8 cosas que aprendes a la mitad de tu carrera universitaria

¡Gracias semestre que te acabaste!

Muchas cosas he de cambiar pero jamás olvidaré las lecciones que aprendí. Eventos, rincones y evaluaciones. Espero que mis compañeros no se enojen, o mis profesores...

El Periodismo salva

Con lo está pasando en el país, uno de los gremios más afectados por la crisis y el régimen es el de comunicadores sociales.

Durante las protestas me deprimí mucho, no quería ir más a clases, pretendía dejar la universidad, pero entendí que si existe tanta persecución hacía nosotros se debe que podemos salvar a los venezolanos de su yugo. En Venezuela, estudiar Periodismo es una de las mejores maneras de protestar contra las dictaduras.

La muerte de Geraldin Moreno en manos de efectivos de las Guardia Nacional Bolivariana durante las protestas enfrió todos los ánimos. Cada una de las personas que hacemos vida en la UAM hemos respetado lo memoria de nuestra compañera.

Durante el semestre los edificios se llenaron de pancartas, mensajes y demás formas de protestas, porque su caso no se ha resuelto con la claridad y transparencia que amerita. Los procedimientos del Tribunal Supremo de Justicia no nos tranquilizan, pues nadie confía en los fiscales.

De esta experiencia aprendí a valorar más la vida, a trabajar en lo que quiero siempre y con constancia porque cuando se vive rodeado de inseguridad cada segundo es una oportunidad.

Leer más ensayos

Les había contado hace unos posts atrás que luego de leer “La civilización del espectáculo” de Mario Vargas Llosa, desarrollé amor hacia los ensayos. Como siempre estoy escribiendo, los ensayos son increíbles herramientas de aprendizaje que me ayudan a ampliar mi visión del mundo y a ordenar las ideas.

Además de que intelectualmente tienen un poder extraordinario para crear mentes persuasivas, la base de toda nación demócrata.

Los profesores estrictos no siempre son los mejores

Tuve profesores muy estrictos este año, pero particularmente me llevé la desagradable sorpresa de estar en clases donde no se me explicaba lo que luego sería exigido en las evaluaciones.

Los profesores más detestables para mí ya no son los piratas, sino aquellos que no explican nada pero ganan fama de exigentes, es como si disfrutaran reprobar.

Ser fiel a los planes de evaluación

Algunos de los profesores cambiaron los planes de evaluación. Deciden a última hora y sin consultar hacer o no lo prometido, por lo que aprendí que debo anotar todo lo que se evaluará y exigir desde el inicio de semestre que me digan los criterios a evaluar para poder prepararme con una orientación clara, y para que al momento de evaluar no se tomen criterios subjetivos.

Equilibrar mi tiempo

Lo bueno de estar tan ocupada, es que pude manejar mejor mi tiempo. Leí más, salí bien en clases, fui constante con mi blog y mi trabajo, así que en lugar de decir que no a todo por querer resguardar mi tiempo, he aprendido a decir que sí porque necesito tomar más riesgos y experimentar.

Un rincón en la biblioteca

Normalmente las reuniones de estudio son en mi casa, pero ya que en este semestre tenía tiempo entre clases, mis compañeros y yo optábamos por utilizar la biblioteca para repasar, planificar y finalizar proyectos y evaluaciones.

En lugar de hacerlo en la tarde e interrumpir otras actividades y diligencias, las mañanas son perfectas porque nuestra mente está fresca y trabaja más rápido.

Apuntes

Me encanta preparar guías de estudio aparte de las clases. Hago documentos PDF con colores, temáticas, datos curiosos, cifras y categorías para poder entender mejor. Lleva algo de tiempo hacerlo pero al final vale la pena.

No obstante, sin recibir nada a cambio, le facilité muchas cosas a mis compañeros.

Hasta cierto punto está bien, pero muchas veces sentí que les hacía la tarea o que me terminaba esforzando más, así que en lugar de darles mis guías y apuntes, los alentaré a que hagan los suyos para que sea un intercambio justo. Por lo que si estudian conmigo, ya saben que tienen que tomar notas por su cuenta a partir de ahora.

Aprovechar los eventos de la universidad

La UAM reformó el Dirección de Cultura, la cual se encarga de realizar eventos y de dictar talleres y cursos de idiomas, de música, literatura y otras como Psicología de Mascotas. Espero inscribirme en una de ellas el semestre que viene, Francés sería buena idea, o Fotografía.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Identificando la peor clase de profesores universitarios

Ir a la universidad es una experiencia única y mucho se espera de las clases, pero existen profesores universitarios que simplemente no se portan a la altura de las exigencias. En este artículo te cuento cómo me fue con los de la peor clase

Este semestre he aprendido mucho de mucho. Nuevas materias, las protestas, los índices de inflación, escasez, inseguridad y demás factores cambiaron mis hábitos y me hicieron más reflexiva.

