Recomendaciones para elegir una carrera universitaria

Muchos son los consejos que se pueden dar a un estudiante para mejorar su rendimiento académico, pero es muy poco lo que podemos hacer para orientarlos en relación a lo que quieren para su futuro

Aunque sigas al pie de la letra estos consejos, nada más que la experiencia del primer semestre garantizará que has escogido la profesión adecuada.

Una vez que nos graduamos del bachillerato o de la escuela secundaria sentimos una deliciosa ansiedad por vivir en carne propia la definición de nuestro futuro

A los 18 años o menos esperamos tener claro lo que deseamos y sentir algún tipo de iluminación una vez que se deja el uniforme atrás… pero no todos poseen tanta certeza.

Esta es una aproximación a lo que se suele analizar cuando se trata de decidir sobre el siguiente paso en nuestras vidas. Sin embargo es importante señalar lo siguiente:

  • No existe una edad ideal para comenzar a estudiar.
  • Ninguna carrera es mejor que otra, pues que no todas sean tus favoritas no quiere decir que sean menos importantes.

8 honestos consejos para elegir tu carrera universitaria

Razones por las que deberías pensarlo dos veces antes de elegir lo que estudiarás a en la universidad… y por qué no deberías preocuparte tanto

estudiante-hombre

1. Tómate tu tiempo

Los estándares que establece la sociedad son guías, no reglas. No tienes que comenzar inmediatamente una vez que termines el bachillerato si no estás seguro de lo que quieres. Intenta trabajar y viajar, pues al  hacer algo distinto al estudio te darás cuenta de lo que extrañas y aspiras.

2. Descubre lo que te gusta más

Haz una lista de tus pasiones y deseos. De todo lo que anotaste, ¿con qué no podrías vivir? ¿Qué es lo que nunca te aburre? Recuerda ser honesto contigo mismo, debido a que en principio puede que tengas demasiado de lo que escoger.

3. Acepta en lo que eres bueno

Además de saber lo que te apasiona, considera tus habilidades. A muchos, por ejemplo, nos encanta cantar, pero a veces es mejor hacer nuestras presentaciones solo en la ducha. Con esto no te estoy diciendo que renuncies a lo que amas, solo que te sinceres sobre si lo que mejor sabes hacer te servirá de base para tus estudios profesionales.

Lee también: | Lo que realmente necesitas saber de la universidad |

4. Asimila lo que no puedes o quieres hacer

Parece que vamos de macro a micro, así que espero que le encuentres sentido a lo que digo. Ya sabes lo que más te gusta y en lo que eres bueno, ahora es tiempo de que te pongas límites. Por ejemplo, ¿estás dispuesto a ver sangre? ¿Quieres trabajar en oficina? ¿Te gusta viajar? ¿No quieres lidiar con política?

5. Estudia la demanda profesional

Otra técnica que te puede ayudar a elegir tu carrera universitaria es estudiar la demanda profesional de tu país, de manera de que tengas garantía de empleo una vez te hayas graduado. Esto aplica si tienes muchos intereses y tu nivel de tolerancia para trabajar en diferentes ambientes es alto. Muchos países tienen déficit profesional en el sector de la salud y el educativo, por ejemplo.

6. No te dejes llevar por las elecciones de los demás

Hasta cuando elegimos carreras también hay tendencias. En estos momentos existe una ola de nuevos estudiantes de psicología, cuando hace unos años eran de comunicación social. Piensa en la relevancia que esa carrera tiene con tus intereses personales y no con lo que esté de moda.

Lee también: | Cómo escribir un ensayo de admisión |

7. Piensa en un proyecto personal

La proyección nos ayuda a tomar decisiones. ¿Tienes algún proyecto entre ceja y ceja? ¿Una empresa, un libro, una película, una fundación o una aplicación que quieras desarrollar? Tener este tipo de metas tangibles puede hacerte elegir una carrera que en paralelo pueda complementar tus objetivos.

8. Lee los pensums de las carreras que te hacen dudar

Incluso en la carrera de tus sueños encontrarás materias o asignaturas que son una tortura. Si estás indeciso entre dos o tres puede que termines por decidirte cuando revises cada uno de los pensum o programas.

Cuando se trata del futuro muchos son los planes que pueden hacerse, pero también los que pueden cambiarse en el camino. Lo importante es sacarle provecho a todo y analizar a detalle los pros y contras de tus decisiones.

 

Tareas sencillas que puedes seguir para sentirte menos saturado

Creo que todos merecemos empezar desde cero cuando alcanzamos un punto de saturación. 


Muchos de nosotros hacemos pequeños rituales de limpieza, compramos agendas y escribimos resoluciones.

Hoy quiero compartir un pequeña lista de tareas para iniciar el año renovados. Espero les sirva mucho de ayuda.

Limpiar debajo de la cama

Sí. Todos tiramos cosas debajo de la cama, eso acumula polvo y cualquier tipo de bacterias. Yo, por ejemplo, guardo libros, libretas, papeles de trabajos y guías de la universidad, además de zapatos viejos que digo que voy a utilizar de nuevo pero en realidad olvido para siempre.

