Cómo lidiar con el síndrome del burnout en tu profesión

Burnout viene del inglés y significa “quemado”, lo cual en este contexto es sentirse como un cerillo o un fósforo usado. Cumples tu función y ya no sirves para más nada.

Si este término no se te hace familiar, puede que lo hayas oído llamar de esta manera: 

  • Síndrome de desgaste profesional.
  • Síndrome de sobrecarga emocional.
  • Síndrome del quemado.
  • Síndrome de fatiga en el trabajo.

Esto quiere decir que el síndrome del burnout está más relacionado con una sensación de agotamiento o pérdida de motivación para realizar las tareas pertinentes con el ejercicio de tu profesión o en tu trabajo. Se manifiesta tanto en el comportamiento y la toma de decisiones como en el estado físico. 

El síndrome del burnout fue declarado en el 2000 por la Organización Mundial de la Salud como un riesgo laboral latente que afecta a quien lo desarrolla psicológicamente, lo que también altera el estado físico y sus habilidades sociales. 


¿Qué es el síndrome del burnout?
que es el sindrome del burnout
El síndrome del burnout es un padecimiento que se produce como respuesta a presiones prolongadas en el trabajo. Foto de Nathan Dumlao para Unsplash
El síndrome del burnout es “una respuesta al estrés laboral crónico integrado por actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y hacia el propio rol profesional, así como por la vivencia de encontrarse emocionalmente agotado“, Pedro R. Gil Monte, Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia. Lee el artículo completo de Gil Monte aquí.

Según Roger Forbes Álvarez, consultor de CEGESTI (Fundación Centro de Gestión Tecnológica e Informática Industrial), los síntomas relacionados con el síndrome del burnout son los siguientes: 

  • Fatiga o cansancio elevado.
  • Dificultad para la concentración.
  • Irritabilidad hacia clientes y compañeros de trabajo.
  • Migrañas.
  • Dolores musculares.
  • Insomnio.
  • Desórdenes gastrointestinales.
  • En mujeres, problemas relacionados con el ciclo menstrual.
  • Sentir que no se logran los objetivos.
  • Disminución en la calidad o productividad del trabajo.
  • La necesidad de abusar de sustancias para tratar el estrés. 

Combate el síndrome del burnout sin que tu jefe se de cuenta

Para hacer este artículo usé publicaciones científicas relacionadas con el tema, los cuales están enlazados dentro del contenido. No soy una experta, pero decidí aprovechar esta plataforma para iniciar una conversación sobre el síndrome del burnout porque a muchos de los síntomas mencionados anteriormente no se les pone nombre o se malinterpretan. Sigue leyendo si sientes que esto puede servirte de ayuda. 

como controlar el síndrome del burnout en el ambiente laboral
Sin importar cuánto uno ame su carrera, todos somos propensos a sufrir del síndrome del burnout. Foto obtenida de Pexels.

Haz una cura de sueño el fin de semana

Aunque los seres humanos estamos condicionados para lidiar con situaciones de estrés, en las que liberamos hormonas que nos ayudan a sobrellevarlas, a veces la habitualidad con la que estas pasan nos pasan factura y terminan por agotar nuestras reservas.

De manera que, para tratar con los síntomas físicos del síndrome del burnout, los expertos sugieren que descansemos. Apaga todas las luces, viste tu cama con las mejores sábanas, toma un baño y acuéstate a dormir. No es buena idea eso de tomar decisiones agotado o cuando uno está a la defensiva.

Opta por remedios naturales

En los artículos científicos sobre el síndrome del burnout encontré que el uso de sustancias recreativas o medicamentos no prescritos es una práctica común entre las personas que sufren de estrés laboral. Aunque parece el camino más sencillo ir a un bar un tomarse unos tragos luego de una jornada agotadora en la oficina, se tiene la propensión de hacer de esto un hábito que luego puede convertirse en una adicción.

Los remedios naturales como el té, los aceites esenciales, vitaminas, baños, masajes y  jornadas de sueños son mejores opciones para estos casos. 

Practica el hygge 

Hace ya un tiempo publiqué un artículo sobre cómo los daneses lidian con los meses de invierno en los que el sol aparece muy pocas veces. Se trata del hygge y es una práctica que adopté cuando trabaja en Venezuela como periodista de sucesos criminales porque al final del día estaba agotada de tanta negatividad.

Da la casualidad que ahora vivo en Dinamarca y, aunque ya no trabajo en escenas del crimen, el clima ha hecho ciertos estragos con mi ánimo. Mientras me adaptaba a este nuevo horario se me era difícil dar el primer paso y motivarme a hacer hygge, pero una vez que empiezas, se vuelve una necesidad bastante saludable. 

Pide apoyo a tus compañeros

El síndrome del burnout es el resultado del estrés laboral, el cual está asociado a una carga de tareas que no sabemos cómo llevar a cabo con eficiencia. Esto se debe a que estamos trabajando más tiempo del debido o asumiendo responsabilidades que no nos competen. 

En este caso, es muy probable que no seas la única persona que se siente de esta manera en tu oficina. Es probable que la carga de trabajo esté distribuida inadecuadamente, por lo que pedir asesoría o crear equipos puede hacer el proceso más llevadero para todos. Cuando existe armonía o camaradería entre tus colegas, demás personal y tú, algunos síntomas asociados con el síndrome del burnout desaparecen por esto que llamamos empatía por asociación.   

Sí deberías hablar con tu jefe

Cuando digo que puedes lidiar con el síndrome del burnout sin que tu jefe se de cuenta me refiero al hecho de que una vez que reconozcas que estás siendo condicionado por estos síntomas y logras identificarlos y asociarlos con ciertas situaciones laborales, te dirijas a tu jefe directo o al departamento de recursos humanos para dar con soluciones que beneficien el servicio que prestan y la efectividad en su rutina laboral.

Y es que las causas que provocan el síndrome del burnout son problemas de raíz que pueden arrancarse o circunstancias ineludibles que pueden contrarrestarse. Entre ellas: 

  • Altos niveles de exigencia sin oportunidad de descanso.
  • Horarios de trabajo excesivos.
  • Tener pocas oportunidades para tomar decisiones.
  • Lidiar con labores fuera de nuestra competencia.
  • Desvalorización del puesto de trabajo por parte de superiores.

La Organización Mundial de la Salud en asociación con la Red Mundial de Salud Ocupacional tienen a su disposición recursos estratégicos para empresas que experimentan con el síndrome del burnout entre sus empleados o con que el desgaste del personal va en aumento. 

Aquí te dejo algunos de los artículos o recursos que pueden ayudarte a exponer tu caso frente a tu jefe o con el departamento de recursos humanos.

Para el OMS el estrés laboral se ha convertido en una epidemia. Yo he experimentado varios momentos en los que me siento incapaz de continuar y, debo admitir, que me rendí muchas veces. Quizás esa sea la principal razón por la que decidí crear la sección de Profesión en Nerd Universitaria, no solo como una suerte de extensión entre nuestros estudios superiores y la vida laboral, pero como una alternativa para tratar tópicos y circunstancias que están cambiando la conversación sobre lo que significa el trabajo y los valores asociados a éste.

No dudes en dejar un comentario si te identificas con los temas que he tocado en este artículo. Haz que esto se convierta en parte de la conversación y comparte en el enlace en tus redes sociales.  

Nos seguimos leyendo…

Kim

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

Aprende a trabajar desde casa con profesionalismo

Trabajar desde casa es cada vez más común en la sociedad del milenio. La tecnología lo ha hecho tan fácil que muchos se ven tentados a dejar su trabajo tradicional en una oficina para emprender o servir el mismo propósito pero desde la comunidad de su hogar. Si este es tu caso, aquí te he explico cómo hacer dicha transición con profesionalismo.

Tener un side hustle o un trabajo de tiempo completo que puedes hacer desde casa te ahorra tiempo y energía. Es cómodo no tener que lidiar con el caos de una oficina, tomar el transporte público o conducir, gastar en almuerzos y cafés con sobreprecio.

En el pasado hice varios trabajos desde casa y aunque ciertamente es más relajante sentarse frente al escritorio en pijamas, cuando no tienes una autoridad directa vigilando tu desempeño o la interacción de un ambiente de trabajo físico y social para motivarte, es un reto adquirir la disciplina para cumplir con tus tareas.

Cuando me refiero a trabajar desde casa con profesionalismo, no hablo de aprender a cumplir con nuestros deberes, sino de encontrar la suficiente disciplina como para no abrumarnos.

Lo que sucede es que cuando trabajaba desde casa repetía un patrón: me enfocaba en terminar mis asignaciones y no en eliminar distracciones y crear reglas. Al final del día había logrado mi cometido pero había descuidado otros aspectos.