Hoy quiero escribirles sobre mis opiniones acerca de las decisiones frustrantes que a veces toman los profesores universitarios, porque en mi reflexión llegué a la conclusión que de tantas cosas que  mi país que debe cambiar, la más importante es el sistema educativo.

Las últimas semanas he estado en constante pelea interna con mis superiores. Ellos por supuesto no lo saben, pero es algo que de verdad me frustra.

Antes de comenzar es importante que sepan que soy buena estudiante, por lo que mis críticas no vienen de parte de alguien perezoso o desmotivado, sino que son experiencias desagradables que hacen que uno se pregunte si vale la pena esforzarse.

Estos son los peores profesores universitarios con los que te puedes topar

Los profesores universitarios merecen ser reconocidos por su entrega. Se llevan el trabajo a la casa y tienen la tarea de preparar a los futuros profesionales del país. Es una labor que debe tomarse en serio, pero hay quienes no cumplen con los requisitos o tienen una idea equivocada de lo que se tiene que hacer. 

peores profesores universitarios
Todos nos hemos topado con un profesor pirata en la universidad. Foto de Pixabay editado por Nerd Universitaria

Pirata

profesores piratas
Imagen de Michael Bolton para Giphy

No todos los profesores universitarios imparten la misma materia para cada una de las secciones, por lo que existen cátedras que se comparten.

El personal docente está en todo su derecho de impartir su materia de la manera que le plazca aun cuando la misma asignatura sea dada por varios. Sin embargo, eso no quiere decir que el nivel de exigencia deba ser menor a otros.

La universidad debe ponerse de acuerdo para que las correcciones y las evaluaciones procuren el desarrollo completo del conocimiento y que no se subestime el potencial de los estudiantes.

Muchos profesores universitarios no le exigen a sus alumnos y estos salen bien, otros exigen mucho y aunque es más difícil los estudiantes salen mejor preparados. La desventaja está cuando los últimos, que mejor preparados tienen notas más bajas que los que la tuvieron fácil.

Detesto a los profesores universitarios con fama de “fáciles”, así como a sus estudiantes, pues presumen la cantidad por encima de la calidad.

¡Pobrecitos, todos tienen A!

profesores universitarios
Imagen obtenida de Giphy

Me pasó mucho este semestre, y me sacó unas cuantas lágrimas. Me asignan algo, lo hago, lo entrego, los demás no lo hacen como el profesor dijo sino a su manera, y a veces no el mismo día a pesar de que él fue tajante con la fecha.

Pero, como el promedio hizo el disparate, por la alguna razón ese disparate se toma en cuenta y todos tienen la misma calificación.

Me han dicho que mi trabajo es excelente, me evalúan, salgo bien. Pero el trabajo promedio sale igual que yo porque es el promedio.

¿Cómo aprende el promedio a salir de su zona de comodidad?

¿Cómo creamos entonces gente con disciplina, si siempre dejamos que se salgan con la suya?

¿Será que dejo de esforzarme?

A falta de papel, usa tu plan de evaluación

Imagen obtenida de Giphy

Ustedes saben cómo soy yo con mi tiempo; no obstante, incluso para las personas desorganizadas su tiempo es valioso.

Es desagradable prepararse para una evaluación que por decisiones del profesor no se hizo, pero lo es más aún si ocurre constantemente.

He tenido profesores que a veces “no están en el humor” de dar clases y de mucho menos evaluar. Unos se alegran con la idea, pero cuando llegamos a un nivel (tercer año de carrera) que nos hace más responsables y capaces, la mayoría de nosotros nos molestamos.

Perder tiempo de esta manera implica dos cosas: dejar de ver contenido, lo que no sé si es legal o justo para los que queremos aprender, y terminar el semestre más apretados con evaluaciones continuas.

Al final del semestre el plan de evaluación del principio es otro: uno improvisado e incompleto.

No lo expliqué pero ¿entendieron? 

profesores universitarios
Imagen obtenida de Giphy

A esto yo lo llamo las clases fantasmas. Odio que me asignen una evaluación sin haberme dado la clase a pesar de ser autodidacta y poder resolver por mis propios medios.

Pero, existen materias que requieren explicaciones exhaustivas y que están por encima de lo que pueda conseguir en otra parte.

Esto porque no puedo adivinar el criterio que tiene el profesor para evaluar y mucho menos el eje temático delitimado.

Conozco profesores universitarios que no dan clases y evalúan como el diablo viste a la moda, como otros que dan la clase y no explican cómo evaluarán, a estos también los llamo los del efecto sorpresa.

Así no era el ensayo, pero descuida, me encantó que lo tallaras en mármol

profesores-universitarios
Imagen obtenida de Giphy

Cuida que no le pase nada a tu familia y de enfermarte. Sé que hay que llevar justificativo médico, pero si ve que me estoy muriendo en el pupitre y tocó mi frente y estoy hirviendo en fiebre ¿será que me hace la evaluación otro día? ¿Puedo retirarme? .. “no”, “si te retiras pierdes la evaluación”, “no puedo hacerlo sin justificativo”. ¿Y si se lo traigo otro día? “No me consta”.

