Así es como puedes aprobar tus exámenes finales sin vivir noches en vela

Estudiar para los exámenes finales es estresante en muchos sentidos porque hay quienes dependen de ellos para aprobar sus asignaturas, pero no por eso tienen que pasar noches en vela. En este artículo te explico cómo aprobarlos sin que debas comerte tus guías.

Faltan dos semanas para que termine el semestre, y eso solo quiere decir una cosa: los exámenes finales ya llegaron.

Y para muchos, también las noches en vela.

Sé por experiencia que es difícil prepararse para todo con bastante anticipación. A veces nos toca estudiar los contenidos desde la noche anterior y puede ser desgastante.

Sin embargo, he preparado para ti una lista de ocho consejos que puedes seguir para aprobar tus exámenes finales, los cuales sirven para llevarlos a cabo en otras cosas en la vida, como prepararse para una reunión de negocios o comenzar un nuevo proyecto.

Sea cuál sea tu caso, estudiar para exámenes finales es un hábito que se adquiere con el tiempo y estoy segura que agradecerás haber adoptado técnicas que te permitan afrontar cualquier reto.

Consejos para pasar tus exámenes finales

Es hora de que le digas adiós a la noches en vela con estos increíbles consejos para aprobar tus exámenes finales.

como pasar todos los exámenes finales
¡Una vez que apliques estas técnicas, te relajarás en temporada de exámenes finales! Foto de Joanna Nix para Unsplash

1. Prioriza tus evaluaciones

Lo primero que debes considerar es que hay que pensar en una cosa a la vez. Mientras tanto debes hacerte un calendario del mes de entregas y evaluaciones si usas agenda o no.

Puedes colocarlo encima de tu escritorio para que tengas una vista panorámica de tus deberes, y tu cerebro reconozca qué tiene que hacer primero, antes de preocuparse por todo lo demás.

Además de estar pendiente de las fechas, estudia para tus asignaciones finales de acuerdo a su complejidad, lo más sencillo hazlo primero: investigaciones, ensayos cortos, análisis simples, exámenes cuyo contenido se te haga más sencillo, y en especial las asignaciones individuales.

Una vez que salgas de eso, ya que te tomará menos tiempo hacerlas, dedícate a trabajar en los más complicados.

2. Listas paso a paso

Cuando era más chiquita me estresaba con facilidad cuando se trataba de comenzar un trabajo largo o complicado. Esto porque pensaba en el resultado y no en lo que me llevaría a obtenerlo. Por ello, empecé a hacer listas paso a paso para enfocarme en una cosa a la vez.

Si se trata de un trabajo de investigación, hago una lista de las partes de éste y luego voy tachando a medida que termine cada tarea; además de que puedo dividirlo en el tiempo que tenga en mi agenda.

Por ejemplo, si el trabajo tiene introducción, planteamiento, justificación y conclusiones, hago los dos primeros un día y los últimos el siguiente.

Si tienes que estudiar para un examen o para una exposición oral, haz exactamente lo mismo: escribe una lista con todos los ítems o puntos de las clases y ve tachando a medida que te los aprendas. Te ayudará también a que tengas una visión concreta y no dispersa de cada contenido o unidad temática.

3. No temas preguntar

Este es muy importante porque evita cualquier duda o remordimiento. Si cuando estabas estudiando te diste cuenta que algo no te quedó del todo claro, ve con tu profesor y consúltale.

Ningún profesor me ha dicho que no, porque no tiene sentido que lo haga. ¡Así que no tengas miedo!

Aunque no lo creas, ellos están dispuestos a aclarar dudas, siempre y cuando acudas a ellos con buenas intenciones y humildad. Pero debo decirte que no tienes que echarles la culpa porque no hayas entendido un tema, es un lenguaje que ellos no entienden, así que ve con la mejor actitud y da las gracias.

4. Limpia tu cuarto

Si mi cuarto no está limpio cuando tengo que estudiar, simplemente no me concentró. Sé que pareciera que si te pones a limpiar perderás tiempo, pero psicológicamente la limpieza hace te enfoques en tu tarea y no en la tarea de que tienes que limpiar.

