata diaria

recueprar la rutina luego de un periodo estresante
Recupera la rutina adoptando hábitos saludables que te servirán de mucho para cuando un periodo de estrés vuelva a aparecer. Foto de vjapratama obtenida de Pexels.

Cuando me mudé a Dinamarca y llegó el invierno, los días se hicieron tan cortos y fríos que sufrí de fiebre de cabaña; algo así como una pequeña paranoía producto del encierro. También es causado por deficiencia de vitamina D, que se obtiene naturalmente por la exposición al sol y te da energía.

Mis amigos daneses me dijeron que la única manera de superar el invierno era si me obligaba a tomar una caminata diaria de al menos media hora. Para una caribeña como yo, el invierno escandinavo es una temporada caótica y por de más estresante. Ahora sé que incluso en verano, tener el hábito de caminar para despegar nuestra mente es saludable siempre, así que aprovecha tu tiempo libre para aprender actividades más saludables.

Limpia tu escritorio

recuperar la rutina luego de una temporada estresante
Toda nuevo periodo comienza con una lista de cosas que limpiar. Foto de Tranmautritam obtenida de Pexels.

Puede que tengas dos escritorios, el de tu trabajo y el que tienes en casa; o solo uno. Y puedo apostar que está lleno de papeles usados, bolígrafos que no sirven y manchas de café. Creo que este consejo es el que más recomiendo en Nerd Universitaria desde el principio de los tiempos, pero es una de las tareas con que da los resultados más satisfactorios.

Recuperar la rutina luego de una temporada estresante es más fácil cuando limpias tu área de trabajo.

Organiza tu escritorio digital

recuperar la rutina luego de una temporada estresante
No hay nada más satisfactorio como tener solo la papelera de reciclaje en el escritorio de mi computadora. Foto de Oleg Magni obtenida de Pexels.

Una de mis actividades nerd favoritas es asegurarme de tener una computadora organizada. El escritorio de tu ordenador termina lleno de carpetas, accesos directos y documentos que ya no necesitas tener a la vista. Es tan importante como limpiar tu habitación o tu closet. Haz tiempo para guardar toda esa información en otra parte y categorizarla correctamente para encontrarla en caso de necesitarla.

Aplica una técnica de gestión de tiempo

como recuperar la rutina luego de una temporada estresante
Administrar el tiempo de manera eficiente es una de las tareas más difíciles durante una temporada estresante. Foto de Breakingpic obtenida de Pexels.

Recuperar la rutina luego de una temporada de estrés también pone las cosas en perspectiva. Entre ellas la manera en la que manejamos el tiempo. Me he dado a la tarea de compartir estrategias de administración del tiempo en Nerd Universitaria. Puede que te interese saber sobre la técnica de pomodoro o la de timeboxing.

Prepara la comida de toda una semana

como recuperar la rutina luego de una semana estresante
Comer saludable y evitar comer afuera para ahorrar dinero es cada vez más difícil a medida que asumimos más responsabilidades. Foto de Pixabay obtenida en Pexels.

Para recuperar la rutina luego de una temporada estresante tenemos que recuperar buenos hábitos alimenticios también. Y es que es muy común comer muy mal o gastar mucho dinero en comida afuera cuando se está tan ocupado. Seguir una técnica de planificación alimenticia te ahorrará tiempo y dinero, además de mejorar tu salud.

He estado aprendiendo a planificar mis comidas ahora que está en tendencia esto del meal prepping; que no es más que la preparación de todos los platos de la semana por anticipado. ¡Inténtalo!

Consciente tu cuerpo

como recuperar la rutina luego de una temporada estresante
Cuando estamos estresados es muy fácil descuidar nuestro cuerpo, pero no puedes ignorar las señales que tu cuerpo deja a la vista ¡Hazte un cariñito! Foto de Breakingpic obtenida de Pexels.

Y así como tendemos a descuidar nuestra alimentación cuando estamos estresados, también perdemos de vista la importancia de cuidar de nuestro cuerpo. Para recuperar la rutina necesitas hacerte un cariñito. Luego de superar un periodo estresante hay aspectos puntuales de mi cuerpo que olvido siempre: mis pies, mi rostro y mis manos. Terminan resecos y desaliñados. En ocasiones, mis párpados se hinchán y mis ojos se irritan.

De manera que, si tu cuerpo te está enviando señales claras a la vista de que es tiempo de cuidarlos, aprovecha el hecho que estás dejando una temporada caótica atrás para encargarte de él.

Borra conversaciones

como recuperar la rutina después una temporada estresante
Una manera eficiente de disminuir el estrés es a través de la vista. Mientras más despejemos de nuestros dispositvos aquello que despierta ansiedad y nervios, mejor nos sentiremos de cara a una nueva etapa por delante. Foto de Marcelo Chagas obtenida de Pexels.

Esta y las siguientes tareas sencillas para recuperar la rutina son las más prácticas y fáciles de hacer (Si eres como yo y tienes una ligera adicción a tu celular). Toma tu celular y borra convesaciones irrelevantes y archiva las que puedes necesitar en el futuro. Igualmente, sal y/o borra los grupos que no aportan nada a tu vida o que ya cumplieron su cometido. Con el tiempo acumulamos tanto en nuestras aplicaciones de mensajería que el hecho de ver hasta las conversaciones inactivas –o muertas– es estresante.

Elimina la memoria multimedia

recupera la rutina para empezar desde cero luego de una temporada estresante
Los memes que se comparten por Whatsapp alentan tu sistema operativo y quitan espacio preciado de tu teléfono. ¡Bórralos! Foto de Pixabay obtenida de Pexels.

No solo los memes de Whatsapp son un fastidio cuando se acumulan en tu memoria telefónica, sino que hacen que esas fotos y videos que capturan momentos únicos, se pierden o se olvidan muy abajo en la galería; estas últimos merecen un espacio en una carpeta especial u otro lugar más seguro donde puedan ser apreciados. Para recuperar la rutina después de un periodo de estrés no podemos olvidar el importante rol que juega nuestro teléfono en ella.

Cambia el tono de tus alarmas

recupera la rutina luego de un periodo de estrés
Los sonidos pueden traernos recuerdos, así que luego de un periodo estresante, preferirás cambiar el tono de tus alarmas. Foto de Acharaporn Kamornboonyarush obtenida de Pexels.

Cuando paso una temporada estresante despertándome con cierta música o melodía, luego de que supero esa etapa, termino detestando esos tonos de alarma. Y es que la igual que los olores, los sonidos también están atados a memorias buenas y malas. Así que cambio las melodías de mis alarmas con frecuencia para que no me recuerden momentos amargos.

Lava sábanas y toallas

como recuperar la rutina tras un periodo estresante
Dormir en sábanas frescas luego de una semana estresante es una de las sensaciones más satisfactorias. Foto de freestocks.org obtenida de Pexels.

Y por último, deja esta tarea a tu lavadora y al detergente o producto aromático natural que más te guste oler cuando vas a dormir o salir del baño. Es un placer dormir en sábanas limpias y usar toallas frescas. Durante un periodo estresante son esos detalles que no se nos cruzan por la mente o que priorizamos menos por esto de que nuestra atención la estamos dedicando a actividades más urgentes. De todas las tareas de esta lista, es mi favorita.

En Nerd Universitaria me gusta compartir ideas y experiencias que me han ayudado a ser más productiva. La sección de Productividad es una de tus favoritas y dedico mucho tiempo en hacer tomenta de ideas para este tipo de artículos, por eso quizás me salió un  post tan largo. Espero que lo que aquí espreso te ayude a ver más allá del caos que puedes sentir ahora y ver con anhelo el futuro. Recuerda, ¡todo pasa!

Te invito a que dejes tu opinión en la sección de comentarios y a que añadas otras tareas a la lista que han sido de ayuda para ti. También puedes compartir el video corto sobre este artículo en tus redes sociales.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

 

 

 

La regla de los 10 minutos para dejar de procrastinar

En promedio pasamos 13 años procrastinando en lugar de hacer lo que tenemos que hacer. Me he topado con la regla de los 10 minutos para evitar que el tiempo que destinamos a las redes sociales no nos robe una década de nuestras vidas. En este artículo te explico de qué se trata…

La procrastinación es el más reciente mal que afecta a la humanidad, especialmente a aquellas personas que tienen teléfono celular, o sea, aparentemente todas.