Lo último no me ha pasado precisamente a mí, pero ha pasado.

Lo que sí me ha sucedido es que me han asignado evaluaciones en las que se gasta mucho dinero para que después se apile en tu cuarto.

Estos profesores universitarios ostentosos evalúan más cuánto dinero gastaste que el contenido y si de verdad cumpliste con la asignación, ese es su concepto de “esfuerzo”.

El mundo está lleno de desconsiderados.

Los quiero solo para mí

profesores universitarios
Imagen de The Goldbergs para Giphy

Me gusta que me expliquen con mucha antelación cómo serán evaluadas las asignaciones para poderme planificar en paralelo a otras materias .

Tuve profesores excelentes este semestre, pero lo que no soportaba era el hecho de que me dijeran todo una semana antes, porque estos profesores universitarios son tan exigentes (lo cual amo) que hacen que descuidemos otras materias o colapsemos.

Soy de las alumnas que no deja las cosas para última hora y quiero dedicarle el tiempo a todos por igual, así que por favor, ¡No nos acaparen!

Saquen pega y tijera 

profesores universitarios
Imagen obtenida de Giphy

Se parecen a los ostentosos, pero la diferencia es que estos tienen complejo de maestros de primaria. Que si disfrázate, que si haz un abra, que si planea un coreografía, que si los distintivos, que si los esquineros de foami, que si los pasapalitos.

¿Será posible que a estas alturas del partido se pueda tener un debate decente e intelectual? ¿Por qué enseñarnos que lo superficial (la farándula) es más importante que entender el contenido?

Les doy ideas: Revistas, videos, bitácoras, trípticos (en lugar de pasapalos), blogs, infografías, reportajes o trabajos de investigación.

Sé que varios de mis profesores leen mi blog, sería genial que lo vieran todos. Creo que es importante que los estudiantes compartamos esto en nuestra redes sociales. También pueden dejar su opinión en la sección de comentarios.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Prepara una carpeta de papeles para la universidad

Pensarán que soy insistente, pero creo que debemos estar preparados para todo. Ya les he hablado de mi estuche de cuidado personal y de mi cartuchera, y de cómo me salvan el día y lo hacen menos tedioso.

¿No les ha pasado en la universidad o en la escuela que necesitan hojas de examen o cualquier papel para anotar? No sé ni para qué lo pregunto porque es obvio que sí. Lo que sucede es que no siempre lo tenemos a la mano.

Pero lo que les propongo hoy es hacer su propia carpeta de papeles.

LC

Las pueden decorar como quieran; yo he recortado unas revistas y comprado papeles de regalo con estampados que me gustan.

Pueden optar por una sencilla para colocarla en su binder o folio como esta de mariposas que es preciosa. El modelo de verde y azul es lindo, pero también tengo una versión en rojos y vinos que también marca la pauta.

LC6

No obstante, como yo uso libretas y porque creo que el cartón se puede dañar en mi bolso (como pasó con mi pobre carpeta de mariposas rojas), he optado ahora por una de plástico grueso que compré en Farmatodo.

Lo que hice fue recortar un precioso collage del patrimonios humanos venezolanos que salió en la edición de la Revista Estampas en el especial del día del padre donde figura Luis Chataing. Luis fue el editor invitado en esta ocasión y me encantó el trabajo que hizo. Lo pegué en medio de la carpeta, pero seguramente le agregaré más detalles y motivos.

LC5

Es importante que la carpeta que elijan tenga estos bolsillos para sostener sus papales.

He tomado hojas de examen, unas blancas, fichas y clips. También creí necesario incorporar unas hojas de colores para listas o notas y una carpeta en caso de que deba entregar un trabajo escrito.

LC1

LC2

¡La verdad es que se ve muy ordenado y lindo luego de que se pone todo junto! Por otro lado creo que también podemos colocar hojas de trabajos previos para reciclar su cara en blanco.

LC3

 Y listo. Llevo conmigo siempre esta carpeta para evitarme malos ratos y entregar evaluaciones limpias.

LC4

Si ya tienen una carpeta como esta o piensan hacer una, por favor no duden compartir conmigo sus fotos en las redes sociales.

ficha-kim

Lista de indispensables de cartuchera

Aunque no me moleste, (a veces), me parece curioso que la mayoría de los estudiantes no utilicen cartuchera. Lo digo porque no entiendo cómo se ponen en situaciones desventajosas.

Una vez dejé mi cartuchera y detesté no tener con qué escribir, resaltar y corregir.

Creo que soy más productiva cuando tengo mis cosas a la mano, porque el trabajo se hace más rápido y mejor precisamente por contar con lo necesario.

Sé que no todos los días necesitaré de cada cosa que llevo, pero de pasar me ahorraré pequeñas dosis de frustración.

Hoy quiero convencerlos de armar su cartuchera, y si ya tienen una, de equiparla con lo básico. C2

Me gusta escribir con bolígrafo, así que llevo dos de diferentes colores y uno extra para ese amigo perdido, sin olvidar por supuesto mi corrector líquido.