Esos aspectos son el tiempo, el cuidado personal y mis deberes para con mi hogar. Terminaba agotada porque trabaja horas de más, olvidada cuidar de mi misma como comer o darme un baño y dejé de priorizar mi rutina de limpieza, compartir con mi familia y prestar atención a lo que pasaba a mi alrededor.

En fin, es muy fácil perderse a uno mismo cuando se trabaja desde casa, especialmente cuando se trata de un proyecto personal al que le has invertido tu dinero. Sigue leyendo para que conozcas lo que tuve que hacer para dejar esos malos hábitos de lado.

Cómo adquirir la disciplina para trabajar desde casa

Trabajar desde casa tiene más ventajas que desventajas. Para que esta transición no te agobie he creado para ti una lista de recomendaciones que me sirvieron para disfrutar de esta experiencia al máximo que me ahorraron mucho tiempo y disgustos. 

como trabajar desde casa con disciplina y profesionalismo
Cuando se trabaja desde casa es muy fácil descuidar el tiempo, tu cuidado personal y los deberes para con el hogar. Foto de Manny Pantoja para Unsplash

Ten un escritorio despejado

Para trabajar desde casa necesitas un espacio que grite productividad. Con el tiempo he aprendido que entre menos cosas estén en mi campo visual es más fácil para mí enfocarme en lo que realmente importa. En mis años de pregrado me encantaba coleccionar artículos de escritorio que luego terminaron ocupando 40% de su superficie.

Era mucho con demasiado: colores, papeles, bolígrafos, libretas y un montón de cosas más que ya ni servían, estaban vencidas o eran una acumulación del mismo objeto (los que están allí “solo por si acaso”). ¡Despeja tu escritorio! El mío ahora solo tiene mi laptop y… más nada en realidad.

Usa un navegador diferente para tu trabajo

Tener un navegador solo para cosas del trabajo es lo mismo que separar los negocios del placer. Soy de las personas que no les gusta abrir y cerrar ventanas. Esto de cerrar correos y abrir otros, revisar dos calendarios, cambiar contraseñas, echarle un ojo a tus redes sociales y cumplir con tus deberes en un mismo navegador, nunca funciona… nunca.

Es por eso que tuve que descargar un navegador extra para tener solo sesiones que fuesen exclusivas con mi trabajo. Te ahorrará tiempo, evitará distracciones y convencerá a tu cerebro que es tiempo para trabajar only. En mi caso tengo Mozilla para mi vida personal, Ópera para mis estudios de maestría y Chrome para mi blog.

¡Funciona de maravilla! Pero ojo, nunca pueden estar abiertos al mismo tiempo. El multitasking es un mito; además de que tu computadora se congelaría en el intento.

Aprende a decir que no

Trabajar como freelance desde casa también me enseñó a decir que no… pero es algo que aprendí por las malas. Estaba en mis pijamas, muy cómoda, sentía que tenía todo el tiempo del mundo y que en la práctica era mi propia jefa, pero la verdad es que solo podemos trabajar en una cosa a la vez. Si quieres dedicar un tiempo prudencial al trabajo sin que ello te consuma la energía, no aceptes proyectos que requerirán que te salgas de tu horario.

Rígete por un horario

Aunque puede que una empresa te establezca fechas y horas límites como empleado outsourcing, si este no es el caso, es tu tarea crear esos parámetros. Por tu propia cuenta crea un horario de oficina al que puedas regirte pero que a la vez sea flexible. Ya sean ocho o siete horas diarias. Cócalo en un lugar visible o activa alarmas en tu teléfono; será una presión necesaria y beneficiosa.

Crea una lista de metas diarias

Antes de sentarte a trabajar crea una lista de tareas diarias. Por lo general yo tengo dos. La primera es sobre cosas que forman parte de la rutina y que por ende debo repetir diariamente y la segunda es para anotar al menos tres tareas que deben estar listas para cuando la alarma que pone fin a tu jornada laboral se active. Ordénalas por orden de importancia.

Practica estiramientos

Cada cierto tiempo haz estiramientos y pércatate de tu postura. Trabajar varias horas seguidas detrás de un escritorio me provocó un terrible dolor de espalda que me desmotivaba para hacer otras actividades en mi vida personal. Por supuesto, es un tema de salud y hay que cuidarla. Crea alarmas para hacer al menos 10 minutos de estiramientos. En YouTube hay muchos videos dedicados a recomenzar los efectos negativos de trabajar sentado por mucho tiempo.

Haz que los demás respeten tu tiempo

Mucha gente cree que trabajar de casa es tan sencillo que no debería ser tomado en serio. Si no vives solo, debes explicarle a tu familia y amigos lo importante que este oficio para ti aunque estés en la comodidad de tu hogar y, en cierta forma, disponible para cualquiera de sus solicitudes. Cuando trabajaba desde casa en Venezuela este aspecto de mi jornada fue el más difícil de cumplir. Todos me interrumpían porque no lograban entender que mientras más me distraía más tarde me vería terminando todo.

Dependiendo de qué tan abiertos sean al concepto de trabajar desde casa puede que les disguste tu actitud “distante” o que respeten por completo tu decisión. Lo que si es realmente efectivo en todos los casos es colocar en tu puerta un cartel de no molestar y pasarle seguro. Perdón mamá.

Sé honesto con tus clientes o superiores

Es un trabajo y al fin y al cabo hay que rendir cuentas. Me pasaba que cuando trabaja desde casa para otros olvidaba comunicarles a mis jefes y clientes sobre mi progreso. Es muy fácil olvidar que tienes que informar de todo lo que haces cuando no tienes a nadie que te supervise en persona. Sabiendo que esto generaba disgusto opté por escribir correos del antes, durante y después de cada tarea. También puedes optar por enviarles tu lista de tareas o una suerte de plan de acción.

Como habrás notado no existen excusas para no ser profesional cuando se trabaja desde casa. Adquirir la disciplina para hacerlo eficientemente es una combinación entre administrar tu tiempo, establecer reglas y saber comunicar tus necesidades y progreso a quienes interfieren directa o indirectamente en tu desempeño. En Nerd Universitaria podrás encontrar más consejos laborales en la sección de Profesión.

Si trabajas desde casa y crees que olvidé algo (que es lo más seguro) no dudes en dejar tu recomendación en la sección de comentarios abajo. También apreciaría mucho si compartes este artículo en tus redes sociales. 

Nos seguimos leyendo…

Kim

 

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

Lo que debes hacer para conseguir empleo sin experiencia laboral

Buscar trabajo es uno de los procesos más estresantes que nos toca hacer cuando terminamos lo estudiar, pero no siempre es fácil encontrar oportunidades si no se tiene la experiencia. En este artículo te cuento cómo puedes conseguir tu primer empleo

Antes de comenzar es importante que sepas que el primer empleo no tiene por qué ser el trabajo de tu sueños. En realidad casi nunca lo es. Las profesiones siempre están en constante evolución y lo más probable es que te canses de hacer lo mismo luego de un tiempo, especialmente si eres millennial.

Lo que quiero decir es que no tienes por qué preouparte si esa bacante está por debajo de tus espectativas ya que, aunque suene cliché, toda experiencia es un aprendizaje.

Para conseguir tu primer empleo como si ya tuvieras experiencia laboral no tienes que dejar de lado el orgullo de ostentar un título universitario, sino cambiar el concepto que tienes de orgullo.

Y es que muy probablemente estés subestimando cuán honrado es el trabajo en sí mismo, especialmente si estás apenas en el primer escalón de tu carrera. Cuando el tiempo pase sentirás mucho orgullo de cuanto has hecho, incluso de si se trata de empleos que no están relacionados con tu campo.

Desde que comencé a trabajar en medios de comunicación en 2012 como asistente de producción, e inlcuso antes, cuando ayudaba en el negocio de mi familia como cajera en vacaciones de bachillerato, he aprendido sobre desempeño, disciplina, socialización y empatía. Ninguno de esos aspectos está relacionado con periodismo, pero son cualidades valiosas para escalar posiciones.

Créeme cuando te digo que valen tanto, o más, estas cualidades que cualquier experticia en tu campo.

Consigue tu primer empleo como si ya tuvieras experiencia

Los consejos a continuación no son más que estrategias que pueden ayudarte a conseguir tu primer empleo más rápido. De ponerlos en práctica parecerá que ya tienes experiencia, o mejor dicho, hará ver que tienes potencial.

como conseguir tu primer empleo sin experiencia laboral
Para conseguir tu primer empleo debes estar dispuesto a cambiar tus expectativas. Foto de LinkedIn Sales Navigator por Unsplash

Opta porpasantías

Parece obvio, pero te sorprenderá saber cuántos recién graduados no están dispuestos a hacer pasantías porque piensan que solo es trabajo para estudiantes. La verdad es que las pasantías son muy valiosas. Las empresas aprecian profesionales que están dispuestos a aprender y asumir responsabilidades que “perecen estár por debajo” de sus credenciales.