Mi recomendación es deshacerse de las cosas que nunca usamos, las que tenemos acumuladas o las que son potencialmente generadores de bacterias.

Botar maquillaje vencido o terminado

Sé que es muy duro echar a la basura nuestro maquillaje. Pero por el bien de nuestra piel y de nuestros ojitos, tenemos que decirle adiós. Mi estuche de maquillaje dio un respiro con esta renovación.

Y siguiente el mismo hilo de este tema, una vez botado el maquillaje, sería ideal también hacer lo siguiente:

  • Lavar el estuche
  • Limpiar las brochas
  • Sacar punta a nuestros lápices
  • Limpiar con toallas húmedas restos de polvo de maquillaje y pintura que pueda haber en las tapas de nuestros labiales y compactos.

Como organizarse en la universidad

¿De verdad tienes tantos amigos en Facebook?

Sí, uno cambia y pierde el contacto. El número de personas que quieres y que se preocupan por ti se va reduciendo, lo que no es malo en absoluto.

Estoy en el proceso de eliminar “amigos” en Facebook. Y son varios aspectos que estoy tomando en consideración:

  • ¿Desde cuándo no paso tiempo contigo?
  • ¿Vale la pena retomar la comunicación?
  • ¿Lo extraño?
  • ¿Debo dejarlo el pasado?

Ordena tu Twitter en listas

¿Nuestra vida está en las redes verdad? Pues en relación al punto anterior, sigo a mucha gente en Twitter, y es realmente difícil mantenerse al día con sus publicaciones.

No solo considero apropiado dejar de seguir a muchas personas, sino que también me resultó realmente efectivo la creación de listas. Hace un tiempo publiqué un post al respecto.

Limpiar la memoria telefónica

Fotos de prueba de selfies, memes enviados por grupos de Whatsapp, demasiadas notas de voz, duplicado de fotos subidas a Instagram. Conecta tu teléfono a la computadora y comienza a eliminar. No solo tu celular trabajará más rápido, sino que también sentirás un instantáneo alivio.

teléfono-smartphone-celular

Elimina los mensajes de correo electrónico

Sí, el correo puede ser un dolor de cabeza si dejamos acumular todo. Cada año nuevo elimino suscripciones y alertas que ya no necesito, borro los mensajes de calendario de cumpleaños, archivo los correos en categorías o carpetas dentro de la misma bandeja y elimino los correos que mis amigos y yo nos enviamos cuando tenemos trabajos juntos en la universidad.

Organizar tus fotografías

En la laptop que me robaron tenía una carpeta de fotos que se llamaba “Recuerdo”. Desde que comencé la universidad creé una carpeta por año y dentro dos carpetas por semestre.

De vez en cuando me gustaba verlas porque me recordaban cuánto había cambiado y aprendido en el camino a convertirme en una mejor persona.

Actualiza tu lista de reproducción

Creo que cada año les digo esto, pero me encanta renovar mi lista de música favorita cada vez que comienzo un semestre nuevo. Ahorita estoy obsesionada con Here de Alessia Cara.

¿Qué les pareció esta lista? Si ustedes hacen otras renovaciones, no duden en escribirme en los comentarios.

Nos seguimos leyendo…

Kim

Libros adictivos que querrás leer en un día

¡Hola chicos! ¡FELIZ DÍA DEL LIBRO!  Creo que todos los días deberían ser para leer un buen libro, pero supongo que no se apreciaría tanto su importancia.

Como sé que a muchos de mis amigos les cuesta comprometerse con terminar un libro, y que ustedes ojean una que otra vez este post, me parece oportuno que les recomiende algunos libros que cuando comencé a leer no pude parar, y que puede que a quienes leen poco también los atrape.

1. El niño sin nombre de Dave Pelzer

Yo lo leí en inglés, pero también se consigue en español. Este libro es uno de ke por su alto contenido de crudeza. Puede que sea la historia de superación y de abuso infantil más impactante que haya leído.

Lo leí en una noche, y quizás lloré varias veces al día por una semana de solo recordarlo. Sé que es trillado, pero en ocasiones estamos rodeados de las mejores personas en el mundo y no lo apreciamos.

2. Como agua para chocolate de Laura Esquivel

Aquí el amor y el realismo mágico se combinan de una manera orgásmica, excitante y cautivadora. Narra la historia de Tita, quien es una gran cocinera mexicana que lucha por cuidar las apariencias y mantener un romance prohibido.

Se les hará agua la boca, tendrán hambre de besos y despertará en ustedes la imperiosa necesidad de exigir más libertad. Pueden conseguirlo aquí.

3. El traje del muerto de Joe Hill

Ya les había hablado de este libro, y lo vuelvo a recomendar porque es realmente adictivo; no querrán parar de leer. Si son como yo, lo más probable es que eviten leerlo de noche. Es la historia de amor más retorcida que he leído porque cuando un fantasma experto en magia negra te persigue, lo menos que esperas en enamorarte en el proceso. Aquí está su versión en español.