Los lápices y portaminas los llevo conmigo para las evaluaciones escritas, o cuando me provoca dibujar en una que otra clase “divertida”.

Esos marca páginas son excelentes para ahorrarnos tiempo buscando en las guías y los libros. Tienen una pega que no daña las hojas.

Ahora bien, mi mamá y yo amamos comprar artículos de oficina de colores. Hace unos meses encontramos unos clips en forma de gancho de ropa que son de los más tiernos.

Me gusta marcar mi guías por colores y esto me ayuda, además que hay papeles que grapados son una molestia para leer, así que es una buena alternativa.

C11

Si recuerdan todos mis post sobre agendas sabrán que amo utilizar post-its y resaltadores.

A veces es difícil recordar cosas de las clases aunque apuntemos todo, pero si lo hacemos con resaltadores, esas posibles preguntas de examen (azul) y aspectos que debemos estudiar más (amarillo), mantendremos nuestra mente despierta y atenta.

Con las notitas, si no tienen agenda pueden colocar las evaluaciones y las fechas o cosas que investigar, así cuando pasen las páginas de sus cuadernos no pase por alto ese apunte importante.

C9

Cuánto tiempo e inconvenientes me ahorro si llevo mi pendrive. Mi papá me lo regaló en Navidad. Me gusta tener cosas únicas porque me parece motivador (en mi mundo Pinterest-Sheldon).

Cada trabajo escrito que hago, edición, fotografía y todo aquello que puede almacenarse digitalmente lo llevo en mi pendrive.

Siempre te saca de apuros poder contar con un respaldo o prueba; además de que puedes guardar clases de los profesores y exposiciones de tus compañeros para estudiar.

C8

Pueden creerme cuando les digo que cada artículo de oficina tiene su versión en miniatura. Tengo esta grapadora desde bachillerato. No sé cómo será en otras carreras, pero en Comunicación Social siempre habrá algo que grapar.

¿Ven ese lorito? Bueno es un sacapuntas/borrador. Con su pico borro y al sacarlo cambia su función a sacapuntas, y creo que cuando sucede se transforma es una especia de pez con mucha hambre.

C7

En las papelerías y tiendas de artículos de oficina hay opciones para todos los gustos. Arma tu propia cartuchera llena de indispensables.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Consejos para estudiar guías universitarias

Les quería escribir sobre un problema que he observado en mi universidad y que de verdad me preocupa mucho. Lo que pasa es que mis compañeros no saben estudiar las guías.

Sucede que a veces nos mandan a leer guías para evaluaciones sin que nos las expliquen en clases.

Para mí no es inconveniente, mas no quiere decir que no tenga dudas de vez en cuando.

Me he dado cuenta que las técnicas de estudio que utilizan no están funcionando. El otro día en Historia Universal vi cómo una chica tenía subrayada literalmente tooooda la hoja, y cuando el profesor le preguntó sobre una palabra en específico no sabía cómo argumentarse y mucho menos ordenar sus ideas.

En vista de ello, les quiero mostrar la manera en la que aprovecho estos materiales. Si ustedes tienen otras técnicas no duden en comentar después del post.

 Esperemos hasta el final

Las guías por lo general son documentos muy densos o libros. Lo curioso de ello es que normalmente tienden a redundar o a repetir lo que se dice. Verán, los párrafos extensos inician con un gran ejemplo y palabras muy rebuscadas; es precisamente en el final donde aparece un punto y seguido muy puntual que resume lo que se quiso decir anteriormente.

Mi consejo es que no subrayemos a la par de la lectura. Luego de leer una página completa, o dos en este caso, resaltemos las conclusiones del argumento. Si se puede ver en la imagen, se darán cuenta que resalté el concepto de “democratización de la cultura” pero no seguidamente sino un poco después donde lo explicaba mejor. Lo que debemos de hacer es esperar.

También luego de un “es decir” siempre habrá un resumen claro del asunto.

ee

Otros aspectos resaltantes

De acuerdo a lo que les hayan asignado o a la materia, (en mi caso este libro es sobre Teoría de la Comunicación, por lo que debo resaltar a teóricos y sus postulados), es importante que subrayemos las fuentes o referencias del autor para que sirvan de investigación posterior, así como también para recordar por medio de la utilización de otro color, si son como yo y logran separar las ideas de esa manera.

Glosario de términos

Sonará muy trillado, pero no continúen una lectura si no conocen todas las palabras o tienen dudas con respecto al contexto en las que están siendo utilizadas. Conocer cada palabra ayudará a que comprendamos más rápidos el texto. Lo que yo hago es encerrarlas en un recuadro.

ee1

Resumen de ideas

¿Se fijaron que tengo unas notas en los espacios libres? Nuestro cerebro cuando vamos leyendo sintetiza. ¿Saben esos momentos durante la lectura cuando decimos “ah ya, es como cuando…” o “ah ya, quiere decir que…? Sí, todos lo experimentamos, pero no podemos dejarlos en nuestra cabeza, es importante que lo digamos en voz alta y que los anotemos, porque cuando estemos repasando es mejor leer esas notas porque tienen consigo no solo la idea sino que también el recuerdo detrás de ella.