Las aplicaciones y redes sociales nos tienen embelesados. Y, por encima de todo, nos hacen sentir culpables cuando usamos nuestro preciado tiempo para navegar en lugar de dedicarlo a proyectos importantes.

Y es que de acuerdo con un artículo publicado en Social Media Today, las personas pasamos siete años y ocho meses viendo televisión; y cinco años y cuatro meses navegando en las redes sociales.

Lo que quiere decir que si queremos vivir hasta los 80 o más, hemos desperdiciado unos 13 años en momentos que ya no recordamos o apreciamos.

La regla de los 10 minutos para dejar de procrastinar y la postura que tomo al escribir este artículo no hacen la asunción de que la procrastinación es algo terrible o dañino, solo que es un hábito mal administrado. Así que sigue leyendo para que veas todo cuánto hay detrás de este método, especialmente desde el punto de vista psicológico.

¿Por qué procrastinamos?


efectos-de-la-procrastinacion-regla-de-10-minutos
Alena Hall para El Huffington Post argumenta que la procrastinación es como un “remedio adictivo”. Foto de rawpixel obtenida en Unsplash

La ciencia que está detrás de nuestra necesidad por procrastinar es fascinante. Alena Hall para el Huffington Post escribió un súper útil artículo en el que explica que en la búsqueda de placeres sencillos perdemos la noción del tiempo y el sentido de la responsabilidad.

En esencia, procrastinar es un estímulo casi impulsivo que hace que liberemos dopamina (la hormona de la felicidad) en un corto periodo de tiempo. De manera que procrastinamos porque nos hace sentir bien y nos ayuda a olvidar nuestros problemas. Hall argumenta que es como un “remedio adictivo”.

También puede decirse que procrastinamos porque perdemos el sentido de autocontrol. Pero, quizás está más asociado a una causa mayor: procrastinamos porque queremos evitar o darle largas a una situación que nos estresa.

  • La cuestión sería identificar en qué momentos decidimos hacerlo para determinar los miedos que hay detrás de las responsabilidades y compromisos diarios.

Efectos de la procrastinación


efectos-de-la-procrastinacion-regla-de-10-minutos-1
La ansiedad, producto de la culpa, es el resultado de largas sesiones de procrastinación. Foto de rawpixel obtenida en Unsplash

Sin embargo, luego de una habituada sesión de procrastinación, este remedio se siente como una trampa. Su efecto de corto plazo luego se transforma en ansiedad. En mi experiencia, siento un desgaste emocional en lugar de una sensación de urgencia. Pero en líneas generales, los efectos de la procrastinación son una combinación de ansiedad, agotamiento y pánico.

La procrastinación afecta también nuestro mundo exterior, debido a que como resultado tenemos menos margen de trabajo para cumplir nuestras tareas, puede disminuir la calidad de nuestros esfuerzos y nos hace dependientes de la improvisación dentro del ambiente laboral y los compromisos en las relaciones interpersonales.

Deja de procrastinar siguiendo la regla de los 10 minutos

Dejar de procrastinar siguiendo la regla de los 10 minutos es como involucrarse en un experimento donde uno es el objeto de estudio. También es un proceso personal, así que adapta estos consejos a tu rutina diaria y los estímulos que afectan tu productividad, ya que el tiempo que dedicamos a procrastinar y los momentos del día son diferentes para cada quien.

la-regla-de-los-10-minutos-de-procrastinacion-consejos-productividad
La regla de los 10 minutos para dejar de procrastinar no es más que un reto a nuestras habilidades. Foto de rawpixel obtenida en Unsplash

¿De qué se trata la regla de 10 minutos?

La regla de los 10 minutos para dejar de procrastinar es una tarea mental en la que le decimos a nuestro cerebro que tiene el tiempo limitado. La meta es hacernos creer, o convencernos de que las tareas que debemos hacer en el trabajo o las asignaciones de la universidad no son difíciles.

Me ha pasado que pospongo una tarea porque creo que es realmente difícil de completar y siento que me va a quitar mucho tiempo. Pensamiento que despierta en nosotros un sentimiento abrumador y para liberarnos de eso que nos oprime el pecho, tomamos nuestro teléfono y pasamos la tarde viendo videos de animales.

La idea de comenzar es, por tanto, lo que nos invita a procrastinar.

La regla de los 10 minutos no es más que un reto a nuestras habilidades. Se trata simplemente de ver la tarea que tenemos ante nosotros y decir: “lo haré en 10 minutos”. Créeme que funciona.

Si digo que haré algo en 10 minutos, coloco un cronómetro, una vez que marca el límite de tiempo, pero todavía no he terminado, está más que permitido continuar. La cosa está en que luego de que pasan los primeros 10 minutos, nuestro cerebro que es propenso a abrumarse dice: “no es tan malo después de todo”.

Luego de que pasan los 10 minutos tampoco estamos obligados a continuar, pero hemos creado un buen estímulo para hacerlo o retomarlo después sin que represente tanta indecisión.

¿Cómo funciona la regla de los 10 minutos?

Despertar el sensación de premura o urgencia es lo que la regla de los 10 minutos hace. En este periodo de tiempo nuestro cerebro sabe que tiene que enfocarse. Establecer un tiempo también nos condiciona a creer que esto que no nos gusta o nos estresa tiene un final.

De manera que saber que la tarea puede darse por completada en dicho periodo es motivador. Y aunque decidamos solo dedicar 10 minutos a la vez y no continuar inmediatamente después, esa sensación de culpa y ansiedad desaparece.

Lo que hace la regla es estimular tu productividad y ayudarte a crear nuevos hábitos. Cuando se trata de adoptar nuevos hábitos, es fácil relacionarlo con la idea de que son compromisos más para nuestra lista. Pero establecer un límite de tiempo cambia esa perspectiva.

Por ejemplo, si decidimos recoger y limpiar nuestro hogar en diez minutos porque ya no queremos ser desordenados, aunque no quede perfecto al principio, con la práctica, no solo lo haremos más rápido sino de forma constante.

Otras consideraciones

  • Dedica los primeros 10 minutos a hacer una lista de todas los pasos necesarios para cumplir con los objetivos del día.
  • También te recomiendo la regla de los dos minutos. Puedes hacer primero la cosas que sabes que solo te tomarán dos minutos para comenzar con las tareas que te llevarán 10. Por ejemplo:
    • Organizar tu escritorio.
    • Desactivar notificaciones.
    • Tender la cama.
    • Enviar un correo.
  • Sigue un proceso parecido a la técnica de pomodoro para medir tu tiempo.
  • También puedes guiarte por la técnica del timeboxing.

Dedo confesarte que tengo una lista de estrategias y métodos sobre productividad casi interminable. Estas serán todas publicadas en la sección de Productividad que tanto me gusta. En Nerd Universitaria siempre encontrarás un espacio para motivarte. Pero también quiero que sepas que los periodos en los que sentimos falta de motivación no es algo por lo que sentirte culpable. He aprendido más de esos momentos “oscuros” que aquellos en los que me encuentro on.

Quisiera saber que piensas de esta regla en la sección de comentarios abajo. Compartir este artículo con alguien que sabes que lo necesita te llevará menos de un minuto.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

Gestiona proyectos con la técnica del timeboxing

Finalmente la humanidad entendió que el tiempo vale más que cualquier otra cosa. En este artículo te contaré sobre una técnica de gestión de proyectos que te ahorrará horas y hasta días de organización, conocida como timeboxing

La técnica del timeboxing es utilizada para gestionar proyectos. A diferencia de la técnica de pomodoro, la duración del tiempo la decides tú.

Es decir, divides las tareas en espacios de tiempo sin interrupciones con el objetivo de evitar procrastinar en el proceso.

Timeboxing, que significa cajas de tiempo, consiste en culminar proyectos siempre y cuando sus objetivos se organicen por “cajas” o time boxes. Cada uno de esos espacios debe tener una lista de pequeñas tareas paso a paso, fechas límites, presupuestos y delegaciones si fuere necesario.

Lo que hace el timeboxing tan efectivo es que te motiva a enfocarte en el tiempo más que en la tarea en sí. Y aunque parezca que no tiene sentido, resulta que cuando nos ponemos este tipo de límites es que hacemos que las cosas se concreten más rápido.

Es, básicamente, un método de organización a prueba de distracciones.