5. Usa tu escritorio

La cama es para dormir. El escritorio, aunque parezca incómodo es el más idóneo para concentrarte, pues no solo evita malas posturas al sentarse, sino que también hace que tu cerebro entienda que estas estudiando para tus exámenes finales,

Si estudias en tu cama o en el sofá frente al televisor, recibirá señales distintas: ganas de dormir. Por lo tanto, es importante que limpies tu escritorio, orgánizalo y pon todo lo que necesites a la mano.

6. Reescribe las clases

En varios posts les he aconsejado que una buena manera de memorizar o comprender un tema es transcribiendo las clases, añadiendo los puntos que no se abordaron y ejemplos que conseguiste en libros o en línea.

La idea es que no lo escribas en tu cuaderno sino en una hoja aparte para que te sirva de guía. Claro, puedes hacerlo en la computadora o a mano, pues lo que se busca es que esta técnica te permita leer la clase varias veces sin sentir que estas estudiando.

7. Haz siestas

Dormir es primordial para darle descanso a tu organismo. Una vez una profesora me dijo que no se puede estudiar con éxito más de dos horas seguido, pues lo que intentes aprender luego de ese tiempo será lo que se te olvidará más rápido.

Por eso, me recomendó que cada hora con cuarenta y cinco minutos, descansara por unos 15 o 20, y que luego de medio día o tarde de estudio, durmiera solo cuarenta y cinco minutos, pues de lo contrario me sentiría cansada todo el día.

Lo que sucede es que si duermes más de una hora, tu cuerpo se acostumbra a dormir, de manera si te despiertas luego de tres horas de siesta, aunque sean las  2:00 de la tarde de un domingo, será como si estuvieses desvelado porque interrumpes el sueño.

8. Toma té verde

Aprendí a regañadientes que el café y la leche con chocolate a la larga no son la opción más sana para mantenerme despierta. Te mantienen activa gracias a su alto contenido de azúcar, pero luego te da una crisis de ansiedad y sueño increíble. Es como montarse en una montaña Rusa.

Mi amiga Carla me aconsejó que tomara té verde, y aunque me costó acostumbrarme al sabor, me mantiene despierta pero con energía, no como si fuese una loca suelta. Lo que hago es mezclarlo con un poco de limón para que sepa mejor, además de que acelera mi metabolismo.

Con el tiempo he convertido a Nerd Universitaria en mi diario no tan personal sobre mi experiencia en el campus de la Universidad Arturo Michelena. Es refrescante hacer este tipo de contenido porque fue una petición de ustedes. Es por ello que pueden escribirme al correo nerduniversitaria@gmail.com, con sus sugerencias.

Por lo pronto, no duden en dejar un comentario más abajo para conocer qué les parecieron estos consejos y puedan compartir con todos qué técnicas aplican para aprobar todo.

5 técnicas efectivas para estudiar libros académicos

¡Hola chicos! ¡Feliz lunes! Hoy les traigo más consejos para quienes estamos en finales de semestre y debemos estudiar libros enteros para exámenes o para realizar trabajos escritos.

Entender un libro no es difícil, lo complicado es que cuando debe ser leído con fines académicos hay que aprenderse muchas cosas que generalmente obviamos o que captamos vagamente. Sea cuál sea el caso, leer un libro por asignación y no por placer requiere de técnicas especiales.

people woman girl reading book hand watch student study

¿Qué debes aprender?

Si tu profesor resalta aspectos o aristas del libro haz una lista de estos. Pero si no, por lo general son: Contexto histórico, valoración del autor, aporte social, fenómenos sociales inmersos, hilo conductor de la historia, símbolos, íconos y todo aquello que caracterice al libro desde un punto de vista antropológico y sociológico.

Listas

Haz varias listas, una de hechos históricos o fechas, otra de personajes y su vínculo con los demás o por qué los tomó a colación, y una de palabras que se repitan constantemente porque pueden ser las claves para tu discurso explicativo.