Desecha la guía

Por último, lo que hago es pasar esos apuntes a mi cuaderno y las cosas que subrayé. Obviamente las debemos transcribir por capítulos o por concepto. Este ejercicio también es excelente para memorizar el contenido y para deshacernos de la guía y de todo su contenido, porque al final lo que estará en nuestros cuadernos tendrán mucho más orden y estará resumido. Así que le decimos adiós a esos papeles tediosos.

A mi me funcionan de maravilla para sintetizar mis ideas y los argumentos de la guía. Ojalá los pongan en práctica para que mejoren sus calificaciones.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Cómo diseñar el mejor horario de clases

Si hay algo que debemos pensar meticulosamente tiene que ser la planificación de nuestro horario académico.


Como ya había mencionado en mi artículo anterior sobre cómo prepararse para un nuevo semestre: Debemos evaluar no solo el nivel de dificultad de la materia sino que también nuestros propósitos extracurriculares para este periodo como clases de baile, de idiomas, trabajo… y crear un horario cómodo.

En mi caso, el semestre pasado no trabajé o hice ninguna pasantía como suelo hacer, así que opté por inscribir 8 materias (las 6 del semestre y dos que pude adelantar del próximo) porque sabía que me dedicaría un 100% a ellas.

La única actividad extracurricular que hice fue el desarrollo de mi blog, por lo que mi horario se fue muy flexible, porque debemos ser conscientes de las responsabilidades que somos capaces de asumir y de las que no.

Existen varios aspectos que tomar en cuenta:

Actividades extracurriculares

Si trabajas o participas en actividades extracurriculares como teatro, música… las asignaturas no deben chocar con el tiempo que le dedicas a otras cosas de tu vida que también son importantes. Lo ideal es llenarse de experiencia y disciplina.

Es posible trabajar y estudiar sin morir en el intento.

En caso de que choque con tus clases o tus horas de estudio, no dejes lo que amas hacer por eso, simplemente busca más opciones, habla con tus tutores para mover esa clase de piano al fin de semana o disminuirla a menos días de lunes a viernes.

No tengas miedo de hablar con tu jefe para hacer lo mismo o al menos reducir tus horas de trabajo… si no funciona, y de verdad necesitas el dinero para vivir, entonces aplica por una beca trabajo u opta por ver menos materias.

Te puede interesar

Responsabilidades en el hogar

Lo que hacemos en el hogar también quita parte de nuestro tiempo. Puede que vivamos solos o acompañados, pero siempre tendremos responsabilidades que asumir.

Si tienen hijos o deben cuidar de un ser querido que necesite de atención especial, también es algo que deben tomar en consideración a la hora de planificar su horario, al igual que si son ustedes mismos quienes lavan su ropa, cocinan y limpian.

Pueden tener un día limpieza total, dos o tres noches de cocina para dejar comida por varios días que solo necesite calentarse y servirse, y hablar con sus padres o pareja para dividirse el tiempo de cuidado de su ser querido, por ejemplo.

No dejes para después lo que te toca

Siempre hay una materia que no queremos cursar por difícil, fastidiosa o porque el profesor que la imparte es escalofriante. Sin embargo, si la asignatura es de tu semestre actual aún así no prele con nada, no la saltes, asúmela y libérate de ella.

Las materias están ubicadas así por alguna razón, la información que suministra puede que te ayude a sobrellevar otra de un semestre más avanzado, la hora que la ver está diseñada para que se acople con las demás del mismo semestre.

Si es tu segundo semestre, que sean todas las del segundo y una o dos del tercero, pero no del cuarto.

Grado de dificultad

No podemos dejarnos llevar porque las materias parezcan sencillas por ser teóricas, por ejemplo; y para aquellos que aman la práctica incursionar en varias a la vez.

La clave es tener un equilibrio entre ambas opciones y no saturarnos con materias que cómodamente pueden cursarse el próximo semestre. No somos super humanos.

Luego de que nos hagamos una autoevaluación aptitudinal y nos sinceremos un poco, es importante que las materias más difíciles para nosotros las ubiquemos un lunes o un martes si es posible, porque dedicaremos el fin de semana a ellas.

Aceptémoslo, la mayoría de los estudiantes acumula todo entre semana, pero con las asignaturas que nos complican la vida no podemos arriesgarnos al estudiar de un día para otro.

Di NO a la piratería 

Muchos de mis conocidos se creen la gran cosa por haber elegido a los profesores más sencillos. “¿Quieres ser profesional o no?”, es algo que siempre me pregunto cuando alardean de haber sido muy astutos.