Domina la técnica del timeboxing siguiendo estas sugerencias

Por cada tarea que completes durante las time boxes, debes analizar tu rendimiento. Pronto te darás cuenta que aunque parezca una técnica estrica, estás siguiendo tus propias reglas de juego.

que-es-el-timeboxing
¡Camina un paso a la vez y aplica la técnica del timeboxing en tu vida! Foto de Kevin Ku para Unsplash

Usa un calendario en la pared

La visualización del tiempo que dispones para lograr una tarea es un gran catalizador. Si no te gusta el calendario de Google, puedes optar por colgar uno en la pared como en la vieja escuela. El timeboxing se trata de trazar un periodo de trabajo antes de una fecha límite para culminar un proyecto importante. Crea una línea de tiempo que conecte varios días.

Redacta un plan de acción

Establece los días y las horas de esos días que trabajarás sin interrupciones. Haz una lista de tareas pequeñas para que no parezca que no sabes por dónde empezar. Un plan de acción implica que también determines objetivos, riesgos y los descansos. Si se trata de un proyecto, divídelo en etapas y luego coordina su aplicación. En caso de que sea una evaluación, crea time boxes sobre cada tema a estudiar.

Balance entre time boxes retadores y los más sencillos 

Una vez que le agarras el gustito a esto del timeboxing, te darás cuenta que todo cuando haces en tu vida puede ser dividido en cajas de tiempo. Es por ello que si quieres aplicarlos a otros aspectos más allá de los laborales o académicos, como comenzar un proyecto personal, recuerda crear un balance entre los más retadores y aquellos que son sencillos. Puedes trazarte un proyecto mensual. Unos meses deben tener menor carga de trabajo que otros.

Aplica cláusulas de flexibilidad

Puede suceder que debido a situaciones ajenas a nuestra voluntad, los planes no se den de la manera que queremos. Es por ello, que debes planificar cláusulas de flexibilidad en caso de que las cajas de tiempo deban extenderse o reducirse. Lo que quiere decir que no es efectivo ser tan extricto en el uso del timeboxing. Luego de que establezcas el tiempo, puedes crear unas reglas de reconsideración.

¿Qué aspectos de relevancia podrían cambiar tus planes? Ten siempre presente que los riesgos existen. ¿De cuánto tiempo dispones para trabajar en contingencia de ser necesario?

Aplica la técnica de pomodoro

Combina el timeboxing con la técnica de pomodoro de la que te hablé hace algunos meses. Es muy probable que te ayude a reducir el tiempo de trabajo en caso de que te encuentres en contingencia. También es a prueba de procrastinadores. Mientras que el timeboxing te sirve para gestionar el tiempo de realización de un proyecto, la técnica de pomodoro ayuda a enfocarte en el proceso.

Date una recompensa

Haz tiempo también para celebrar tus logros. Pensar en una recompensa después de un arduo trabajo es bastante motivador. La recompensa no es lo mismo que los descansos (los cuales deben estar claramente demarcados), mas una manera de dar por terminado el proyecto de forma gloriosa. Puedes ir a comer en un lugar rico, o permitirte una siesta de 12 horas.

El timeboxing es tu aliado, no tu verdugo, así como lo es la sección de Productividad de Nerd Universitaria. A veces nos dejamos invadir por la ansiedad que generan retos en nuestros trabajos o ante un nuevo nivel de exigencia académica. Y por experiencia te digo que establecer líneas de tiempo te libera de esa presión, porque te das cuenta que todo tiene su momento y espacio. ¡Camina un paso a la vez y aplica la técnica del timeboxing en tu vida!

Quisiera que describieras en los comentarios cómo administras el tiempo para llevar a cabo tus proyectos. No olvides compartir este artículo en tus redes sociales y en especial a tus compañeros de trabajo.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

20 cosas productivas que hacer estas vacaciones

El verano ya llegó. Y porque los días son más largos quiero que aproveches estas semanas soleadas para hacer cosas realmente productivas. Toma nota de estas 20 increíbles ideas…

No seas de aquellas personas que desaprovechan las vacaciones de verano.

En un despertar de ojos se acaba y ya estás de vuelta a clases. Por si fuera poco, puede que te arrepientas cuando comiences a laborar y solo tengas unos 15 días al año libre, cuando mucho.

Hacer cosas productivas en vacaciones de verano no tiene que verse como una obligación que se contradice que con el tiempo libre que te dan lejos de los compromisos académicos.

Es más bien el aprovechamiento de una ventaja pasajera en nuestras vidas. Las ventajas de ser estudiante. De manera que quiero que leas esta lista de ideas pensadas para personas como tú: sedientas de ser mejores.

Elige tener vacaciones productivas este verano

Aprovecha el tiempo que te brinda las vacaciones de verano para que hagas las cosas divertidas que habías postergado y sin tener que rendirle cuentas a nadie. 

cosas productivas que hacer en vacaciones de verano
La lista más completa de las actividades productivas que puedes hacer este verano. Foto de Unsplash

1. Ver un maratón de documentales

Los documentales son entretenidos y educativos al mismo tiempo. Muestran realidades únicas e historias fascinantes que son ciertas, inspiradoras y que abren nuestras mentes. Foto JESHOOTS.COM para Unsplash

2. Limpiar redes sociales

Limpia tus redes sociales de personas que no conoces, gente que no te agrada, fotos viejas… Puedes incluso borrar los perfiles que no usas o suprimir información que es muy personal. Foto de Erik Lucatero para Unsplash

3. Inscríbete en un curso de coctelería

Inscríbete en un curso para aprender un oficio o una habilidad ajena a tus estudios universitarios. Cursos de coctelería, café y la panadería pueden convertirse en perfectos pasatiempos y en formas válidas de ganar dinero extra o comenzar un negocio. Foto de Adam Jaime para Unsplash

4. Organiza archivos y carpetas de tu computadora

app, apple, business
Esta es una de las cosas que más disfrutaba hacer en vacaciones. Organiza tu computadora. Revisa tus fotografías, documentos viejos, música, videos, películas y demás. Estar frente a tu laptop o PC no tiene que ser un dolor de cabeza. Deja que se sea tu refugio. ¡Y no olvides limpiar tus historiales de búsqueda y pasar el antivirus! Foto de pixabay.com

5. Planea un viaje de mochilero con amigos

Los viajes de mochileros son para los amantes de la aventura y la naturaleza. Muchas personas no conocen las maravillas de su país. Párate de esa cama y planea un viaje de mochila con tus amigos de una vez por todas. ¡Eres joven! No dejes que el tiempo te pase factura. Foto de Timmy Wesley para Unsplash

6. Organiza un viaje en carretera

Girl Holding Map Inside Vehicle
Pero si lo tuyo es la comodidad, puedes organizar un viaje con tus amigos por carretera. Conoce tu estado, tu país y crea nuevas experiencias. Foto de Hannah Nelson para Pexels

7. Regala o vende ropa que ya no uses

A long row of hangers with clothes in a store in Shoreditch
Limpia tu guardarropa y saca provecho de aquello que ya no usas. Puedes donar ropa a quienes más lo necesiten, regalar atuendos a tu familia o venderlos en un mercado local. Foto de Artificial Photography para Unsplash

8. Haz un huerto en casa

Compra unas macetas y un poco de abono. Siembra semillas de hortalizas como tomates, ají, albahaca y cilantro. Foto de Lewis Wilson para Unsplash

9. Lee una saga o trilogía popular

Mona Lisa painting
Lee una trilogía o saga que a medio mundo ya tenga cautivado y aún no entiendas por qué. Este verano comencé a leer los libros de Dan Brown y ahora sé la razón del furor que tiene la gente con el significado del Santo Grial. Foto de Eric TERRADE para Unsplash

10. Escribe un plan de negocios

Si tienes una idea de negocios revoloteando en tu mente, toma este tiempo libre para escribir tu plan de acción. Mientras más temprano comiences con tu emprendimiento, tus preocupaciones financieras serán menores cuando estés cerca de retirarte. Foto de rawpixel para Unsplash

11. Lee los libros que dejaste por la mitad

Close-up of Woman Hand With Coffee Cup on Table
Termina de leer esos libros que dejaste por la mitad. Si no lo haces durante tus largas vacaciones de verano ¿en qué otro momento lo harás? Hazlo una rutina aprovechando que tienes tiempo libre, de manera que cuando las clases comiencen, ya te hayas vuelto amante de la lectura nuevamente. Foto de Life Of Pix