Para que tengas una idea, me encuentro estudiando una maestría de periodismo político en Dinamarca y he trabajado en medio por seis años; sin embargo, encuentro súper fascinante poder hacer una pasantía en algún departamento de medios de alguna empresa danesa. Estoy abierta a aprender cosas nuevas, especialmente si trata de vivir cómo es el ambiente laboral es un país tan distinto al mío, aunque FOX News diga lo contrario.

Busca ser independiente

No puedo dejar de bloguear, aunque sé que lo he abandonado un poco  y en parte se debe al gran cambio que ha representado mudarme a otro continente. Pero estoy de vuelta por aquí para contarles sobre mi experiencia y todas las cosas nuevas sobre productividad, educación y trabajo que he encontrado tan solo con interactuar con mis nuevos compañeros de clases.

Ahora bien, ser independiente en tu campo es la manera más auténtica de crear un portafolio. Y te lo digo yo que Nerd Universitaria me ha abierto muchas puertas. Si tu carrera te permite trabajar como outsource, te recomiendo que lo hagas a modo de side hustle. Tu empleador agraderá saber que puedes desempeñar tareas administrativas y que eres capaz de seguir parámetros. Por supuesto, si se trata de un proyecto personal, encontrará que tienes pasión y determinación.

Aprende a hacer networking

Networking es el término utilizado para referirse a las relaciones que emprendedores y trabajadores desarrollan dentro de su campo. Para ello que te recomiendo que asistas a seminarios, conferencias y ferias profesionales con una buena cantidad de tarjetas de presentación y la disposición de tener valiosos contactos. Esto aumentará las posibilidades de conseguir empleo o de que te tomen en cuenta para participar en proyectos temporales, lo cual es treméndamente positivo también.

Aplica a cursos de capacitación

Los cursos de capacitación sirven para actualizar tus conocimientos en este mundo tan cambiante y para adquirir habilidades prácticas que no siempre se aprenden en la universidad. Páginas web como Future Learn e instituciones especializadas en tu localidad seguramente ofrecen cursos que pueden hacer que tu currículo sea más atractivo para tu futuro empleador.

Conseguir el primer trabajo es dificíl porque no se tiene experiencia en el campo, pero si te capacitas en un todavía inexplorado tema o experticia, las posibilidades que te contraten son más altas. Por ejemplo, gracias a mi blog he aprendido sobre SEO (Search Engine Optimization), un concepto que jamás vi durante mis años universitarios pero que sigue apareciendo como un requisito indispensable en casi todos las ofertas de trabajo relacionadas con mi carrera en Europa.

Encuentra un mentor

Luisa, Lucía y Estefanía fueron mis mentoras cuando comencé mi carrera. Tener un mentor en el campo no solo es una excelente forma de hacer networking, sino que también una manera de poner los pies en la tierra cuando te encuentras en la búsqueda de tu primer empleo. Ya sea un profesor, un conocido o alguien que admires mucho desde la distancia, hazle ver que tienes la disposición de aprender cosas nuevas y de adentrarte en el mundo laboral.

Lo más probable es que recibirás el empujón que necesitas. ¡Acércate a ellos con la mejor actitud! Agradecerás cualquier consejo que puedan darte.

Trabaja en tu presencia en línea

Tu presencia en línea es monitoreada por tus potenciales empleadores cuando entregs tu currículo, y en muchos casos es un tema de conversación que sale a flote durante la entrevista. Lo que publiques en internet dice bastante de tu integridad personal y profesional. Por ejemplo, Wix o WordPress son excelentes plataformas para crear una página de perfil curricular que rompe el esquema de LinkedIn que todos conocemos.

No olvides prestarle atención a lo que publicas en Twitter, Facebook e Instagram. ¿Qué tanto de tu vida personal quieres que tu potencial jefe sepa? ¿Qué contenido puede que sea considerado ofensivo o poco profesional? Hacerte estas preguntas puede que te motive a depurar tus redes asap.

Las ONGs necesitan gente quiera trabajar 

Uno de mis side hustles mientras estudiaba fue trabajar para la Fundación de Lucha Contra el Cáncer de Mama (Funcamama) en Valencia. Las organizaciones sin fines de lucro son grandes plataformas para el networking y también para aprender sobre la marcha cuando tienes proyectos o metas que hacer realidad. Lo bueno de las ONGs es que siempre necesitan de personas dispuestas a contribuir. Están llenas de mentores y demás gente que naturalmente les gusta ayudar.

Aunque no fue mi primer empleo, creo que fue uno de los más gratificantes y lamenté mucho tener que dejarlo. Si te interesa el trabajo en equipo y las buenas causas, esas organizaciones necesitan saber de ti.

Como habrás notado, conseguir tu primer empleo es más fácil de lo que crees. Solo debes tener disposición para hacer cosas nuevas y una buena actitud. En Nerd Universitaria puedes encontrar artículos relacionados a este tema en la sección de Consejos Laborales en Profesiones. También te invito a que explores la sección de Productividad, ¡es una de mis favoritas!

Si crees que he olvidado algo o quieres contar tu experiencia sobre cómo conseguiste tu primer empleo, por favor dinos en la sección de comentarios qué te ayudó a conseguirlo. ¡No olvides compartir este artículo en tus redes sociales!

Nos seguimos leyendo…

Kim

 

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

Todo lo que debes saber sobre cómo organizar reuniones de trabajo

La reuniones de trabajo tienen objetivos claros. Si te han dejado la tarea de organizar una, en este artículo tengo unas sugerencias para ti…

Las reuniones de trabajo tienen varias funciones:

  • Planificar proyectos.
  • Solucionar problemas.
  • Organizar eventos especiales.
  • Informar sobre nuevas directrices de trabajo.
  • Dar la bienvenida a un nuevo miembro en el equipo.

Estas reuniones de trabajo son muy distintas a las conversaciones en pasillos o a las largas charlas durante el almuerzo.  De manera que, para su organización se requiere crear una atmósfera semi formal que evite desviaciones.

Organizar una reunión de trabajo por primera vez no tiene por qué significar una gran reto. Una vez en marcha que solo se requiere sentido común y un poco de protocolo para que descubras que son un increíble recurso para el correcto funcionamiento de una empresa.

En el pasado he podido constatar cuán beneficioso es tener reuniones de trabajo periódicamente, pero también, cuán desastroso puede ser el resultado si no se maneja con lujo de detalle.

Sigue leyendo para que evites a toda costa que una convocatoria termine sin resultados positivos.

Organiza reuniones de trabajo como todo un profesional

Asume la responsabilidad de organizar una reunión de trabajo como todo un profesional tomando en cuenta ciertas consideraciones de sentido común que te dejará bien frente a tu jefe.

Todo-lo-que-debes-saber-sobre-cómo-organizar-las-reuniones-de-trabajo
Como pasante organicé reuniones de trabajo a pesar de lo intimidante que pueden ser al principioFoto de Annie Spratt para Unsplash editada por Nerd Universitaria

Convócala con días de anticipación

Recuérdales a tus compañeros de trabajo o empleados que en cierto número de días se dará lugar una reunión. Esto para que se planifiquen. Cada quien tiene funciones, entregas, medidas y lapsos de tiempo que atender y deben cubrir la mayoría de esos oficios sin que una convocatoria altere su ritmo.

Utiliza medios que sirvan de registro

El boca a boca en estos casos es medianamente efectivo. La verdad es que solo sirve para malentendidos. Si no quieres que lleguen tarde, no sepan el punto a tratar o simplemente no aparezcan en la reunión de trabajo, manda un correo con las especificaciones, publica en grupos de mensajería (de tenerlo), o imprime un anuncio en cartelera. Si yo fuera tú, utilizaría todos estos recursos.

Establece una agenda de tópicos

En una lista de ítems, anota los tópicos a tratar. Colócalos en el orden en el que consideres más oportuno y cerciórate de explicar las razones por las que se hablará de estos temas en la reunión de trabajo. Piensa en su urgencia, su importancia, la oportunidad y el contexto de la situación.

Traza objetivos y soluciones

Luego de que traces los tópicos de la agenda, traza los objetivos y las posibles soluciones que deseas que resulten de la discusión sobre cada uno de esos temas. Sucede mucho que cuando se organizan reuniones de trabajo y no se establecen metas, esta puede prolongarse por días debido a la falta de enfoque de sus participantes.