El problema con acostumbrarse a elegir profesores piratas es que puede que un semestre todos hayan zarpado a otros mares y te encuentres en la peor situación de todas: una muchacha o muchacho con buen promedio (debido a profesores fáciles) a quien le ven la cara de tonto cuando descubren que no tiene ninguna base formativa.

¿Cómo les quedó el horario?

Nos seguimos leyendo…

Kim

20 cosas que debes saber de la universidad

Este artículo es para ti.

Sí, para ti que estás nervioso por iniciar esta nueva etapa de tu vida. Escribo esto porque te entiendo, porque no considero que estés exagerando de la emoción y la expectativa.

Sé que hay muchas cosas en tu cabeza que te preocupan.

Pretendo que con lo mucho poco que sé pueda despejar algunas dudas con respecto a la vida universitaria, que me hubiese gustado que alguien me lo dijera antes de aventurarme.

1. Puedes ser quien quieras ser, es tu oportunidad para reinventarte.

2. No te crees expectativas de nada, te podrías decepcionar.

3. Tendrás menos materias que en bachillerato, pero te quitarán más tiempo, así que no te dejes engañar porque tienes un horario más libre.

4. Abre tu mente, en la universidad hay mil mundos. Pensamientos conservadores no funcionan y no caen muy bien.

5. Incluso en las mejores universidades hay profesores piratas. – Twitea este tip

6. No esperes llegar al semestre que te toque hacer pasantías, busca trabajo como asistente en puestos de tu área antes y agrégalo a tu currículo.

7. Llega temprano.

8. En clases siéntate dentro de la T, o en los primeros lugares o en el medio, para que tu profesor se de cuenta que existes.

9. El primer grupo de estudio que hagas no es el definitivo, aprende a decir que no si no funcionan como equipo y busca nuevos amigos.

10. Si no tienes una agenda, deberías tenerla.

11. YouTube es una excelente herramienta para aprender, tu bolsillo te agradecerá que no pagues para que te hagan algo en photoshop, te editen un video, una diapositiva o un cálculo en excel, pues serán habilidades que puedes añadir a tu currículo, lo que te dará muchas más posibilidades de conseguir trabajo.

12. Considero patético que las personas paguen porque le hagan hasta la introducción de un trabajo. Sino eres capaz de hacer eso, es algo deprimente.

13. Llega temprano.

14. Wikipedia no es tu amigo. Solo te hará más mediocre. Analiza los puntos de debes estudiarte y los recordarás siempre.

15. Si reprobaste un materia, recomiendo que la retomes en verano y no en el nuevo semestre, así no te atrasarás.

16. Participa en actividades extracurriculares. No salgas de una universidad una vez que termines clases, explora cada una de las escuelas porque suelen dictar talleres o tener actividades culturales al aire libre.

17. Si eres buena en algo como cantar, no dudes entrar en el coro. Si tocas un instrumento, sé parte de la orquesta. Y si prácticas algún deporte, métete en el equipo de esa destreza de tu uni; en caso de que no exista, reúne a más chicos interesados y habla con las autoridades… harías historia en la universidad.

18. De vez en cuando prepara tu desayuno o almuerzo, es más sano y más económico.

19. No elijas profesores de las materias más importantes de la carrera con fama de “fáciles”, te perjudicará si el siguiente semestre no tienes la base o no estás preparada para mantenerte en el nivel que DEBES estar.

20. Encuentra un sitio para ti. Un rincón que sea tuyo, para leer, para echar una lagrimita. Explora el campus.

21. Culturízate: lee más y descubre tu escritor y género favorito, ve más películas y enamórate de la visión de un director, ve a los museos y aprecia el talento regional. Tendrá siempre algo inteligente qué decir en las reuniones.

Tu opinión es importante para mí. ¿Qué te ha parecido el post? ¡Cuéntame!

Nos seguimos leyendo…

Kim

Foto de ignalp via photopin cc

Sigue estos consejos y sobrevivirás al primer semestre de la universidad

Sobrevivir al primer semestre de la universidad depende solo de ti. Ten la disposición a los cambios y asúmelos como si fueran un regalo. En este artículo te explico cómo aprovechar esos meses al máximo

El primer semestre o año de la universidad es muy difícil por todos los cambios: veremos menos materias, pero tomar su ritmo ocupará la mayor parte de nuestro tiempo.

Claro, es difícil, pero emocionante.

Es una presión ciertamente motivadora.

La presión del futuro se siente con más fuerza sobre nuestros hombros y de prepararnos bien las puertas de ese futuro se abrirán, o de lo contrario se cerrarán de golpe.

En efecto, con tanto en nuestras mentes sobre lo que vendrá, no nos detenemos a pensar en el ahora, en el presente de este primer año de retos.

Pero no te preocupes demasiado, la verdad es que una gran mayoría sobrevive al primer semestre de la universidad y muy probablemente estas en esa lista.

Sobrevive al primer semestre de la universidad

Sencillos consejos para que te adaptes fácilmente al campus y las razones por las que debes aprovechar estos increíbles años de tu vida al máximo.