12. Mejora tu tolerancia al alcohol

Two men holding beer bottles cheers at sunset in silhouette
Si eres de las personas que cuando sale con amigos se emborracha con mucha facilidad, deberías aprovechar tus vacaciones de verano para aprender a tolerar más el alcohol sin que dañe tu organismo. Yo lo hice con mis hermanas y mi papá como mentor. Ahora soy dura de matar. Lo que sí te recomiendo es que no lo intentes con vino. No quieres tener una resaca de vino o sangría. ¡ES LO PEOR! Foto de Wil Stewart para Unsplash

13. Hazte una sesión de fotos profesional

Photo of Woman Wearing Yellow Floral Top
Creo que todos en algún punto queremos tener fotos sofisticadas o bien artísticas. Pídele ese favor a un amigo fotógrafo o contrata a un profesional. Mejora tu portafolio y actualiza la foto de tu currículo. Foto de Godisable Jacob

14. Acude a un retiro espiritual

beach, calm, dawn
Enfócate en tu bienestar espiritual y asiste a un retiro. Todos necesitamos recargar nuestras energías y despejar la mente. Averigua qué opciones hay en tu ciudad. ¡Relájate! Foto de Pixabay

15. Limpieza profunda en casa

Invita a tus amigos y convence a tu familia para hacer una limpieza profunda en la casa, la residencia estudiantil o tu apartamento. Siéntete agusto en los espacio en los que convives y haz las reparaciones y pequeñas remodelaciones que tienes meses (quizás años) postergando. Foto de Volha Flaxeco para Unsplash

16. Visita a familiares queridos que llevas tiempo sin ver

A family standing around a campfire, wearing wellies, roasting marshmallows in Ērgļi
Tus primitos estás creciendo, tus tíos y abuelos envejeciendo. ¿Desde hace cuánto no ves a familiares que de verdad quieres mucho? Llámalos, anuncia tu visita y renueven sus memorias juntos. Foto de Daiga Ellaby para Unsplash

17. Practica yoga o cualquier otra disciplina física

bicycle tour, bicycles, bicyclists
Durante las siguientes semanas en las que contarás con más tiempo libre, date a la tarea de adquirir uno de los mejores hábitos: el de hacer ejercicios. En vacaciones puedes acostumbrar a tu cuerpo a necesitar actividad física. Foto de Adrianna Calvo

18. Asiste a seminarios

Aprende de todo un poco o profundiza un tema que te apasione de tu carrera asistiendo a seminarios afines. Te sorprenderá cuánta gente conoces en estos lugares que sirven de futuro contacto para alianzas, ofertas de trabajo y emprendimientos. Foto de not brittany shh pls para Unsplash

19. Haz una cura de sueño

Woman Sleeping
Tus vacaciones deben comenzar con una buena cura de sueño. Así es como llamamos en Venezuela a la necesidad de revitalizar el cuerpo luego de días o meses sin tener un buen descanso. Ten dos o tres días de flojera reparadora en la oscuridad de tu cuarto y luego planea un verano inolvidable. Foto de Ivan Obolensky

20. Aprende las nociones básicas de un idioma nuevo

Directional signs on a wooden pole by the palm tree at Long Bay Beach
En mi artículo sobre Conoce cómo puedes tomar apuntes para aprender otro idioma más rápido que inmediatamente te explico la manera más fácil de hacerlo. Foto de Deanna Ritchie para Unsplash

Los días largos son una bendición para quienes añoran más tiempo para ser productivos. Ve a la sección de Productividad de Nerd Universitaria para que encuentres más consejos sobre cómo ser más organizado y aprovechar los momentos al máximo.

Si crees que esta lista se quedó corta (y es obvio que sí), por favor deja tu aporte en la sección de comentarios y comparte el artículo en tus redes sociales.

Nos seguimos leyendo…

Kim


Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

Cómo adoptar nuevos y mejores hábitos sin rendirte en la primera semana

Esa presión personal de ser cada día mejores es un reto a nuestra cordura y autoestima, pues la manera en la que los medios nos dicen que debemos adoptar nuevos y mejores hábitos no es la más apropiada. En este artículo te explico el sistema que sí me ha funcionado…

Y es que es muy fácil decir que tienes que pararte más temprano y hacer ejercicio al menos tres veces al día que hacerlo.

Puede que los lunes te motiven a realizar cambios positivos en tu vida, pero los martes olvides el compromiso que te has trazado. Eso no está mal. La verdad es que es lo más normal del mundo.

Adoptar nuevos y mejores hábitos es agotador cuando exigimos mucho de nosotros mismos. En mi caso, que soy alguien pragmático y poco benevolente ante la falta de disciplina, también se me hizo súper difícil hacer cambios en mi vida, incluso si eran 100% positivos en todos los sentidos.

En la búsqueda por encontrar herramientas que me motivaran a ser más autodisciplinada, tuve que desmontar muchos conceptos y hacerle frente a lo que los medios y las estadísticas nos dicen de cómo es vivir la vida ideal.

En el proceso aprendí que no debo ser dura conmigo misma cuando decido adoptar nuevos hábitos. Es por ello que quiero compartir contigo lo que hago para incorporarlos a mi rutina sin que quiera rendirme en la primera semana, con la esperanza de que te sirvan para convertirte en una mejor versión de ti todos los días.

Cómo no rendirte en el intento de adoptar nuevos y mejores hábitos

Evita exigir tanto de ti cuando tomes la decisión de incluir mejores hábitos a tu rutina. Sé consciente de los cambios que quieres hacer y disfruta esta nueva etapa de aprendizaje constante.

como-tener-habitos-productivos
Trata de no ser tan exigente cuando estés adoptando nuevos y mejores hábitos. Foto de Hian Oliveira para Unsplash

Sincérate

Lo primero que debes hacer –bueno, solo si quieres– es una lista de los hábitos que deseas adoptar y pasar por un proceso de sinceración. Notarás es que no puedes adoptar muchos hábitos a la vez y que, quizás, no todos sean alcanzables debido las circunstancias en las que te encuentras o porque tienes en mente otros más prioritarios.

Elige aquellos que le darán un verdadero significado a tu vida y no aquellos que solo escribiste para complacer a los demás. Pregúntate: ¿esto es lo que quiero para mí o es lo que los demás esperan de mí? ¿De qué me sirve esto en mi vida profesional y personal?

No dejes alternativas

Unos de los primeros hábitos que me costaba cumplir era el de pararme a las 5:00 de la mañana todos los días. Mi problema era que era condescendiente con las alarmas de mi teléfono y las posponía antes de abrir mis ojos por completo. Nos pasa a todos.

Cuando el nuevo hábito que quieres adoptar es un gran reto, no puedes dejar alternativas que te motiven a romperlo antes de siquiera comenzar. Tu deber es diseñar un sistema sin atajos para que lo hagas sí o sí. He aquí algunos de los míos.

  • Despertar más temprano: Dejo mi teléfono al otro lado de mi habitación para que no me queda más otra que levantarme. Igualmente, eliminé la reprogramación de la alarma, lo que quiere decir que si sonó una vez, no lo volverá a hacer. En medio de la flojera es más fácil para mí lavarme la cara y comenzar mi día que programar otra alarma cuando mis pies tocaron el piso.
  • Hacer ejercicios: Para los días que debo ejercitarme, duermo con ropa deportiva, dejo mis zapatos deportivos justo al lado de mi cama y pliego el mat de yoga en el suelo. Para calentar sin que se sienta como una gran molestia, hago mis primeros ejercicios acostada, como abdominales o asanas de estiramiento. Luego me coloco las botas y continúo con el resto de la rutina.
  • Leer más y salir de las redes sociales: Quise adoptar el hábito de leer más libros digitales para ahorrar papel y espacio. Lo combiné con mi deseo de disminuir el tiempo que le dedico a las redes sociales. Es por ello que desinstalé las aplicaciones con demasiadas notificaciones y reorganicé mi teléfono para que las que viera primero fueran mi biblioteca o bookshelf y el Google Calendar.

¡No te des la oportunidad de rendirte!

Simplifica tu vida

Hacer esto fue gratificante y al mismo tiempo complicado. Desde hace un año decidí tener una vida más minimalista: me deshice de la mayoría de mis cosas –creo que de un 85% o más de ellas-, eliminé compromisos, depuré mis redes sociales, puse todas mis cosas en orden en un solo bloc de notas de OneNote y simplifiqué mi guardarropa.