En fin, anota todo aquello que amerite hacer memoria como lugares, muertes, nacimientos, hechos de envergadura o frases que resuman el hilo de la historia.

woman girl lady people office work business gadget macbook laptop computer iphone smartphone mobile phone table desk couch reading glasses brochure pamphlet internet student asian

Marcar

Si el libro es prestado o de la biblioteca, ni se te ocurra hacerlo, pero si es todo tuyo subraya o resalta párrafos y frases que consideres relevantes.

También usa marcapáginas por color para sepas qué hay algo importante y de qué se trata. De marcar las páginas por color y resaltar sugiero que el criterio sea categorizarlo por orden de importancia y temática, como “relevante”, “para contextualizar”, “fechas y personajes”, y cualquier otro aspecto.

Resumen por capítulo

Los libros que se estudian académicamente tiene que ser aprendidos por capítulos, para ello, una vez culminado un capítulo haz un pequeño resumen de dos o tres párrafos de lo que se trató.

Este ejercicio te ayudará a ubicar cada aspecto de la historia y hará que tu cerebro los entienda ordenadamente.

girl woman writing notebook pen pencil laptop macbook business office student dress

Investiga 

La historia de un libro es circunstancial no por la historia en sí, sino por las razones que motivaron a crearla. De conocer la fecha y el lugar de la publicación de su primera edición, investiga sobre la época y la situación del país para ese momento.

Conocer el perfil del autor también es determinante para entender el mensaje que motivo esa historia.

El análisis valorativo de una obra no puede ser superficial. A veces el mensaje más importante no es el que vemos a simple vista, por lo que siempre recomiendo entender primero las causas y las consecuencias de un libro, para que de esta forma estudiarlo no resulte complicado.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Cómo aprobar todas las evaluaciones universitarias sin tener que ser un sabelotodo

No tienes que ser un sabelotodo para aprobar todas tus evaluaciones. De hecho, tal etiqueta es irrelevante, pues todos los estudiantes universitarios tenemos las mismas capacidades cognitivas como para lidiar con asignaciones, lo que diferencia a unos de otros es la falta de voluntad. Aquí te enseño a combatirla.

“¿Cómo lo haces?”, es lo que todos me preguntan, porque no he dejado de entregar una evaluación o de estudiar para una.

Por alguna razón, y en contra de todo pronóstico, lo consigo: aparezco con un plan o una solución.

Como yo, muchos de mis compañeros de clases también lo hacen, y por supuesto, la mayoría de los estudiantes universitarios. Así que ¡no es para nada difícil!

Desde que inicié el blog he recomendado lo que hago para rendir en mis estudios, pero es hora de que les hable de forma general. Para todos aquellos que echan la flojera.

Y aunque parezca innecesario si al final la suma te da para aprobar la cátedra completa, pues te sorprendería cuántas oportunidades aparecen cuando tienes buen promedio.

Así es cómo lograrás aprobar tus evaluaciones universitarias

Gestiona tu tiempo, crea los espacios, buscas las oportunidad y lograrás resultados sin mucho esfuerzo. Toma nota de cómo puedes hacer para aprobar tus evaluaciones universitarias.

Haciéndole justicia a tu lugar de trabajo

Puede que tenga el cuarto de cabeza, en especial cuando estoy en finales de semestre o con muchas ocupaciones en la semana, pero mi escritorio debe estar recogido; de lo contrario será imposible para mí trabajar en él.

Desde que comencé a trabajar en Notitarde, tengo menos tiempo para hacer mis evaluaciones, o mejor dicho, tengo menos razones para posponerlo, así que más me vale que lo convierta en un sitio agradable para estar.

Lo que he hecho últimamente es despejarlo lo más que pueda; es decir, evitar cosas ubicadas en medio porque disminuyen el espacio “activo”. Coloco todo en las esquinas de forma simétrica, no apilada.

También trato de añadirle detalles agradables a la vista, como frases, figuras de porcelana y mi súper fantástico calendario de Harry Potter y estos increíble artículos de oficina que motivarán a más de uno.