Sobrevivir al primer semestre de la universidad depende solo de ti. Ten la disposición a los cambios y asúmelos como si fueran un regalo. En este artículo te explico cómo aprovechar esos meses al máximo  #universidad #semestre #estudiar
La verdad es que una gran mayoría sobrevive al primer semestre de la universidad y muy probablemente estas en esa lista. Foto de Vadim Fomenok para Unsplash

Haz un reconocimiento del campus

Los primeros días de la universidad son cruciales para vivir una transición tranquila. Foto de David Kennedy para Unsplash

Los primeros días en la universidad pueden ser sobrecogedores debido al nuevo currículo académico y la grandiosidad de sus sedes, por lo que puedes sentirte perdido.

Intenta dedicar la semana antes de que empiece el curso a localizar las clases, recopilar información, recorrer tu facultad, hablar con profesores e incluso con el consejero estudiantil de tu escuela hará más fácil la transición.

Una vez controlados esos pequeños detalles, te moverás con más confianza y la presión disminuirá.

Esta recomendación es muy importante si en tu universidad acostumbran a bautizar a lo nuevos ingresos.

¡Huye por la derecha si ves a unos tipos con baldes de agua!

Enfócate desde el principio

A man reading a book while sitting in a park in Atlanta during fall
No descuides ninguna de las materias sin quieres graduarte con un buen promedio. Foto de Tamarcus Brown para Unsplash

Es un error bastante común el pensar que sobrevivir al primer semestre de la universidad se limita a salir de fiesta, a conocer gente y que los estudios pueden esperar hasta el segundo o tercer año.

Pero, el primer año de universidad establece las bases de una carrera productiva, por lo que cada día cuenta. Eso si quieres graduarte con buen promedio para obtener una beca.

Llevar las asignaturas al día, pasar los exámenes en la primera convocatoria e incluso estudiar contenido del próximo semestre y asociarlo con el primero, puede ayudar a que los años sucesivos sean más relajados.

Verás la importancia de cada una de las materias que aunque en el primer semestre no lo parezcan, todo tiene relación con tu carrera, así que no descuides ninguna.

Ya que el primer semestre suele ser más tranquilo o fácil cuando se trata de a exámenes o fechas, es recomendable dedicar extra tiempo a adelantar materias.

Tomar una clase de preparación a aquellas asignaturas futuras más difíciles será útil para gozar de más tiempo en los cursos futuros.

Sentido de pertenencia

Quédate un rato en el campus y comparte, pues una vez que te gradúes te lamentarás de no haberlo hecho. Foto de Helena Lopes para Unsplash

Ya que la etapa en la universidad suele ofrecer más libertad que la escolar, por lo que se debe hacer un esfuerzo por integrarse con el centro de estudios, elegir clases extra curriculares, participar en actividades, estar informado de novedades o cambios hará más fácil el sobrevivir al primer año universitario.

En caso de que haya un consejo estudiantil o grupos de alumnos, sería aconsejable unirse a ellos, pues te hará sentir estabilidad y recibirás consejos de estudiantes de semestres más avanzados y quienes al pertenecer a estos grupos poseen un gran sentido de responsabilidad.

Ve a sus conciertos, obras de teatro, exposiciones de arte y más.

Cuando creé Nerd Universitaria estaba cambiando e carrera y de universidad. Empezar de nuevo en otro campus me permitió ver esta experiencia diferente y dedicarme a conocer, a estudiar y compartir más. Resulta que son años que rara vez vuelven y vale la pena ser todo un nerd universitario.

¿Cómo fue tu primer semestre en la universidad? ¿Qué otra cosa recomiendas? ¡Coméntanos!



Consejos para vivir con un compañero de residencia

Una lectora, pidió que por favor publicara consejos para vivir con una compañera de cuarto en vista de que este año compartirá piso en su universidad.

Espero que a todas aquellas universitarias que están o  pronto estarán viviendo la misma experiencia, espero que les sirva de ayuda.

Organización

Mantén tu área ordenada. Sé que puede ser difícil tratar con alguien desordenado, pero no puedes decirle que por favor se organice. Solo aclara cuáles son tus áreas, es decir, el lado de tu cuarto y que es zona restringida. Quizás si ve que eres ordenada tome tu ejemplo.

Te puede interesar

Establece reglas

Debes descubrir tus hábitos, por muy insignificantes que parezcan. Por ejemplo, ¿no te gusta que te interrumpan cuando lees o escribes? ¿Te duermes a las 11 de noche y obviamente no quieres la luz encendida? ¿Te gusta escuchar música a todo volumen y a ella no? … Cosas así, si no son respetadas, es en parte nuestra culpa si no lo decimos al principio.

Cuando estamos fuera de casa, durante los primeros días es normal estar súper sensible, y si, en ese periodo de asimilación, no te sientes cómoda con alguien que lanzó su chaqueta en tu lado de la habitación, eso equivale a que te haya dado un jalón de pelo, jajajaja. Hagan horario para dormir, establezcan una alarma con una hora que funcione para ambas si es posible.