4. Protecting Marie de Kevin Henkes

Este sí que lo leí hace mucho tiempo y es la historia más sencilla pero a la vez más cautivadora de todas. Se trata de la vida de una niña de nombre Fanny y de su gran deseo por tener un perro. Eso es todo.

Ni más ni menos. Lo que me gusta de este libro, que lamentablemente solo está en inglés, es que narra de manera pintoresca los pequeños detalles de la vida y también las ocurrencias de una infante un poco madura para su edad. Lo leí en un día y creo que lo hice sonriendo. De verdad lo amé.

Si ustedes ya leyeron estos libros me encataría saber qué piensan en los comentarios, pero si también conocen de otros libros igual de adictivos, ¡recomiéndelos! ¡Feliz Día del Libro!

Nos seguimos leyendo…

Kim

3 consejos sencillos para acostumbrarse a leer

Ya sea porque no te guste leer, quieras adquirir el hábito, no logras terminar los libros que comenzaste o te tardas demasiado en concluirlos, este artículo es para ti.

Si no te gusta leer

adult, blur, book

Al diablo con los libros

Para que te catalogues como lectora no es necesario que te sumerjas en libros. De repente eres del tipo de persona que le gusta ir al grano y la brevedad. Puedes obtener el mismo bagaje cultural si lees cuentos cortos, poemas, reportaje o artículos de revista.

La idea es quitarte la pereza de leer más de 140 caracteres, pero si los libros te agobian, ojea los trabajos de Edgar Allan Poe y será igual de importante.

Planea una temática

Una de las características principales de las personas que no les gusta leer es la ansiedad. Son personas que se aburren fácilmente y que se distraen mucho. Entonces, ya que leerás cosas cortas, elige temáticas excitantes, para mí las lecturas pasivas son relajantes y puedo disfrutarlas palabra a palabra, pero tú necesitas rapidez, sorpresa, inquietud. Suspenso, Erotismo y Detectivescas son perfectas para ti.

Te recomiendo que  leas “El barril amontillado” de Edgar Allan Poe, “Diles que no me maten” de Juan Rulfo, “El ahogado más hermoso del mundo” de Gabriel García Márquez y “El Aleph” de Jorges Luis Borges, y el que me causó muchos escalofríos fue “El almohadón de plumas” de Horacio Quiroga.

Si quieres adquirir el hábito

books, feet, hands

Empieza por lo básico

Si eres de las nuevas en el club, no puedes comenzar con lecturas pesadas como la Iliada o Don Quijote. Puede que no pensabas leer esos libros en primer lugar, pero son realmente buenos cuando ya has entrenado tu hábito.

Es como ir al gym, al principio es difícil incluso con los ejercicios más sencillos, pero luego se invierte, te vuelves una experta en los niveles más exigentes.

   Muchas de mis amigas de bachillerato adquirieron amor por la lectura cuando les presté mis libros de Harry Potter, pero si no eres fan del género, “El Rey Matías I” de Janusz Korczak (Aventuras), “El niño sin nombre” de Dave Pelzer (Suspenso) y “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel (Novela romántica de realismo mágico), son lecturas adictivas y cortas. Cada uno de ellos me enseñó grandes cosas, me abrió nuevos mundos y despertó en mí nuevos sentidos.

Para bilingües

Leer en inglés es más rápido así que pueden empezar con lecturas en este idioma. Recomiendo “Protecting Marie” de Kevin Henkes, amé este libro en serio, y no lo he conseguido en español. Otros libros que leí en inglés también están en español y son de fácil lectura como “Los Juegos del Hambre” de Suzanne Collins y los de Harry Potter de JK Rowling.

Si no terminas tus lecturas o tardas demasiado

Pink Flowers Beside Brown Book Beside White Ceramic Mug With Brown Coffee on Top of White Textile

Cuando dejas libros por la mitad puede deberse a que no te gustó la historia o no encuentras el tiempo para leer más a menudo. Pero todo es cuestión de adquirir nuevos hábitos para mantener El Hábito. Antes me empecinaba en que debía terminar un libro aunque me pareciera aburrido.

Luego aprendí que entre gustos y colores, a veces los clásicos o los bestsellers de los que todo el mundo habla no tienen por qué agradarme pues esas historias no son inherentes a mí. Sentía culpa de rechazarlos, pero ya no. Si no te gusta un libro, así sea del mismísimo Gabo, comienza otro.

Para terminar un libro, si trabajas, estudias o tienes otras ocupaciones las claves son aprovechar los espacios y planificar un horario.

Si estás en una línea de espera, entre clases, tienes un tiempo extra antes o después del almuerzo, en el transporte público entre otras situaciones parecidas, puedes leer al menos 4 páginas de tu libro. Lo que debes hacer es llevarlo siempre contigo, así que en lugar de  revisar tu teléfono en esas situaciones, saca tu lectura más reciente.

También puedo asegurarte que duermo mejor cuando antes de dormir leo al menos una hoja de una novela.  Planifica un horario especial para leer, y si eres constante, en poco tiempo ya lo habrás terminado.