Preparar guías

Estos documentos en Microsoft Word o PDF los hago cuando tengo exámenes o cuando debo preparar la temática de una exposición. A veces puedo imprimirlas, pero sino, las descargo en mi teléfono o tableta.

Lo que contienen estas guías son los apuntes de mis clases (pasarlos a digital es un buen ejercicio para memorizarlos), incluyendo cualquier aporte extra que consiga en Internet, libros y revistas.

Organizo los temas y juego con los colores e imágenes para recordar cada punto. Con solo hacer eso, se me es más fácil recordar de qué trata cada clase, los detalles y contexto.

Tomar nota de todo

A veces los estudiantes no terminan las asignaciones porque desconocen muchos de los lineamientos exigidos por el profesor. Para esto, no solo se necesita una agenda, sino que también de las especificaciones de la asignación.

Aquí es cuando me pongo quisquillosa, pero tomar nota de todo puede hacerte ganar puntos en tu calificación final.

Lo que pasa es que he cometido el error en el pasado de no preguntar pautas; pautas que los profesores omiten en clases y que asumen que se sobreentienden, pero no. Es ahí cuando la puntuación baja.

Pregunta sobre los lineamientos, qué temas serán evaluaciones, qué información extra debes investigar y otras dudas que creas pertinentes.

Listas paso a paso

Listas. Las amo, y no me cansaré de decirlo. Cuando tengo exámenes anoto los puntos y me sirve de guía para saber lo que sé y lo que todavía me falta por estudiar.

Este orden evita que me abrume porque administra mi tiempo y mis ideas, lo que quiere decir que puedo comenzar un día y terminar otro sabiendo qué tengo que priorizar.

Si se trata de trabajo en equipo o de un proyecto hago una lista de actividades de micro a macro. Luego de que las ordene por importancia puedo agendarlas de forma graneada, pues al igual que el anterior evita que me abrume.

Día de reunión, otro para búsqueda los puntos, unos para hacer las diapositivas, impresión, estudiar y ensayos.

Carpetas por proyectos

En mi computadora tengo una carpeta para la universidad donde guardo todo lo que hago como ensayos, presentaciones, trípticos e informes.

Por otro lado, cuando me asignan proyectos que ameritan más trabajo, como una revista o un reportaje, hago una carpeta aparte.

Y la razón es porque antes tenía todo muy disperso y literalmente se me perdían en la PC, en especial las imágenes.

Mientras exista orden tendrá sentido que continuemos. Cuando tienes todo en un solo sitio, te haces consciente de cuánto has avanzado y de lo que te falta por hacer.

Querido Sofá,

Debemos romper relaciones

Antes terminaba mis evaluaciones por el simple hecho de ser disciplinada; podía dejar muchas cosas para última hora y no me importaba desvelarme para cumplir con todo.

¿Por qué pasaba esto?… porque como estudiante uno a veces tiene vicios, vicios como pasar toda una tarde en el sofá frente al televisor, o leyendo demasiado de ocio y nada académico. La cosa es que esto es lo más difícil: dejar los vicios.

No siempre lo cumplo, pero me he dado cuenta que ser consciente de ello lo ha disminuido de mi rutina y una que otra flojerita ya no se ve tan insana.

¿Sabes cuáles son tus vicios de procrastinación?

Puede que parezcan simples, pero marcan mucho la diferencia. Al final todo se trata de mantener un orden; mientras lo tengamos podremos terminar lo que iniciamos.

Las listas, por ejemplo, sirven para muchas de las actividades que realizamos diariamente, las carpetas también pueden contener todo sobre un proyecto personal, así como también desarrollar el valioso hábito de tomar notas para estar a la par de las circunstancias.

Ya sabes que en Nerd Universitaria encontrarás más consejos sobre cómo ser mejor estudiante.

Si ustedes tienen ciertos trucos e incluso rituales que los hacen finalizar con éxito sus tareas, no duden en comentar abajo.

Nos seguimos leyendo…

Kim