Me di cuenta que si quieres dejar entrar cosas nuevas a tu vida, tienes que dejar que otras se vayan. Mientras más simplifiques, resguardes, y cuides de ti, habrás adquirido el mejor hábito de todos: el hábito de la autodisciplina. Asimismo, si tomas la decisión de tomar el menor número de decisiones, tu cuerpo, tu mente y tu alma estarán listos para nuevos retos.

Si quieres dejar entrar cosas nuevas a tu vida, tienes que dejar que otras se vayan. –Twitea esto.

Evita usar números

Uno de los errores que las personas pragmáticas cometemos cuando nos establecemos metas o nuevos hábitos, es que le agregamos número a una fórmula que no es necesariamente una ecuación. Que quieras leer más, no quiere decir que debas trazarte leer 50 libros en un año o 30 páginas por día.

En mi experiencia me he dado cuenta que los números solo te imponen un ritmo que no todos los días estás en la disposición de seguir. Solo exígete leer más y te habrás sentido bien de haber leído al menos una página después de un día agotador.

Aplica el método de los couch

Pero si lo que quieres es que te ilumine sobre la base de hechos científicos, en este increíble artículo de El País de España, podrás leer sobre cómo los couch aplican el método de los 21 días para ayudar a que las personas o sus clientes adopten nuevos y mejores hábitos.

Está científicamente comprobado que si haces lo mismo sin fallar por un periodo de 21 días tienes mayores probabilidades de mantenerte constante después de que dicho período termina. Esto me ha funcionado y para lograrlo trazo una meta en mi calendario virtual y activo las notificaciones. Pero también puedes colocar post-it notes detrás de tu puerta e ir marcando tu progreso en físico.

Olvídate de los lunes

Tuve que despedirme del ciclo vicioso de empezar nuevos hábitos los lunes. Esto porque es la perfecta excusa para seguirlos postergando. Si de repente un miércoles decidiste que llevarías una botella de agua contigo para cumplir la meta de los dos litros diarios, párate y búscala. No le des largas a la idea y sigue el llamado de tu primer instinto.

Los cambios no son inmediatos

Y por último, trata de no ser tan exigente cuando estés adoptando nuevos y mejores hábitos. Al principio es difícil porque se trata de una adaptación gradual, no inmediata. Y retomo lo que mencioné sobre leer más, habrá días en los que no estarás de ánimos, pero sabrás cómo compensarlos luego. Es como jugar con una balanza. Déjalos entrar con cautela, en su justa medida, y no te dejes caer en el extremo.

En Nerd Universitaria podrás encontrar más artículos sobre productividad y un estilo de vida más sencillo todas las semanas. Desde hace más de 6 años he escrito tanto para ti como para mí con el objetivo de inspirarnos a hacer mejores. Gracias por pasarte por el rincón digital de mi corazón y de más está recalcar que te deseo mucha suerte en tu proceso de adoptar hábitos positivos.

Por favor comparte este post en tus redes sociales o deja un comentario sobre tus impresiones en la sección de abajo. Te estaría eternamente agradecida.

Nos seguimos leyendo…

Kim

 

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

Toma el control y organiza tus documentos importantes

Los trámites son el pan de cada día de la adultez y ni se diga de la vida estudiantil. He llegado a un momento en el que me siento conforme con cómo he organizado mis documentos importantes y quiero contarte lo que he hecho…

Siempre he sido una maniaca de la organización, pero no del orden.

Es decir, puedo tener todo planeado, con rutinas bien establecidas, pero mi cuarto está hecho un desastre. Una cosa es ser ordenado y otra muy distinta es ser organizado. Y sobre esto último me siento realmente orgullosa… de lo primero, no tanto.

Sea como sea, estoy bastante complacida de cómo he organizado mis documentos importantes, porque aunque todo a mi alrededor parezca que está patas arriba, me tranquiliza saber que hay aspectos de mi vida que están en su santo lugar.

Cuando se trata de documentos, debemos hacernos responsables de su estado, utlidad, vigencia, validez y resguardo. Créeme cuando te digo que te quitará un peso de encima dedicar al menos una semana para organizar todos tus papeles.

¡Sigue leyendo!

Aprende a organizar documentos importantes

Tómate tu tiempo para hacer este proceso con calma y haz lo cambios que creas pertinente de acuerdo a la manera en la que sientes que te organizas mejor. 

Los trámites son el pan de cada día de la adultez y ni se diga de la vida estudiantil. He llegado a un momento en el que me siento conforme con cómo he organizado mis documentos importantes y quiero contarte lo que he hecho…  #beingorganized #organization #organizacion #orden #documentos #documents #folders #carpetas
Cuando tengas todos tus documentos importantes en su santo lugar te habrás quitado un peso de encima. Foto obtenida de Pexels.

Toma el control

Tú eres la única persona que debería custodiar tus cosas. Toma el control de tus documentos y pídele a tus padres, universidad y empleadores que te den tu partida de nacimiento, actas, títulos, cartas, certificaciones y demás. No tengas todos esos papeles en diferentes manos, especialmente si desconoces el estado en el que se encuentran.

Revisa en todas tus gavetas, archiveros y en tu PC. Coloca todo lo que encuentres en físico en un solo sitio. Apílalo y compra una carpeta archivadora que se asemeja a un acordeón. En una así es donde guardo todos mis documentos importantes.

Sepáralos en categorías

Ahora bien, separarlos por categorías es sencillo y te ahorrará mucho tiempo en el futuro cuando tengas que sacar y meter otros documentos. Para identificarlas escríbelas en un papel o cartón. Cuando compras un acordeón por lo general ya los trae y de diferentes colores.

La categorías a continuación son las que me funcionan a mí. Puedes cambiarle los nombres o agregar más si así lo deseas:

  • Civiles: En el primer compartimiento tengo mis documentos civiles, los cuales son mi partida de nacimiento, carta de soltería, certificado de confirmación católica, carta de residencia, copias de cédula de identidad tamaño pequeño y ampliado, copias de pasaporte, fotos tipo carnet.
  • Laborales: Los documentos laborales son mi currículum, cartas de recomendación de jefes, empresas, certificaciones de trabajo, permisos, licencias, contratos.
  • Bachillerato: Tan claro como el agua, aquí guardo mi título de bachiller, notas certificadas, certificados y todo documento oficial de cuanto hice en las escuela.
  • Pregrado: En esta categoría tengo los documentos oficiales entregados por la Universidad Arturo Michelena, como mis notas certificadas, constancia de buena conducta, acta de grado, título en fondo negro, posición de grado, carga académica, servicio comunitario y para usted de contar.
  • Postgrado: Dentro de poco estudiaré una maestría por la Erasmus Mundus, aquí tengo documentos como mi carta de admisión, contrato estudiantil y especificaciones sobre el contenido programático. Una vez que me gradúe, agregaré título, notas y constancias.
  • Certificaciones: Si amas estudiar y capacitarte probablemente debas tener esta categoría pues sirve para que guardes todas tus certificaciones. Yo tengo mi IELTS, cursos y talleres realizados.
  • Bancarios: Dentro de esta sección guardo mis documentos bancarios como contratos y tarjetas de coordenadas. Puedes agregar préstamos y estados de cuenta también.
  • Salud: En la categoría de salud tengo un registro de mis chequeos médicos especialmente los ginecológicos, de la vista y los de sangre, además de un cartón de vacunas y seguro médico.
  • Inmigración: Si tienes visa, permiso estudiantil, antecedentes penales, es aquí donde debes guardarlos. Me gusta tener estos por separado de los civiles.
  • Finanzas: Si todavía no has tomado el control de tus finanzas, quizás esta sea la excusa perfecta para comenzar. Guarda en esta sección tus declaraciones de impuestos, presupuestos, inversiones e incluso el seguimiento de tu cuenta de ahorros.

Ten una copia de cada uno

Ve a la papelería y saca al menos una copia de cada uno de los documentos importantes y guárdalos justo al lado de del original. Prioriza cuáles deberían estar en blanco y negro y cuáles a color. Esto te salvará de muchos inconvenientes y te ahorrará tiempo cuando debas hacer un trámite urgente.

Digitalízalos

Esos documentos importantes también deberías escanearlos y tenerlos en un CD, pendrive o en una memoria. Es un respaldo en caso de que alguno se extravíe o no los tengas a la mano en un momento de extrema necesidad.