Coloca una duración

En la convocatoria a la reunión deberías especificar no solo la hora de inicio, sino que también el tiempo de duración. Esto sirve para que tus compañeros planifiquen jornada y para que cada uno se enfoque en cumplir con los objetivos dentro de lo previsto.

Delega funciones

Delegar funciones o pedir ayuda hará que todo funcione mejor. Cuando se organiza una reunión de trabajo es importante contar con personas que puedan orientarte y hacerte ver diferentes perspectivas sobre los tópicos a tratar y sus posibles soluciones.

Deja un espacio para sugerencias fuera de la agenda

En caso de que se desvíe la conversación o surgan ideas fuera de la agenda de tópicos, tomas las riendas de la situación y sugiere organizar otra reunión de trabajo para tratar dichas ideas.

Esto me recuerda otro punto a considerar…

… Toma notas 

Al igual que la técnica del boca a boca, ser todo oídos en una reunión de trabajo, no es muy profesional que digamos. Toma nota de las opiniones y aportes de cada uno de tus compañeros. Si puedes señalar quién dijo qué, tendrás un mejor registro de lo que se habló y no pasará eso de “no recuerdo que hayamos hablado de eso”, “creo que no te explicaste bien”, “tenía entendido que no habíamos llegado a nada con respecto a eso”.

No elijas los viernes

Los viernes la gente quiere salir más temprano de la oficina, ¿por qué torturarlos con una reunión de trabajo? Tampoco deberías llamarlos justo antes de la hora del almuerzo. El hambre no es buen consejero de nadie.

Mejor opta por los lunes o los miércoles

Sí, los lunes y los miércoles tienen efectos interesantes en nosotros: por un lado, estamos listos para lo que viene en la semana y, por el otro, ya estamos empapados con la carga laboral sin añorar tanto el fin de semana.

Pero no todo amerita plantearse en una reunión

No todo amerita que organices una reunión de trabajo. Existen temas que pueden discutirse con informes o encuentros de tú a tú con el jefe inmediato. Pueden hacerse encuestas y pruebas diagnósticas digitales para llegar a un acuerdo general.

Este espacio de Nerd Universitaria es para convencerte de que la experiencia laboral durante tus años de estudio es también una excelente escuela. Como pasante organicé reuniones de trabajo a pesar de lo intimidante que pueden ser al principio y que las primeras veces no sale como uno lo espera. Lo importante es que tomes la iniciativa…

Quiero saber qué te ha parecido este artículo y si pudieras contarme en los comentarios alguna anécdota sobre reuniones de trabajo. ¡Te espero en la sección de abajo! 

Nos seguimos leyendo…

Kim

 

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

Aspectos que debes considerar para diseñar un buen currículo

Ya está por terminar la segunda década del milenio y no puedo permitirte que sigas usando el mismo formato de currículo que el de tus padres. Renuévate y diseña uno que de verdad te represente…

Incluso las fuentes o tipos de letras ya no son las mismas. Sí, hasta en eso hay que seguir el último grito de la moda.

Sin embargo, diseñar un buen currículo también es cuestión de demostrar que tienes lo que se necesita para que te contraten. Antes de meternos de lleno en el artículo, está de más decir que el currículum vitae es tu carta de presentación y debe reflejar la versión de ti que más te llena de orgullo.

En líneas generales cuando te sientes a diseñar tu currículo considera los siguientes aspectos con detenimiento:

  • Sé honesto.
  • No exageres.
  • Cada experiencia es importante.
  • Mantén la pulcritud del documento que entregarás a posibles empleadores.
  • Usa las plantillas de Canva para que parezca hecho por un diseñador gráfico.

La tarea de reestructurar tu currículo es un ejercicio que sirve para poner sobre la mesa todo lo que puedes ofrecer y lo que quieres aprender; es decir, te representa a cabalidad sin más ni menos adornos. O como se dice en Venezuela: ni tan calvo ni con dos pelucas.

Lo que debes considerar para armar tu currículo

Haz tiempo para actualizar tu currículo y hacerte merecedor del trabajo que tanto anhelas. ¡Un buen currículo es incluso indispensable para optar por la beca de tus sueños!

como armar u buen curriculo
Diseña tu currículo pensando en cada detalle y léelo. Si es un reflejo honesto de ti, imprímelo. Foto de Maria Fernanda Gonzalez para Unsplash

Sé comedido

Sí, ni tan calvo ni con dos pelucas. Sería una pena que te contrataran por aptitudes falsas o exageradas y que eso te dejara en evidencia durante tu trabajo. Por otro lado, los empleadores buscan la sinceridad y notarán si has mentido en una entrevista preliminar.

Por supuesto, actualizar el currículo es una oportunidad para que ser honestos con nosotros mismos y poner en perspectiva nuestros logros, ambiciones y disposición para ser mejor. Claro, encontrarás cosas que quisieras mejorar, pero si todavía esa mejoría no ha pasado, entonces no te corresponde alterar nada.

Dale personalidad

Dile a alguien que sepa de fotografía y te tome una foto menos seria de la que ya tenías en el viejo currículo. ¡Sonríe! ¡No uses fondo blanco! Aquí es importante que reflejes cuál es tu carácter y si concuerda con el espíritu del ambiente laboral en dicha organización. Recuerda que ellos buscan un perfil, no una cara sin un mensaje claro.

Describe tu experiencia

Además de colocar tus experiencias en orden cronológico, siendo la primera que el posible empleador vea tu última o actual posición laboral, es importante que describas las tareas o responsabilidades de cada una en una línea o en varios ítems.

Es decir, si trabajabas como periodista en un periódico, ¿a qué te dedicabas? ¿Cuál era tu fuente? ¿Qué eventos cubrías? ¿Para qué formato escribías? ¿Página web o imprenta? Esos detalles en tu currículo le permitirán evaluar a tu posible empleador si estás familiarizado con el campo.

Informa de tus actitudes

En el pasado era común limitarse a hablar sobre lo que sabías hacer; o sea, tus aptitudes, pero no se prestaba atención a las actitudes; es decir, a cómo disponías de tu tiempo y de inteligencia emocional para cumplir con tus responsabilidades. De ser tu caso, podrías hacer una lista de los valores agregados del trabajo que aseguras que sabes hacer.

He aquí unos ejemplos:

  • Trabajo en equipo.
  • Multitareas.
  • Liderazgo.
  • Innovación y nuevas tecnologías.
  • Talento para la comunicación.
  • Buena presencia.
  • Capacidad de organización.
  • Talento para los idiomas.
  • Discreción.
  • Planificación de proyectos.
  • Manejo de grupos.
  • Capacidad de análisis.
  • Resolución de problemas.

Puedes especificar que se tratan de habilidades y describir en qué experiencias de tus trabajos anteriores estas te fueron de mucha ayuda. Por ejemplo:

  • Habilidad de multitareas durantes mis pasantías como asistente de producción.
  • Capacidad de organización mientras era jefa de proyectos en la constructora.
  • Talento para la comunicación desarrollado en la cobertura diaria de noticias de la comunidad.
  • Capacidad de análisis adquirida mientras fui asistente de investigación de los profesores en el departamento de ciencias de la Universidad Arturo Michelena.

Siéntete libre de describir cada habilidad, pero te recomiendo que no elijas más de cinco, porque de lo contrario será muy tedioso de leer y algo pretencioso. Trata de mantener todo en una sola línea.

Anexas copias de referencia

Si tienes algún certificado de idiomas, cartas de referencias laborales y certificaciones que vayan acorde con el trabajo al que estás aplicando, saca copias y grápalas junto a tu ficha curricular. Esto le dará mayor credibilidad a tu postulación y podría impresionar a tus futuros empleadores, ya que por lo general, la gente solo deja su currículo y se va.

Crea un perfil en LinkedIn

Es tiempo de actualizarse de verdad. Por si lo no sabías, pero es muy probable que sí, LinkedIn es una red social parecida a Facebook pero que es exclusivamente profesional. A través de tu perfil creas conexiones y funciona como una suerte de currículo digital. Mi recomendación es que coloques tu usuario de LinkedIn en tu ficha técnica.

Depura tus redes sociales

De ser contratado por un millennial te deberás atener a la idea de ya revisó todas tus redes sociales antes de la entrevista de trabajo. ¿No tienes nada de lo que sentirte avergonzado? ¿Qué cambiarías ahora antes de que le muestres tu currículo a posibles empleadores?

Sí. Haz los cambios que creas pertinentes y mantén privada tu vida personal. Yo lo hice y de verdad te quita un peso de encima.

