3 recomendaciones para aprovechar tu tiempo en la mañanas

Kim-yanez

Las mujeres nos caracterizamos por querer hacer muchas cosas al mismo tiempo.

La planificación es la clave para que podamos cumplirlas, pero ¿qué sucede cuando nuestro tiempo es pequeño y nuestra energía sufre un trastorno de cámara lenta?

A continuación les daré unos consejos que podemos poner práctica para que nuestras mañanas sean más productivas sin que implique que lo hagamos a un ritmo acelerado.

Respetar tiempo de estudio y de descanso

Sé que en temporada de exámenes es difícil acostarse temprano si le agregamos el hecho de que el estrés antes de una prueba produce pesadillas, por lo que, si logramos hacer tiempo para dormir probablemente lo hagamos con perturbaciones del subconsciente.

Cuando eso sucede, se debe a una sola cosa, y es que no nos sentimos bien preparadas y la inseguridad se refleja en nuestros sueños; como cuando soñamos que todo nos sale mal, que olvidamos algo en casa, que reñimos con el profesor… o bueno a mí me ha pasado.

En fin,  aunque suene como una melodía fastidiosa, si repasáramos todos los días durante 20 30 minutos las clases, el día anterior al examen sería un día relajado y de investigación para reforzar lo que ya sabemos. Luego publicaré mis técnicas de estudio con más detenimiento.

Es casi imposible dormir las 8 horas recomendadas, sin embargo, expertos también recomiendan que se puede dormir en la noche por 5 horas y media, y tomar un siesta en la tarde de 30 minutos a una hora.

Aprovecha la noche anterior

Antes de acostarte puedes preparar tu atuendo para el día siguiente, y hacerte un sándwich que requiera solo ser calentado por la mañana.

También arregla tu bolso; particularmente lo hago guiándome por una lista de acuerdo a las asignaturas que tengo por día y el material que necesito para ellas. Recomiendo que hagan lo anterior sin son quienes les gusta cambiar de bolso de acuerdo al atuendo, así evitarán olvidar algo. 

Podemos ducharnos la noche anterior, pero si hacemos el resto de los consejos, podemos hacerlo por la mañana sin problema. Seamos ecológicas, a menos que debamos lavarnos el pelo, el baño debe durar 5 minutos.

Optimiza el tiempo de tu rutina de belleza

Menos es más cuando hablamos del maquillaje que debemos usar para la universidad. Sutileza, naturalidad… eso.

Les recomiendo los videos de mi Vlogger o YouTuber favorita: Michelle Phan, de cómo aplicarse un maquillaje de 5 minutos para ir a clases, para chicas con lentes y sin ellos.

 

¡Espero te haya gustado! ¿Qué otra técnica para ahorrar tiempo recomiendas? Coméntanos… 

Nos seguimos leyendo

Kim

Cómo mejorar nuestros hábitos de estudio

Poner en práctica estas actividades puede que te ayuden a desarrollar mejores hábitos de estudio, así que sigue leyendo…

Agenda

Llevar una agenda te ayudará a controlar tu tiempo. Anota todas tu evaluaciones y entregas, y días antes de estos recuérdate que debes estudiar. Por ejemplo: Si tienes evaluación un miércoles, escribe el sábado y el lunes que debes repasar.

Planificar los temas

Cuando comencemos el semestres la primera semana y quizás la segunda estaremos libres de evaluaciones; es durante esos días cuando debemos dedicarnos a la planificación del temario o contenido programático del periodo.

Primero debemos jerarquizar las materias por orden de dificultad, priorizar la dedicación y tiempo a las más complejas.

Luego hay que dividir el número total de temas en bloques o espacios de tiempo durante la semana. Haber leído antes de clases ayudará a entenderla mejor y a recordarla por un plazo más largo.

Estrategias

Una vez planificado el tiempo de estudio que se le va a dedicar cada tema, hay que organizar y elegir las formas de estudio que mejor se adecúan a nuestra formación y capacidades.

Este tipo de estrategias para mantener unos buenos hábitos de estudio van desde hacer resúmenes de cada tema a elaborar cronogramas, esquemas o mapas conceptuales.

Adaptarse a la rutina

No se asunten con la palabra rutina. La disciplina es el eje que fortalece los buenos hábitos de estudio. El cerebro y el cuerpo funcionan por rutinas, por costumbres.

Cuando se comienza a estudiar durante una semana a las siete de la mañana, al cabo de 15 días el cerebro asimila que esa es la hora de estudio y genera automáticamente las sustancias químicas que se liberan durante el aprendizaje, por lo que se facilita la predisposición hacia la tarea.

¿Qué otra técnica creen que permite mejorar nuestros hábitos de estudio?

Nos seguimos leyendo…

Kim