En caso de que tú o tu compañera deban estudiar hasta más tarde de lo esperado, recomiendo compren una lámpara de mesa de esas que encorvan el cuello para que apunte directo a tu trabajo.

Etiqueta tus cosas

Creo que a la gran mayoría de las personas no nos gusta que tomen nuestras cosas sin permiso, y mucho menos que lo haga una perfecta desconocida. Debes etiquetar tus productos, comida y útiles escolares antes de mudarte.

Cuando se  muestra desde el principio que quieres que tus cosas no sean tomadas o usadas, evitarás malos entendidos que si lo haces después de unas semanas de mudarte, porque tu compañera creerá que algo ella tuvo que haber hecho para que tú etiquetarás tus pertenencias.

Por mucho que seamos paranoicas, no debe ser nuestra intención hacer a la otra incómoda.

Respeta las cosas de tu compañera

No se trata de que se cumplan solo tus deseos. Escucha sus argumentos, necesidades, en fin todas sus demandas y lleguen a un acuerdo razonable.

Invitados inesperados

Ten cuidado con quien entra a su habitación. Recuerda que es de ambas no solo tuya. Es peligroso si un día llega a perderse algo. También puede que a ella no le guste estudiar en grupo mientras a ti sí o viceversa. Es mejor que acuerden estudiar solas en la habitación y en grupos en la biblioteca, por ejemplo.

Puertas cerradas 

Cierren siempre las puertas con llave cuando salgan aún así una de ustedes esté adentro. Ningún lugar es lo suficientemente seguro. Y cuando ambas salgan, cierren también las ventanas.

Sé amigable

Recuerda las palabras mágicas: expecto patronum… jajaja, no mentira. Di por favor, gracias, buenos días, buenas noches… Sonríe.

Finanzas

Aunque esto no tenga que ver con la relación entre tu compañera de cuarto y tú. Una vez que vives fuera de casa, el dinero comienza a preocuparte. Recomiendo que ahorres para cualquier emergencia. Entre las dos pueden crear una alcancía para cualquier emergencia o necesidad que se les presente a ambas.

Tu opinión es importante para mí. ¿Estás a punto de mudarte? ¿Listo para vivir sin tus padres?

Nos seguimos leyendo…

Kim

3 consejos básicos para hablar mejor en público

Nos estamos formando como profesionales y una vez egresadas de nuestra casa de estudios, no solo debemos tener el conocimiento teórico y meramente práctico que nos exige la carrera, sino también de desenvolvernos con naturalidad.

Qué tanto sepamos de lo que hacemos y si lo hacemos bien, importa igual como nuestra capacidad de convencimiento, de probar que es así y que podemos ser líderes…

Creo de verdad en el poder que tiene la buena oratoria, en el peso de la palabra hablada desde el tono de voz utilizado hasta las pausas que son determinantes.

En la universidad tratemos de desarrollar nuestra expresión oral y ampliar el léxico. Quizás dominarla sea para muchas más difícil que aprender el contenido de la carrera, pero insisto, para todas las profesiones es importarte hacerle frente a un público o una sola persona con propiedad.

Controlar los nervios y la vergüenza

Puede que tu problema sea que no estás acostumbrada a hablar delante de mucha gente y sientes vergüenza. Es primordial intentar disipar todo nerviosismo, ya que tus argumentos en debates universitarios perderán fuerza si la gente nota que no estás segura de lo que dices.

Trata de ensayar tus argumentos primero delante de personas conocidas y pídeles su sincera opinión respecto a tu oratoria y tu capacidad para haberlos convencido. Intenta mejorar con respecto a lo que te digan.

La importancia de la voz, los gestos y la postura

Estos elementos dirán mucho de ti a tus interlocutores y, por tanto, hay que saber expresarse físicamente. Tu voz tiene que ser clara y alta para mostrar que estás convencida de lo que dices.

Hay que vocalizar sin hablar demasiado deprisa para que se te entienda bien. También es importante controlar la postura, que debe ser erguida pero no demasiado rígida, es decir, que muestre firmeza pero por otro lado que se vea que estás relajado.

Pero lo más importante en este punto es sin duda el uso de los brazos para realizar gestos. El 55% de lo que transmites se capta a través de los gestos. Por ello, no dejes los brazos quietos o pegados al cuerpo, intenta moverlos de forma a acorde a lo que estés contando.

La estructura del mensaje

Tus argumentos tienen que tener coherencia. Para ello trata de emplear un vocabulario variado y acorde con el tema. No uses frases sueltas, trata de hilarlas con normalidad. Tu intervención tiene que estar cargada de ritmo, sin pausas en las que no sepas qué contestar. Prepara previamente todas tus razones a favor o en contra del tema.

Por último, trata de estructurar tu intervención: Primero un breve comentario acerca del tema, luego opinar acerca de lo que han comentado los otros para después pasar a aportar tus propios argumentos, cerrando si es posible con una frase impactante.

Nos seguimos leyendo…

Kim