Lo que deberías obviar

Como ya lo pasado es pasado, creo que no sirve de nada que indiques a qué liceo o preparatoria fuiste. Lo que importa es la carrera que estás estudiando, de la que ya te graduaste o la experiencias que has adquirido por tus propios méritos.

Lo importante es que evalúes lo que quieres hacer, lo que eres ahora, lo que has alcanzado y lo que quieres lograr de aquí a unos años y determines qué vale la pena mencionar y que no en base a tus respuestas. Quizás sea válido hablar de tu tesis de grado, de tus servicios comunitarios y de tus proyectos si crees que podría mejorar tus posibilidades.

En fin, diseña tu currículo pensando en cada detalle y léelo. Si es un reflejo honesto de ti, imprímelo. Si no, edítalo hasta que se adapte al momento profesional y académico en el que te encuentras.

Por favor échale un vistazo a LinkedIn y a Canva, son dos herramientas que te ayudarán a materializar tus ideas. Mientras tanto, sigue leyendo los consejos laborales que se publican en Nerd Universitaria y las increíbles nuevas profesiones que se están gestando gracias al avance de la tecnología.

Sé parte de la conversación y comenta qué otro aspecto deberíamos considerar para la creación de nuestro currículo. ¡Y no olvides compartir este artículo en tus redes sociales!

Nos seguimos leyendo…

Kim

 

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

Errores que se comenten con el uso de una agenda y cómo solucionarlos

Tener una agenda es uno de los hábitos más difíciles de adoptar y para muchos se debe a que “no es realmente efectivo”, pero resulta que quizás están cometiendo algunos errores; aquí te digo cuáles son…  

Las personas más ocupadas ven este método de organización como una salvación, pero solo les funciona en pocas ocasiones.

El tema con el uso de la agenda es que es un hábito, y como todos los hábitos, lleva algo de tiempo adaptarse.

En mi blog he dedicado varios posts en los que explico por qué es importante tener una agenda, ya sea electrónica o física. Y he aquí un resumen:

  • Te mantiene al tanto de tus compromisos.
  • Es más fácil organizar los pasos que te ayudarán a alcanzar tus metas.
  • Planificar proyectos de emprendimiento.
  • Recuerdas cumpleaños y otras fechas importantes como el pago de servicios.
  • Sirve para hacer listas y tener control de tus compras.

Pero si llevar una agenda no es lo tuyo, te invito a que leas un artículo que escribí sobre el método del Bullet Journal y cómo me ayudó a terminar mi tesis a tiempo.

Lo que NO debes hacer con tu agenda

Tener una agenda es beneficioso para ti si tienes metas a largo plazo como estudios universitarios, emprendimientos y otro tipo de proyectos personales. Toma en cuenta estos errores que todos cometemos al principio y los métodos que puedes usar para corregirlos.

errores que se cometen con el uso de una agenda
La agenda te ayuda a cumplir con tus compromisos, no necesariamente con tus hábitos. Foto de Cathryn Lavery para Unsplash

Anotar cada detalle

Tuve mi primera agenda cuando tenía unos 10 años (sí, soy de personalidad tipo A), y en mis inicios tendía a anotar cada detalle de mi rutina: desde hacer la cama hasta escribir cómo hacer cada tarea del colegio.

Claro, eso es un caso de estudio algo exagerado, pero resulta que es también lo que le pasa a muchas personas cuando compran una agenda y quieren reformar sus vidas con nuevos hábitos de un solo golpe.

Sin embargo, los hábitos y los compromisos no van de la mano, a menos no despiertan las mismas motivaciones en uno: los primeros son aspectos condicionales y los segundos son responsabilidades incondicionales.

La agenda te ayuda a cumplir con tus compromisos.

  • Solución: Anota eventos, días no laborales, cumpleaños, citas, reuniones y tareas con fechas de cumplimiento específico.

No saber darte un descanso

Esto pasa cuando las agendas dedican una sola página por día. Uno ve el espacio que sobra y cree que así sucede con el tiempo. Pero no es así. El error va de la mano con eso de que a veces no sabemos decir que no.

Al final del día, terminamos tachando más las cosas que no hicimos que las que sí. Es por ello que debes darte un descanso.

  • Solución: Dependiendo de cuánto dediques a tu trabajo y vida personal, plantéate un número limitado de compromisos y, si lo deseas, puedes establecer un equilibrio entra los que se pueden realizar en corto tiempo y los que te tomarán varias horas.

Dejarla tirada

Si compraste una agenda física y es tu primera agenda, es muy probable que uno de los errores que sueles cometer es dejarla tirada en no sé dónde. Te vas al trabajo sin ella o solo la usas en el trabajo.

Dejarla olvidada, también te hará olvidar lo que tienes que hacer. Cuando la tengas, trata de convertirla en una prioridad, tal y como lo es tu teléfono o las llaves de tu casa.

  • Solución: Consigue una agenda pequeña para que no represente un estorbo. Dependiendo de tus preferencias puede ser de bolsillo, compacta para tu bolso o como para llevarla tranquilamente en la mano. Ponla junto a tus llaves, celular y demás cosas sin las que nunca saldrías.

Desactivas notificaciones

Pero en caso decidas llevar una agenda digital, existen muchas aplicaciones que puedes descargar. Prueba la que mejor se ajuste a tu estilo y por favor no olvides activar  las notificaciones

Sí, uno de los errores que se comenten cuando te tiene una agenda es no revisarla. Sucede si es física o si es digital.

  • Solución: Por al menos 21 días coloca cerca de ti, por ejemplo, al lado de tu cama o en el escritorio hasta que se haga un hábito, pero debe estar abierta. Nunca cierres tu agenda, ten siempre la página de “hoy” visible.

Tener más de una agenda

Aunque quieras, no puedes tener una agenda en el trabajo y otra en la casa. Sí, el tiempo y los compromisos son otros, pero siguen siendo tareas dividas de un mismo día. Ni siquiera yo soy tan obsesiva.

Es confuso y complicado.

  • Solución: Solo ten una agenda.

Pro tip

Esto lo he hecho por varios años. Se trata de pegar post it notes o tacos para poder hacer listas o para cualquier otra función que quieran darle.

Me gusta anotar cosas en los post its porque no siempre sé cuando las puedo hacer, pero es bueno que las anote para que no las olvide. Mientras estén allí no dejaré nada por fuera. Así las ideas no se escaparán.

El rosado es de ideas para el blog, el azul es para asignaciones o investigaciones de la universidad, el naranja es para lista de comprar y quehaceres del hogar y el amarillo es para anotar información que alguien me pida.

Si se fijan, las dos tiritas rosa y naranja son separadores de páginas.

agenda3
Esto lo que agregará un peso significante a tu agenda o libreta, para mí es súper práctico. Foto de Kimberly Yánez para Nerd Universitaria.

Nerd Universitaria no sería lo que es si no es porque manejo un agenda para honrar los compromisos que tengo contigo. Mientras tanto, puedes seguir el blog en las redes sociales para darle el empujón que tanto necesita y compartir este artículo.

Quiero saber tu opinión sobre cómo manejar un agenda y si vale la pena. Deja tu comentario en la sección de abajo.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Sigue a Nerd Universitaria en las redes sociales:

 

 

Reglas de oro para para llevarte bien con tus compañeros de trabajo

Tener una buena relación con tus compañeros de trabajo mejorará tu experiencia laboral en todos los sentidos. Pero todavía hay mucho que aprender sobre las líneas que deben trazarse para que se mantenga la armonía. En este artículo te explico cuáles son.

Todos hemos pecado de inapropiados, especialmente cuando somos las más jóvenes del grupo o todavía somos muy nuevos en esto de trabajar en una oficina, por ejemplo.

Cada ambiente de trabajo es distinto, pero la gran mayoría, en poca o en gran medida, van a requerir de interacción constante con otros.

Sí, las personas somos difíciles. Tus compañeros de trabajo lo son. Tenemos gustos, pasados, circunstancias y formas de ver la vida diferentes.

Con el tiempo, te darás cuenta que todos tienen la razón de pensar cómo piensan. Así de simple. Y que cada quien elije la vida que quiere.

Aunque queramos, hay aspectos que no podemos cambiar en otros.

Y es que llevarnos bien con nuestros compañeros de trabajo, depende solo de nosotros mismos.

Reglas de oro que seguir en la oficina

Sigue estas reglas de oro y serás la persona que todos desean ver cada día y colaborar en increíbles proyectos. ¡Podrían, incluso, garantizarte un ascenso!