Colócalos en la nube

Luego de haberlos digitalizados opté por colocarlos en la nube. Hace unos años les hablé de las mejores plataformas donde podían almacenarlos y de verdad funcionan de maravilla. En este caso, creé carpetas con las mismas categorías de mi archivero de acordeón y guardé en el mismo orden los documentos importantes escaneados.

Otras consideraciones

  • En el último compartimiento del archivero guardo algunos sobre manila y carpetas listas para cualquier trámite. También puedes tener hojas en blanco.
  • De comprar un archivero compra uno que sea tamaño oficio y no carta. Esto porque la mayoría de los documentos importantes suelen usar un formato de hoja más largo.
  • Legaliza y apostilla tus documentos en los registros civiles de tu país para que sean válidos en cualquier parte del mundo.
  • Coloca tus datos de contacto en un papelito que sea visible justo cuando se abre el archivero, de manera que en caso de que se extravíe algún buen samaritano pueda devolverlo.
  • En cada sección o categoría puedes pegar una lista en el orden en el que se encuentran los documentos importantes.

Cuando tengas todo en su santo lugar te habrás quitado un peso de encima. Tómate tu tiempo y hazlo con calma. Mientras tanto, sigue navegando en Nerd Universitaria para que descubras más contenido sobre cómo tener un estilo de vida más productivo y organizado.

En caso de que haya olvidado alguna importante categoría -lo cual es muy probable- siéntete libre de dejar un comentario en la sección de abajo. ¡Por favor comparte este artículo en las redes sociales!

Nos seguimos leyendo…

Kim

 

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

 

Las acciones definitivas que disminuirán el tiempo que dedicas a la procrastinación

La procrastinación es tan desagradable que ni siquiera me gusta pronunciar la palabra. Es como enredada, ¿no? En este artículo te explico cómo hago para no permitir que se apodere de mi tiempo…

Pro-cras-ti-na-ción

¡Qué fastidio de palabra! ¡Qué fastidio ese mal hábito!

Las nuevas tecnologías, la televisión, la aparente insistencia de atención de nuestros seres queridos y el cansancio injustificado son las excusas perfectas para dejarse llevar por la procrastinación.

Y con esto no quiero decir que esté mal dejarnos llevar por el ocio un rato, el problema recae en que lo hacemos en momentos para trabajar, estudiar y atender compromisos importante.

No es más que un acto de desvalorización.

Sí, de sentir que lo que tenemos al frente es demasiado para nosotros o que es muy bueno como para ser cierto, pero resulta que sí podemos y que definitivamente vale la pena.

La sensación de terminar algo que empezaste y de marchar viento en popa, aunque sea lento, es un camino seguro y lleno de satisfacciones. Es por ello que quiero compartir con ustedes lo que he hecho últimamente para evitar procrastinar.

Acciones definitivas que disminuirán tu procrastinación

Estas acciones definitivas que funcionan en un 100%, harán que tu rutina de trabajo y de estudios sea más productiva. Para evitar procrastinar no es necesario tener motivación, pero sí menos distracciones.

como usar tecnicas para dejar de procrastinar
Entrena tu mente para que sepa cuándo debe ponerse a trabajar sí o sí. Foto de Bruce Mars para Pexels editada por Nerd Universitaria

La regla de los cinco segundos

Esta regla no tiene nada que ver con la galleta que dejaste caer y que luego recogiste rápido para comértela, sino con un ejercicio que sirve para entrenar tu cerebro y hacer que hagas lo que TIENES que hacer de una vez por todas.

La primera vez que oí sobre esta técnica fue hace unos tres meses y puedo corroborar que funciona. Contar en cuenta regresiva de cinco a uno fue lo que tuvo que hacer Mel Robbins para levantarse de la cama, conseguir un trabajo y ayudar a su familia a salir de la bancarrota.

Ella explica que tu mente todavía es muy primitiva y no está diseñada para el éxito sino para sobrevivir, de manera que cuando está bajo estrés tiende a rechazar o a huír de eso que la “pone en peligro”, pero al parecer, si contamos en cuenta regresiva como si se tratara de un cohete a punto de despegar, el cerebro corta el vínculo primitivo y deja de procrastinar.

Cada vez que me veo sumida en hábitos inútiles que me retrasan o que no le añaden sentido a mi propósito del día, cuento: 5, 4, 3, 2, 1… y me levanto. ¡Funciona todo el tiempo!

Evita otros compromisos

Si quieres enfocarte en tus proyectos y dejar la procrastinación, tienes que evitar otros compromisos. Y cuando me refiero a “otros”, señalo esas cosas que no suman nada y que complican demasiado tu tiempo: desde compartir con personas que no tienen tus mismas ambiciones o que son muy negativas, hasta los trabajos y favores que agotan tu energía.

Resulta que cuando sientes que tienes demasiados compromisos, se hará más difícil enfocarte y es muy probable que te rindas antes de intentarlo. Los procrastinadores profesionales nunca tienen tiempo para sí mismos, pero sí para todo lo demás.

No vale la pena lidiar con otros compromisos que interrumpan el horario que has establecido para ti y que no se adaptan a una línea de tiempo, sino que aparecen de la nada e imprudentemente. No permitas que esas ocupaciones se conviertan en la excusa perfecta para tomar un descanso de tus metas.

Simplifica la toma de decisiones

Explorando los hábitos de las personas exitosas me topé con una contradictoria verdad: mientras menos decisiones tomas en el día es más fácil enfocarte en lo que importa. De simplificar tus métodos de trabajo y tu estilo de vida, te estarás ahorrando tiempo y energía física y cerebral para hacer lo que TIENES que hacer.

Leí, por ejemplo, que Steve Jobs tenía un guardarropa minimalista y sin mucha variedad porque no iba a perder tiempo en la mañana tomando decisiones tontas como “¿qué me pondré hoy?”.

Personas exitosas como él también se desapegan de los rituales sociales y comen con sencillez y delegan tareas, ya sea a alguien más o a aplicaciones y páginas web que hacen el trabajo por ellos de manera automatizada.

Para continuar con Nerd Universitaria tuve que simplificar mucho mi método de trabajo y crear herramientas, plantillas, listas de tareas y estrategias sencillas de las que guiarme sin que ello representara un sacrificio diario.

En el aspecto personal, decidí tener un estilo de vida más minimalista y como resultado me desapegué de inseguridades que me despertaban una imperiosa necesidad de procrastinar, proveniente del mismo miedo impostor.

Escuchar música instrumental

Al igual que la regla de los cinco segundos, cuando escucho música instrumental sé que tengo que ponerme a trabajar y dejar de procrastinar enseguida. Una vez que me siento frente a la computadora busco en YouTube música instrumental para aumentar la productividad en la oficina y no hay manera que me detenga.

Sé que cuando esa música está sonando no hay marcha atrás. Unas duran unas horas y otras al menos 40 minutos. Cada lista de reproducción la uso como un temporizador de las tareas que debo cumplir mientras se están reproduciendo. Mi nivel de concentración es mejor y funciona algo así como el efecto Mozart.

También podría servirte buscar unas listas de 25 minutos de duración si quieres guiarte por la efectiva Técnica de Pomodoro que puede hacerte más productivo.

No dejes que las redes sociales te controlen

Cada día me convenzo más de que las redes sociales deben ser una herramienta ocasional y no un compromiso de proporciones descomunales. Para no dejar que me controlen, especialmente si soy blogger de tiempo completo, hago lo siguiente:

  • Deshabilitar las notificaciones en la mañana y volver a activarlas en la noche antes de dormir para leer todo y mantenerme al tanto. En especial las de Instagram.
  • Las tengo muy atrás en la pantalla de mi teléfono celular. En las primeras páginas tengo el widget de mi Google Calendar, las demás aplicaciones de Google, Duolingo y ya.
  • De mi teléfono borré Twitter, Facebook y Pinterest porque sé que puedo manejarlos desde mi computadora.
  • Dejé de seguir esas cuentas spam que publican demasiado del mismo contenido.

Y por último, no olvido que para evitar procrastinar cuando TENGO que hacer lo que TENGO que hacer, debo pensar siempre en grande a través de pequeños pasos. Como blogger de Nerd Universitaria, estoy la búsqueda constante de que seas alguien más productivo en tus estudios, trabajo y vida personal. Me reto todos los días para encontrar herramientas que te motiven tanto como a mí.

Por favor dime qué piensas de este artículo en la sección de comentarios y no olvides compartirlo en tus redes sociales.

Nos seguimos leyendo…

Kim

 

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

Cómo superar el Síndrome del Impostor y confiar en el camino que elegiste para tu vida

También conocido como el síndrome del fraude, el síndrome del impostor afecta en algún punto a las personas que han alcanzado el éxito en uno o varios aspectos de su vida. En este artículo te explico cómo prepararte para superarlo…

Cuando logramos alcanzar una meta significativa para nosotros, y estamos en una etapa de nuestras vidas que consideramos exitosa, podemos ser víctimas de este síndrome.

El síndrome del impostor viene de vez en cuando a tu mente cuando crees que los que estás viviendo es demasiado bueno como para ser cierto y sientes que no lo mereces.

La verdad es que ese pensamiento impostor que te invade porque crees que no estás a la altura de las circunstancias, es claramente una señal de inseguridad que nace de entre tantas buenas decisiones que tomaste para llegar a donde estás.

Lo que sucede es que cuando tomas decisiones acertadas y rinden frutos, es ridículamente fácil sucumbir ante la idea de que no dudará para siempre o de que “todos se darán cuenta de que no es para tanto”.

Por increíble que parezca, las personas más exitosas del mundo pelean de vez en cuando con esta idea pero continúan con su cometido.

El problema recae en aquellas personas que se dejan llevar por el impostor en una etapa muy temprana de su carrera, emprendimiento o relación.

Es considerado un trastorno y fue primera vez definido por la doctora Valerie Young en su libro “Los pensamientos secretos de las mujeres exitosas”, con la siguiente premisa: por qué las personas capacitadas sufren del síndrome del impostor y cómo continuar a pesar de ello.

Imagen relacionada
Valerie Young: “Puedes sentirte como un fraude, pero en realidad tu temor a ser inadecuado palidece en comparación con tu miedo a ser extraordinario”. Foto de Motivational Speakers

De acuerdo con a la doctora Valerie Young, las causas de la aparición de este síndrome  del impostor están relacionadas con tu entorno social. En primer lugar si desde la infancia te han subestimado y si vives acomplejado por el estereotipo de tu género, ya sea femenino o masculino.

Considerar que estamos a la par de las circunstancias o no, también puede ligarse con nuestros conceptos de éxito, fracaso y competencia. Sigue leyendo para que redefinas el concepto que tienes del valor de tus logros.

Cómo no dejarte vencer por el síndrome del impostor

Aprende a renunciar los pensamientos impostores que no quieren que continúes tu camino al éxito y deja de preocuparte en secreto por el impacto de tu increíble talento.

como superar el sindrome del impostor de las personas exitosas
Te invito a que te reinventes cada que vez que puedas y calles a la voz del pensamiento impostor. Foto de Denys Nevozhai para Unsplash, editada por Nerd Universitaria

Corre riesgos

Si estás comenzando a subestimar el valor de tus decisiones y hay una voz en tu cabeza que te dice “nada de lo que haces es suficiente”, te invito a que tomes riesgos y no postergues más esos proyectos que podrían llevar tu carrera o tu vida al siguiente nivel.

Practica el agradecimiento

Cuando creas que eres una víctima del sistema y que nada de lo que has hecho tiene un verdadero impacto en las personas a tu alrededor, una manera fácil de eliminar ese pensamiento impostor es practicar el agradecimiento.

Haz una lista de las cosas por la que deberías sonreír como tu familia, tu salud, lo que comiste hoy, el favor que te hicieron ayer, lo cómoda que es tu cama, e incluso, agradece por los hermosos rincones que tiene tu ciudad y cuán especiales son sus atardeceres. Luego agradece por tus habilidades y competencias.

No busques la aprobación de otros

Claro, en este mundo no estás solo y tu éxito depende de la reacción de los demás, pero resulta que la leyes de marketing nos dicen que debes enfocar tu tiempo y energía en un solo nicho. No busques la aprobación de las personas equivocadas.

Piensa en quién dedicas tu trabajo, a quien debes tus méritos y por quién mereces esforzarte. Los que se encuentren fuera de esa ecuación no importan lo suficiente.


Lee también

Reemplaza las excusas por soluciones

Los peros son la pesadilla de las personas exitosas invadidas por el síndrome del impostor. Cuando sientas que has obstaculizado tus proyectos con ellas, piensa en las inmediatas soluciones. No puedes dejarte vencer ante la primera cosa que no sale como esperabas, es como abrirle la puerta al impostor.

Haz una lista de tus fortalezas

Si tienes éxito y la gente lo sabe, es importante que recuerdes que no eres un fraude. Te lo mereces. Dilo frente al espejo cuántas veces sea necesario. Haz una lista de fortalezas, sí, esas cualidades que te ayudaron a lograr lo que tienes y cuyos hábitos de disciplina seguirán guiando tus decisiones. Escribe tanto como puedas y sentirás que todo cuanto has hecho ha valido la pena, incluso si todavía no ha rendido frutos.

Y como resultado, habrás redefinido los conceptos que tienes de éxito, fracaso, competencia y aprobación, para adaptarlos a la mejor versión de ti y no la “ideal” manera en la que deberías ser de acuerdo a la sociedad. Te invito a que te reinventes cada que vez que puedas y sigas leyendo Nerd Universitaria para más inspiración.

Mientras tanto, quisiera que comentaras qué te ha parecido este artículo y que lo compartieras en tus redes sociales.

Nos seguimos leyendo…

Kim

 

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

Hábitos comunicacionales que debes eliminar de tu vida social

Comunicarse nos hace seres sociales, pero eso no quiere decir que somos sociables. Esto puede verse evidenciado si te das cuenta que tu vida social no termina de estabilizarse. Quizás estás utilizando tácticas inadecuadas y en este artículo te explicaré cuáles son…

Sí. Quizás estás haciendo algo que no termina de convencer a los demás.

Pero, ¿qué puede ser?

Son muchos los factores externos que intervienen en el proceso de comunicación, mas depende de ti hacer que una conversación o relación sea agradable.

Sin quererlo, a veces decimos o hacemos cosas que en lugar de sumar, restan. Y con el tiempo, no entendemos por qué las personas se alejan.

En la transición de la adolescencia a la adultez, también y desde el momento que dejas de ser estudiante para convertirte en profesional, los protocolos que conocemos, aunque no lo queramos (y tan siquiera notemos que es así), cambian para siempre.

En estos momentos puede que creas que no te importa lo que los otros piensen de ti, pero si quieres vivir en esta sociedad, tendrás las siguientes ventajas si te propones ser más sociable:

  • Apoyo incondicional de personas que genuinamente se preocupan por ti.
  • Que te recomienden para el trabajo de tus sueños.
  • Encontrar un equilibrio entre tu vida social y el placer de estar solo en casa.
  • Hacer un grupo de amigos con quienes viajar y festejar.
  • Un aumento en las posibilidades de hallar el amor de tu vida.

Hábitos comunicacionales que debes dejar en el pasado

Hábitos comunicacionales que debes desechar para recuperar tu vida social y que las oportunidades vuelvan a aparecer en tu vida.

Comunicarse nos hace seres sociales, pero eso no quiere decir que somos sociables.  Esto puede verse evidenciado si te das cuenta que tu vida social no termina de estabilizarse. Quizás estás utilizando tácticas inadecuadas y en este artículo te explicaré cuáles son…  #communication #blog #comunicacion
Si no tienes nada bueno que decir, entonces no digas nada. Foto de rawpixel para Unsplash

Una observadora manera de saludar

La persona que te mira de arriba a abajo antes de estrechar tu mano o cada vez que te la encuentras en la calle, es alguien solitario aunque diga lo contrario. Si haces esto, quiero que sepas que es un mal hábito comunicacional, pues da a entender que te importan mucho las apariencias.

En su lugar, acostúmbrate a mirar a la gente a los ojos cuando las saludas; no importa qué ropa esté usando o cuál sea el estado de su peinado. Todos tenemos buenos y malos días y el estatus económico de las personas no debería ser reprochable.

Secretear

Aunque parece una evidente falta de respeto, muchas personas inconscientemente o no tienden a susurrar delante de otras. Si crees que la gente no se da cuenta y tienes la “gran habilidad de ocultarlo”, pues no… todos notan los secreteos, pero tienen la suficiente madurez como para ignorarlos y sacarte de la lista de contactos frecuentes.