No seas chismoso

Es injusto juzgar a los demás sobre la base de una situación en la que ni siquiera estuviste presente. Foto de rawpixel para Unsplash

Probablemente esto que ya lo sabías, y sin embargo, las personas más discretas pueden ser tentadas por un chisme de cafetería. Claro, es inevitable escuchar lo que otros dicen delante de ti, pero lo que puedes hacer es comprometerte con estas tres reglas:

  • No opinar sobre la situación o la persona de la que hablan, aunque estés de acuerdo con lo que tus compañeros dicen. Cuando se den cuenta que no eres ese tipo de personas, evitarán bombardearte con tontearías porque les dará vergüenza tu madurez.
  • No te dejes influenciar por lo que los demás digan de otros, pues puede que sea mentira. Es injusto juzgar a los demás sobre la base de una situación en la que ni siquiera estuviste presente.
  • Cada quien tiene un pasado. Todos en algún nivel estamos marcados por una situación de nuestro pasado o somos sensibles a ciertos temas. Si aprendes a respetar eso, lo que digan de los demás o de ti, no te quitará el sueño.

Olvida eso de “es lo ideal”

Acepta a tus compañeros de trabajo tal y cómo son, pues de todos aprenderás muchas lecciones de vida. Foto de Brooke Cagle para Unsplash

Aunque la sociedad tiene sus reglas, creo que hablo por muchos cuando digo que estamos cansados de escuchar las endemoniadas frases: “es que no es lo ideal”, “idealmente es mejor de esta manera”, “eso sería lo ideal”.

Sí, es agotador pensar demasiado en las cosas cuando no salen cómo tú quisieras o cuando no se hacen de la manera que tú normalmente lo harías. Pero si te quieres llevar bien con tus compañeros del trabajo y recibir respeto de su parte, toma en cuenta estas consideraciones:

  • Acepta a tus compañeros de trabajo tal y cómo son, pues de todos aprenderás muchas lecciones de vida. Incluso si alguno te desagrada, esa persona puede ser un recordatorio de algo de ti que no quieres admitir o un ejemplo de lo que no quieres ser.
  • Recuerda que cada quien tiene una manera particular de hacer las cosas. Con el tiempo, pasarás de tolerar las situaciones a simplemente aceptarlas sin que se active un tic nervioso en tu ojo.

Utiliza los caminos regulares

Two men working back-to-back outside with a brick wall background
Las situaciones incómodas pueden aparecer de la nada y arruinar el ambiente de tu oficina. Foto de rawpixel para Unsplash

Incluso si eres la persona más amable del mundo y tienes una excelente ética laboral, las situaciones incómodas pueden aparecer de la nada y arruinar el ambiente de tu oficina y con el tiempo, dichas circunstancias te afectaran personalmente. Por ello, debes utilizar los caminos regulares para solucionar el problema.

  • Si tu problema está asociado con algún tipo de acoso o tipo violencia, puedes hablar en privado con esa persona y decirle cómo te sientes, pero tiene que ser inmediato, no dejes que los días pasen. Si quieres envíale un correo explicando eso que te hizo incomodar y que no vas a aceptar que vuelva a ocurrir.
  • En caso de que la situación se repita y la persona involucrada es simplemente inflexible, lo menos que debes hacer es ventilar esos problemas con todos tus compañeros de trabajo. Lo correcto es ir directamente con su supervisor directo y mediar con el departamento de recursos humanos.

Evita vicios

Uno de los vicios que generan más inconvenientes en el ambiente laborar es delegar tareas que son de tu única competencia. Foto de Csaba Balazs para Unsplash

Para las personas no hablen de ti o tu jefe cambie la impresión que tiene de ti, debes ser fiel a tu ética laboral. Por lo tanto, no te contagies de los vicios de otros o evita pensar que puedes salirte con la tuya haciendo estrictamente lo necesario o saltando ciertas tareas o protocolos. Considera lo siguiente:

  • Definitivamente no vale la pena ganarse una mala reputación en el trabajo, incluso si sabes que es algo temporal.
  • Siempre sigue los protocolos aunque tengas la seguridad de que las cosas siempre salen bien. De habituarte a no guiarte por las reglas, perderás ese intachable instinto para detectar casos y situaciones irregulares que se escapen precisamente bajo tu supervisión.
  • Uno de los vicios que generan más inconvenientes en el ambiente laborar es delegar tareas que son de tu única competencia. Tampoco permitas que alguien abuse de tu confianza.

Está bien contar detalles personales de tu vida

No permitas que ciertos detalles de tu vida te dejen en ridículo, en cambio disfrútalos y compártelos. Foto de Priscilla Du Preez para Unsplash

En la mayoría de los ambientes de trabajo encontrarás grandes amigos y en cierta forma crearás una familia laboral. Puedes contar detalles personales de tu vida para ganar su comprensión y aceptación. Pero todo tiene su límite:

  • Evita hablar de problemas que ocurrieron en tu pasado lejano y que ya se solucionaron. Eras una persona diferente entonces. Puedes conversar sobre el ahora y lo que pasa a diario.
  • No ventiles inconvenientes de pareja o de tu vida sexual.
  • Pide consejos. Aprovecha que estás trabajando con gente competente y que tienen experiencias que podrían servirte de lección.
  • Aprende a reírte de ti antes de que parezcas una burla. No permitas que ciertos detalles de tu vida te dejen en ridículo, en cambio disfrútalos y compártelos, como el día en el que tropezaste y el café cayó en tu camisa o la vez en la que ibas caminando al trabajo y un ave hizo del dos en tu cabeza.

Pide permiso para tomar cosas prestadas

Two people in elegant shirts brainstorming over a sheet of paper near two laptops
La gente tiende a ser celosa cuando se trata de cosas y herramientas de trabajo. Foto de Helloquence para Unsplash

Esta regla no es de oro, sino de diamante. No importa qué tan bien te lleves con tus compañeros, la gente tiende a ser celosa cuando se trata de cosas y herramientas de trabajo. De repente por eso de que nadie cuida lo de uno como uno mismo. Llevarte bien con tus compañeros de trabajo depende mucho de esto:

  • Explica las razones por las que necesitas tomar eso prestado y permíteles decidir si quieren o no hacerlo. No esperes siempre un sí de respuesta y tampoco debes enfadarte.
  • Negocia con ellos, al fin y al cabo, quizás tú tienes algo que ellos necesitan.
  • Pero mientras tanto, invierte en lo que necesitas y compra lo indispensable. Aprende a no crear coodependencias permanentes con nadie.

Nunca te olvides de saludar y despedirte

A woman sitting at a laptop with an “Ideas” slide on its screen in a conference room
Sé un ejemplo para los demás. Foto de rawpixel para Unsplash

Sin importar tu estado de ánimo, siempre procura despedirte y saludar a todos, especialmente a tu supervisor directo. Si en tu oficina no acostumbran hacerlo, no por debes olvidar la cortesía por nada del mundo. ¡Sé un ejemplo para los demás!

Reconoce cuando puedes alejarte

En tus manos está crear un ambiente laboral lleno de consideración, diversión y ética. Foto de Annie Spratt para Unsplash

Por último, pero no menos importante: trata de aprender cuándo no está bien hablar o interactuar con tus compañeros de trabajo. Están trabajando: estar estresado es normal. Reconoce cuando debes alejarte: horas y días en los que todos necesitan concentrarse.

La relación con tus compañeros de trabajo se fortalece cuando respetan esos momentos de extrema dedicación para con sus tareas y los espacios de descanso y esparcimiento. En tus manos está crear un ambiente laboral lleno de consideración, diversión y ética. Sé un buen ejemplo aunque parezca que tienes todo en tu contra y respeta las reglas no escritas si han funcionado para mantenerlos a todos alejados del drama.

En Nerd Universitaria encontrarás un lugar para incrementar tu productividad y mejorar tu desenvolvimiento en el trabajo. Todos somos jóvenes y estamos experimentando esto de la adultez y  de asumir responsabilidades. Y recuerda, todo lo que nos pasa es asunto nuestro y todas las decisiones que tomamos dependen solo de nosotros mismos.

Si he olvidado una regla de oro, no dudes en dejar un comentario en la sección de abajo. También me gustaría conocer tus experiencias laborales y si tienes alguna anécdota graciosa que desinhibió la relación que tienes con tus compañeros de trabajo. 

Cómo redactar un correo electrónico

Las redes sociales llegaron para quedarse y ni hablar de las aplicaciones de mensajería, pero es innegable el poder del correo electrónico que tiene en el ámbito profesional

Redactar un correo electrónico, formal o informal, requiere de ciertos principios protocolares. Es el género literario de la modernidad, pues como las cartas que en su momento se mandaban los enamorados, escribir un email, son directos, personales y a la vez muy profesionales.

Dice mucho de ti el cómo redactas un correo, incluso si trata de un detallado chisme a una amiga. 

¿Por qué necesitas escribir más correos?


  • Te permite tener un registro de conversaciones importantes con tu jefe o clientes.

  • Puedes organizar mejor tus ideas.
  • Ayuda a mejorar tus habilidades de redacción.

5 profesionales consejos para redactar correos electrónicos

Claves para verte más profesional y maduro a través de técnicas sencillas de redacción y estructura.

apple, coffee, cup
© Stokpic para Pexels

1. Asuntos

La redacción del asunto es crucial, pues en este está marcada una delgada línea entre la autenticidad, la seriedad y el spam. En tanto que para escribir el asunto se debe ser puntual ya sea afirmando una acción, explicando el motivo de la consulta o haciendo una solicitud. He aquí unos ejemplos:

  • Sobre las solicitudes pendientes
  • Pago realizado por concepto de…
  • Para la confirmación de los datos
  • Dudas sobre el proceso de admisión
  • Necesito su ayuda para…
  • Mis agradecimientos
  • ¡Felicitaciones por tu ascenso!

2. Saludos e introducciones

La primera línea de un correo electrónico es precisa.

  • Estimada directora,
  • Querida Steph,
  • Saludos a todo su equipo
  • Un saludo para todos

Esta es la antesala a la conversación y sirve para marcar el nivel de formalismo del mensaje. Es por supuesto una señal de respeto y crea un diálogo más armonioso. Después de estos saludos, no debe agregarse más nada en la línea.

Lee también

3. Párrafos

Un correo electrónico debe ser preciso, incluso cuando necesitas desahogarte con una amiga. Esto porque su dinamismo es que se prolongue en el tiempo sin que se pierda un registro.

De tratarse de un correo formal, en el primer párrafo siempre es oportuno presentarse, decir su cargo, profesión u oficio y luego explicar la razón por la que escriben. Pero si por el contrario es una carta electrónica dirigida a un amigo, lo ideal es preguntar sobre cómo está su vida en estos momentos y luego describir los motivos del correo.

Asimismo, en el segundo párrafo se estila desglosar a detalle las inquietudes, dudas, emociones y reclamos relacionados con el asunto del mensaje. Mientras que un tercer bloque puede dedicarse a expectativas, conclusiones, cierre de ideas o agradecimientos.

4. Despedidas

Las despedidas sirven para dar fin al mensaje y comenzar así el proceso de retroalimentación. En una sola línea, se tiene la oportunidad de invitar al receptor a participar en la conversación. Esta debe ser escrita con respeto:

  • Sin más nada que agregar, espero de antemano su respuesta.
  • Estaré al tanto de su respuesta.
  • Quisiera saber su opinión al respecto en los próximos días.
  • De antemano agradezco cualquier consejo que pueda darme.
  • Sobre estas inquietudes, agradezco su pronta respuesta.

5. Firmas

Las firmas son como un beso de despedida o un apretón de manos al final de una fructífera reunión. Estas tienen dos líneas, en la primera se marca un hasta pronto, y la segunda se estila volver a mencionar tu nombre, pero solo el primero.

  • Mis mejores deseos,

Kimberly

  • Muchas bendiciones,

Kim

  • Siempre agradecido,

Diego

  • Un fuerte abrazo,

Luis

  • Atentamente,

Vanessa

¿Cuándo fue la última vez que enviaron un correo electrónico? ¿Han obtenido mejores resultados en sus negociaciones por otras vías? ¿Desde cuando no se intercambian prolongadas cartas de desahogo con sus amigos desde esta plataforma?

5 maneras inusuales de incrementar tu productividad en la oficina

Eduardo Yi  Por Eduardo Yi

Desde hace más de dos años, el manejo efectivo de mi tiempo y atención se han vuelto críticos en mi vida. Durante varios meses trabajé para dos compañías simultáneamente. En este momento tengo un trabajo a tiempo completo y un par de proyectos personales.

No menciono nada de esto con el objetivo de ufanarme, sino para reafirmar la importancia que tiene la eficiencia en mi vida profesional.

En mi búsqueda de mayor productividad, siempre me frustró conseguirme con los mismos consejos abstractos: utiliza metas claras, fija plazos ambiciosos, evita distracciones. No me malinterpreten, todos estos consejos son útiles, pero yo estaba en la búsqueda de métodos concretos que pudiese aplicar inmediatamente para aumentar mi output.

Luego de escuchar horas de podcasts y leer cientos de blogs en el tema, te mostraré 5 maneras prácticas que puedes implementar inmediatamente para incrementar significativamente tu productividad. Si eres un fanático de la eficiencia como yo, este artículo es para ti.

1. Aumenta al máximo la velocidad de tu cursor

brickwall, browsing, business

Suena extraño, pero realmente funciona.

Este método surge de la identificación de los procesos más lentos o “cuellos de botella”. Si trabajas con una computadora, el proceso más elemental que realizas es mover tu ratón o cursor de un lado a otro de la pantalla.

Imagina qué pasaría si el proceso de mover tu cursor para abrir una ventana o arrastrar un documento tomara varios minutos; inmediatamente cualquier proyecto que quisieras realizar en tu computadora sería considerablemente más lento. Ahora aplica el razonamiento opuesto: al aumentar la velocidad de tu cursor, inmediatamente cualquier actividad que realices ocurrirá más rápidamente.

Podrá parecer que esto sólo generará beneficios marginales, pero piensa cuántas veces mueves tu cursor en cualquier sesión y te darás cuenta rápidamente que estos pequeños ahorros dejarán de parecer despreciables.

2. Instala News feed eradicator

Women typing on the notebook

Este consejo puede resultar casi sacrílego para muchos.

¿Te has puesto a pensar cuánto tiempo pasas en Facebook cada día cuando en realidad deberías estar trabajando? No es culpa tuya. Facebook está diseñado como una aplicación que sus usuarios utilizarán como un hábito. Muchas veces me encontré abriendo una nueva pestaña de mi navegador y escribiendo facebook.com sin saber realmente por qué lo estaba haciendo.

Cuando tu subconsciente no ayuda, es más difícil lograr deshacerse de hábitos poco productivos. Es en estos casos en los cuales resulta útil la utilización de limitaciones artificiales para los hábitos indeseados.

News feed eradicator es una extensión de Google Chrome que oculta el news feed de Facebook cuando es abierto desde este navegador y lo sustituye con una cita de un autor o figura histórica.

Esta simple aplicación evitará que los estados o fotos de tus contactos en Facebook distraigan tu atención.

No te preocupes, podrás acceder a Facebook normalmente desde cualquier otro navegador o utilizando una ventana incógnito de Google Chrome; lo cual agregará suficiente fricción para que puedas pensar si realmente necesitas ver Facebook en ese momento.

2. Búsquedas avanzadas de Google

Macbook Air on Grey Wooden Table

Google es tal vez la herramienta web más importante del mundo. La expansión acelerada de internet y el crecimiento exponencial de la cantidad de contenido disponible en internet han convertido el concepto de “búsqueda web” en la manera más esencial de conseguir y accesar información.

Es difícil imaginarlo, pero antes de la aparición de los motores de búsqueda, los usuarios de internet debían tener conocimiento previo de la página que querían visitar y escribir la dirección exacta en el navegador; en el mejor de los casos, podían conseguir un listado de páginas agrupadas en categorías y luego explorar el contenido de cada una de ellas.

Lee también

Hoy en día, Google realiza el trabajo de examinar el contenido de las páginas de internet públicas y mostrarte el contenido más relevante de acuerdo a la búsqueda que estés realizando. Esto es definitivamente una mejora significativa al modelo pre-búsqueda web, sin embargo, la gran mayoría de las personas utiliza sólo las funciones más básicas de la búsqueda utilizando Google.

Estas son algunas maneras en las cuales puedes realizar búsquedas más eficientes utilizando “operadores de búsqueda”:

  • Utiliza “site:”. Este operador limita los resultados de la búsqueda al contenido de un sitio web específico. Por ejemplo, si yo quisiera conseguir los artículos en Nerd Universitaria relacionados con productividad, podría utilizar la búsqueda “site:nerduniversitaria.com productividad”.
  • Utiliza “filetype:”. Este operador te permite realizar búsquedas de archivos de cierto tipo, lo cual es particularmente útil para conseguir publicaciones y documentos. Por ejemplo, podría realizar la búsqueda “incremento de productividad filetype:pdf” para encontrar estudios publicados en este tema.
  • Utiliza “intitle:”. Si deseas obtener resultados más específicos, puedes especificar palabras claves que deben existir en el título de los resultados de tu búsqueda. Por ejemplo, si deseo encontrar artículos con consejos prácticos de productividad podría realizar la búsqueda “productividad intitle:hacks”.

4. Atajos de teclado en Gmail

apple, blouse, coder

Para bien o para mal, gran parte del trabajo digital ocurre en tu bandeja de correo electrónico.

Si utilizas Gmail en tu trabajo, te recomiendo que habilites los atajos de teclado en las configuraciones de tu buzón y te tomes 15 minutos para aprender cómo funcionan.

La razón por la cual esto es útil está relacionado con el punto número 1 de este artículo. Mover el cursor de un lado a otro toma tiempo, más aún si lo evalúas con relación a la velocidad con la cual eres capaz de utilizar tu teclado. Utilizar estos atajos elimina la necesidad de separar tus manos del teclado para tomar el ratón o utilizar el trackpad.

Estos son los atajos que yo considero más útiles:

  • Utiliza “c” para escribir un nuevo correo, y si eres de esos que les gusta escribir en una ventana nueva, puedes utilizar “d”.
  • “/” resulta útil para realizar búsquedas en tu buzón sin la necesidad de colocar tu cursor manualmente sobre el campo de búsqueda.
  • “r” puede ser utilizado para redactar una respuesta y “a” sirve para responder a todos las personas incluidas en el correo.
  • “n” y “p” sirven para navegar los correos en tu buzón. Puedes utilizar “n” para ir al mensaje siguiente y “p” para ver el mensaje anterior.

5. Utiliza un almacenador de recortes

app, coffee, computer

Uno de mis mayores problemas al redactar contenido web e incluir referencias y citas es el manejo de una gran cantidad de fuentes simultáneamente.

Resulta bastante limitante que cuando deseas copiar texto, solo tengas acceso inmediato al último trozo de información que copiaste. Existen aplicaciones que resuelven este problema almacenando temporalmente los últimos textos que has copiado, de manera que puedas volver a accederlos y pegarlos con un atajo de teclado.

Las aplicaciones que recomiendo para esto son bastante similares y su única diferencia está en el tipo de sistema operativo que utilices:

  • Si utilizas una PC con sistema operativo Windows, te recomiendo Ditto.
  • Si prefieres las computadoras Apple, recomiendo que utilices Jumpcut.

Tu turno

Este artículo te proporciona maneras simples para aumentar tu productividad que puedes aplicar a partir de hoy. Admitiré que cuesta un poco acostumbrarse a algunos de los métodos mencionados, pero te puedo hablar desde la experiencia que serás más eficiente si empiezas a aplicarlos con regularidad en tus labores diarias.


Eduardo Yi es un ingeniero convertido en profesional de mercadeo digital, su experiencia incluye trabajo en startups en Boston, San Francisco y Nueva York. Actualmente, Eduardo trabaja en una compañía de ed-tech y tiene un proyecto profesional llamado productop10.

Señales de que estás en el trabajo equivocado

Al momento de elegir trabajo la generación de los millennials es más selecta. La comodidad y la posibilidad de progreso son características que los jóvenes buscan cuando aplican a un empleo o deciden cambiarlo. ¿Pero cuándo saber que ya tuviste suficiente? 

De cuerdo a los últimos estudios, la generación del milenio busca el placer y satisfacer sus necesidades personales, no básicas.

Y es que sí estás leyendo este artículo, lo más probable es que formes parte de este grupo de personas quienes nacidas entre 1980 y 1995, necesitan mayor flexibilidad, apreciación, trabajo en equipo y oportunidades de alcance global.

 ¿Quiénes son los Millennials?

Los millennials son la generación de los nacidos durante la era del Internet. Pertenecen a ese grupo híbrido que nació en el siglo XX pero que cumplió la mayoría de edad en el siglo XXI. Son la mayor fuerza trabajadora en la actualidad.

amigos-estudiantes-universudad
© Pexels

Cuando se trata de desarrollo profesional, los jóvenes de ahora están mejor preparados. Sin embargo, es fácil entender que en la búsqueda del equilibrio se encuentren limitados por un ambiente laboral que no se cumpla con dichas necesidades.

Las innegables señales de que estás en el trabajo equivocado

La razones por las que estás trabajando para lograr el sueño de otros en lugar del tuyo y las advertencias de las que necesitas saber para no perder a tu empleado.

Monotonía aburrida

Man in White Shirt Using Macbook Pro

La monotonía aburrida existe cuando se pierde el sentido o la razón por mantenerse en la rutina, porque puede que todos los días hagas lo mismo y a veces sea mecánico, pero ¿qué tal son las personas con las que tratas diariamente? ¿Son agradables? ¿Interesantes? ¿Aprecias lo que significa para quienes te rodean o para la sociedad la importancia de tu trabajo? En otras palabras, ¿vale la pena lo que haces?

  • Los millennials necesitan encontrarle sentido a lo que hacen, para ellos el tiempo y las experiencias deben ser valiosos procesos de aprendizaje.

La respuesta a estas preguntas determinará si esa monotonía a la que estás más que acostumbrado te genera satisfacción o no, porque de lo contrario se volverá realmente aburrida.

En tanto, el trabajo de los empleadores es el de diseñar un proceso de creación de productos y/o servicios en el que el empleado entienda que el propósito es generar bienestar. 

La empresa no busca innovación

adult, blur, boss

Es realmente difícil comunicarse cuando hay brechas generacionales, y lo es aún más cuando tu jefe se niega adaptarse a las nuevas exigencias del mercado.

Y es que cuando se trata de construir un buen currículo y adquirir experiencias, un trabajo en empresas anticuadas deja mucho que desear a tu futuro empleador porque subestimará tus habilidades.

  • Los millennials necesitan espacios donde la tecnología sea igual o mejor a la de la competencia, además de ambientes en los que puedan explotar todo su potencial.

Las empresas que no se adaptan a la gestión digital y no buscan la optimización de los procesos de atención al cliente y otros servicios, pierden a sus empleados más jóvenes y hasta más talentosos.

Hay más días malos que buenos

Todas las empresas tienen momentos difíciles en la oficina. Los problemas de comunicación y otro tipo de malentendidos son ocasionales y fáciles de resolver cuando el nivel de profesionalismo se antepone a las emociones.

Pero si lo que sucede es que los problemas persisten y se convierte en un ciclo vicioso, lo más probable es que inconscientemente ya estés detestando ir a trabajar.

  • La nueva generación de trabajadores no quiere ser tratada con inferioridad. Entiende que merece ser respetada y no tolerará malos tratos por mucho tiempo.

Los trabajos son menos duros o tediosos no solo cuando haces lo que amas, sino que también cuando estás rodeado de gente armoniosa o hilarantemente simpática. El caos siempre es parte de la experiencia laboral pero normalmente es ocasionado por agentes externos y no internos contra los cuales tu equipo y tú deben combatir, no dividirse.

Recursos humanos insensibles 

3 Women in Suit Sitting

Una empresa que considera poco la estabilidad emocional de sus empleados, tienen un departamento de recursos humanos muy insensible.  

  • La nueva generación del milenio valora un horario flexible y la empatía, pues la productividad no está relacionada con el número de horas o días que se dediquen, sino con la calidad del resultado obtenido.

Sí, las emociones juegan un papel muy importante dentro de una empresa. Es cosa del pasado creer que tienes que dejar la vida personal fuera del trabajo cuando tu estado emocional compromete tu productividad. Y es que un estudio de la Universidad de Bentley encontró que 77% de los millennials considera que los esquemas de trabajo flexibles los ayuda a ser más productivos.

Si sientes que durante una situación complicada que involucra tu vida personal o tu salud no recibes el apoyo o la empatía de tus empleadores, lo más seguro es que no es un trabajo que te dará la estabilidad que necesitas.

Sin reconocimiento 

Woman in Black Suit Jacket Facing Man in Blue Denim Dress Shirt Same Standing

Aunque no es el pan de cada día, todos los buenso empleados en algún punto están dispuestos a hacer sacrificios por su empresa y a trabajar un poco más duro con el fin de ofrecer la mejor calidad. Ese tipo de esfuerzos deben ser reconocidos.

  • La generación del milenio tiene el autoestima más alto que las que la preceden porque se valora el poder del individuo.

Este tipo de atenciones no necesitan hacerse de forma diaria como si se tratara de una obligación. Si tu jefe carece de amabilidad o es poco humilde, es comprensible e innegable que no disfrutas tu trabajo.

El concepto de trabajo en el que se trata con simples empleados y no con personas, o aquel que se basa más en las horas por día y muy poco en la flexibilidad, es anticuado.

Si estás en una empresa con estas ideas y que sus líderes no tienen disposición a adaptarse a las exigencias de la era digital y a las de una fuerza trabajadora más consciente y equilibrada, es una clara señal de que es el trabajo equivocado.