Tocar

Un apretón de manos, una palmada en el hombro ocasional por menos de tres segundos es suficiente. Como mujer te puedo decir que siempre evito a la “gente tocona”, y no importa si se trata de un hombre o de otra mujer.  Es por ello que debemos evitar invadir el espacio personal de los demás, incluso si llevan muchos años conociéndose.

Presumir demasiado

Las personas modestas son las que logran más cosas en la vida. Cuando era más chama, lidié mucho con mi propia soberbia y sé que eso puede hacer daño a otros. La gente que te quieren sabrán valorar tus logros, pero no debes recordárselos cada dos minutos. Lo mismo para aquellos con los que solo te encuentras de vez en cuando.

Desconocer los momentos apropiados

Si no tienes nada bueno que decir, entonces no digas nada. Claro que hemos escuchado esto muchas veces, pero cuando se trata de nuestros hábitos comunicacionales, resulta además de que es mejor pecar por callado que por imprudente, hay que identificar los momentos para relajarse y decir tonterías y aquellos en los que ser políticamente correcto.

Identificar esos momentos será más fácil si evalúas el nivel la confianza que tienes con las personas que te rodean, si sabes cuáles son los temas susceptibles que los afectan y si ves que existen un patrón de conducta de las otras personas en ese mismo lugar.

Pro tip: Palabras y frases pesadas

Y por último, para bajar a un nivel aceptable mi casi indetenible poder de reencarnar al doctor Sheldon Cooper sé las frases y palabras que ni loca digo y mucho menos en estas circunstancias:

  • “Cálmate”, a alguien en un momento de estrés.
  • “Estás más gordita”, a una mujer.
  • “Pero si tú me dijiste que…” o “eso no fue lo que me dijiste”, a alguien que claramente cambió de opinión o quiere cuidar las apariencias en público.
  • “Te vi el otro día haciendo…”, a una persona que está presencia de alguien con quien podría verse comprometido negativamente.
  • “Estás loco/loca”, a cualquiera. No se le dice a nadie nunca en la vida.

Si deseas tener un estilo de vida más productivo y sin conflictos, sigue leyendo esta sección de Nerd Universitaria. Quiero inspirarte a que te conviertas en la mejor versión de ti. Para ellos puedes seguir el blog en sus redes sociales.

¿Qué te pareció este artículo? Deja un comentario abajo al respecto y escribe alguna palabra o frase pesada que me faltó de esta lista.

 

 

 

 

Errores que se comenten con el uso de una agenda y cómo solucionarlos

Tener una agenda es uno de los hábitos más difíciles de adoptar y para muchos se debe a que “no es realmente efectivo”, pero resulta que quizás están cometiendo algunos errores; aquí te digo cuáles son…  

Las personas más ocupadas ven este método de organización como una salvación, pero solo les funciona en pocas ocasiones.

El tema con el uso de la agenda es que es un hábito, y como todos los hábitos, lleva algo de tiempo adaptarse.

En mi blog he dedicado varios posts en los que explico por qué es importante tener una agenda, ya sea electrónica o física. Y he aquí un resumen:

  • Te mantiene al tanto de tus compromisos.
  • Es más fácil organizar los pasos que te ayudarán a alcanzar tus metas.
  • Planificar proyectos de emprendimiento.
  • Recuerdas cumpleaños y otras fechas importantes como el pago de servicios.
  • Sirve para hacer listas y tener control de tus compras.

Pero si llevar una agenda no es lo tuyo, te invito a que leas un artículo que escribí sobre el método del Bullet Journal y cómo me ayudó a terminar mi tesis a tiempo.

Lo que NO debes hacer con tu agenda

Tener una agenda es beneficioso para ti si tienes metas a largo plazo como estudios universitarios, emprendimientos y otro tipo de proyectos personales. Toma en cuenta estos errores que todos cometemos al principio y los métodos que puedes usar para corregirlos.

errores que se cometen con el uso de una agenda
La agenda te ayuda a cumplir con tus compromisos, no necesariamente con tus hábitos. Foto de Cathryn Lavery para Unsplash

Anotar cada detalle

Tuve mi primera agenda cuando tenía unos 10 años (sí, soy de personalidad tipo A), y en mis inicios tendía a anotar cada detalle de mi rutina: desde hacer la cama hasta escribir cómo hacer cada tarea del colegio.

Claro, eso es un caso de estudio algo exagerado, pero resulta que es también lo que le pasa a muchas personas cuando compran una agenda y quieren reformar sus vidas con nuevos hábitos de un solo golpe.

Sin embargo, los hábitos y los compromisos no van de la mano, a menos no despiertan las mismas motivaciones en uno: los primeros son aspectos condicionales y los segundos son responsabilidades incondicionales.

La agenda te ayuda a cumplir con tus compromisos.

  • Solución: Anota eventos, días no laborales, cumpleaños, citas, reuniones y tareas con fechas de cumplimiento específico.

No saber darte un descanso

Esto pasa cuando las agendas dedican una sola página por día. Uno ve el espacio que sobra y cree que así sucede con el tiempo. Pero no es así. El error va de la mano con eso de que a veces no sabemos decir que no.

Al final del día, terminamos tachando más las cosas que no hicimos que las que sí. Es por ello que debes darte un descanso.

  • Solución: Dependiendo de cuánto dediques a tu trabajo y vida personal, plantéate un número limitado de compromisos y, si lo deseas, puedes establecer un equilibrio entra los que se pueden realizar en corto tiempo y los que te tomarán varias horas.

Dejarla tirada

Si compraste una agenda física y es tu primera agenda, es muy probable que uno de los errores que sueles cometer es dejarla tirada en no sé dónde. Te vas al trabajo sin ella o solo la usas en el trabajo.

Dejarla olvidada, también te hará olvidar lo que tienes que hacer. Cuando la tengas, trata de convertirla en una prioridad, tal y como lo es tu teléfono o las llaves de tu casa.

  • Solución: Consigue una agenda pequeña para que no represente un estorbo. Dependiendo de tus preferencias puede ser de bolsillo, compacta para tu bolso o como para llevarla tranquilamente en la mano. Ponla junto a tus llaves, celular y demás cosas sin las que nunca saldrías.

Desactivas notificaciones

Pero en caso decidas llevar una agenda digital, existen muchas aplicaciones que puedes descargar. Prueba la que mejor se ajuste a tu estilo y por favor no olvides activar  las notificaciones

Sí, uno de los errores que se comenten cuando te tiene una agenda es no revisarla. Sucede si es física o si es digital.

  • Solución: Por al menos 21 días coloca cerca de ti, por ejemplo, al lado de tu cama o en el escritorio hasta que se haga un hábito, pero debe estar abierta. Nunca cierres tu agenda, ten siempre la página de “hoy” visible.

Tener más de una agenda

Aunque quieras, no puedes tener una agenda en el trabajo y otra en la casa. Sí, el tiempo y los compromisos son otros, pero siguen siendo tareas dividas de un mismo día. Ni siquiera yo soy tan obsesiva.

Es confuso y complicado.

  • Solución: Solo ten una agenda.

Pro tip

Esto lo he hecho por varios años. Se trata de pegar post it notes o tacos para poder hacer listas o para cualquier otra función que quieran darle.

Me gusta anotar cosas en los post its porque no siempre sé cuando las puedo hacer, pero es bueno que las anote para que no las olvide. Mientras estén allí no dejaré nada por fuera. Así las ideas no se escaparán.

El rosado es de ideas para el blog, el azul es para asignaciones o investigaciones de la universidad, el naranja es para lista de comprar y quehaceres del hogar y el amarillo es para anotar información que alguien me pida.

Si se fijan, las dos tiritas rosa y naranja son separadores de páginas.

agenda3
Esto lo que agregará un peso significante a tu agenda o libreta, para mí es súper práctico. Foto de Kimberly Yánez para Nerd Universitaria.

Nerd Universitaria no sería lo que es si no es porque manejo un agenda para honrar los compromisos que tengo contigo. Mientras tanto, puedes seguir el blog en las redes sociales para darle el empujón que tanto necesita y compartir este artículo.

Quiero saber tu opinión sobre cómo manejar un agenda y si vale la pena. Deja tu comentario en la sección de abajo.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales: